Adiós entusiasmo: tan excéntrico y experimental como íntimo y reconocible

El film de Vladimir Durán ganó en el último Bafici
El film de Vladimir Durán ganó en el último Bafici
Diego Batlle
(0)
17 de marzo de 2018  

Adiós entusiasmo (Argentina-Colombia, 2017) / Dirección: Vladimir Durán / Guion: Vladimir Durán y Sacha Amaral / Fotografía: Julián Ledesma / Elenco: Camilo Castiglione, Laila Maltz, Mariel Fernández, Martina Juncadella, Verónica Llinás, Rosario Bléfari, Valeria Valente, Vladimir Durán y Lucas Besasso / Duración: 79 minutos / En la Sala Leopoldo Lugones del Teatro San Martín (Corrientes 1530) / Nuestra opinión: muy buena

Estrenada en la sección Forum del Festival de Berlín y ganadora de la competencia Vanguardia y Género del último Bafici, esta ópera prima del director colombiano -formado y radicado en la Argentina- Vladimir Durán propone una mirada tragicómica a las desventuras de una familia disfuncional.

Los elementos visuales y narrativos que hacen de Adiós entusiasmo una experiencia poco convencional son múltiples: desde una pantalla inusualmente ancha con encuadres en los que ningún rostro en primer plano aparece completo hasta un personaje central al que se escucha, pero nunca se lo ve.

La trama del film (concentrada en una bella y decadente casona del barrio de Montserrat durante el lapso de diez horas) gira en torno de Margarita (la voz de Rosario Bléfari), madre de cuatro hermanos que vive encerrada en una habitación. Sus hijos Alex (Camilo Castiglione), Antonia (Mariel Fernández), Alicia (Laila Maltz) y Alejandra (Martina Juncadella) se comunican con ella a través de "la ventanita" que da al baño.

Por la casa aparecerán también pretendientes (uno de ellos interpretado por el propio Durán), familiares y amigos, habrá un festejo anticipado de cumpleaños y hasta una suerte de sesión de psicodrama. Lúdica y angustiante a la vez, en Adiós entusiasmo hay lugar para el canto y las rencillas, para la ingenuidad y el patetismo. Heredero del cine de John Cassavetes y Wes Anderson y, en el ámbito local, de Leopoldo Torre Nilsson y Lucrecia Martel, Durán construye un film excéntrico y experimental y, al mismo tiempo, íntimo y reconocible. Una auténtica (y bienvenida) rareza.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.