0

La vida cotidiana en el Museo Beccar Varela recrea la historia en el Siglo XXI

El cuarto de Mariquita Sánchez de Thompson, quien fuera propietaria de la casa
El cuarto de Mariquita Sánchez de Thompson, quien fuera propietaria de la casa Crédito: Carlos Furman
María Paula Zacharías
0
17 de marzo de 2018  

El Beccar Varela es un museo joven, inaugurado hace doce años, pero funciona en una de las más antiguas casonas de San Isidro, la Quinta Los Ombúes (Adrián Beccar Varela 774). Para mostrar su patrimonio vinculado con la historia local, nacional y con la vida de su más ilustre dueña, Mariquita Sánchez de Thompson, no se queda en el tiempo: estrena hoy cuatro salas totalmente renovadas, con recursos tecnológicos y nuevo guión.

Una vista desde el jardín poblado de rosas
Una vista desde el jardín poblado de rosas Crédito: Carlos Furman

Su jardín poblado de rosas y árboles centenarios, al borde de una barranca, tiene un horizonte de río. Un algarrobo blanco de doscientos años ofrece sombra y los jacarandás salpican el pasto de flores lilas. Otro rincón con encanto es el patio andaluz con aljibe, tan romántico como las galerías y las ventanas enrejadas. Entre sus gruesas paredes está resguardada la memoria del partido, porque ahí también funciona la Biblioteca y Archivo Histórico Municipal de San Isidro, Dr. Horacio Beccar Varela, con miles de manuscritos, documentos, diarios y fotografías. Pero lo más atractivo es quizá lo que sucede en sus salas, donde se recrea la vida cotidiana de antaño.

"Esta es la joya de la exposición", dice Eleonora Jaureguiberry, subsecretaria de Cultura, a cargo de esta iniciativa, y señala un abanico de plumas rojas de cisne o garza que supo refrescar a la temprana feminista Mariquita, fundamental agitadora política y cultural que no pidió permiso para casarse con quien quiso, ni guardó lutos de rigor para volver a hacerlo. Su cuarto es recreado con lujo de detalles, con rasos, encajes, tinteros de pluma y enseres de tocador de porcelana, además de retratos suyos y de su amado Martín Jacobo Thompson, préstamo del Museo Histórico Nacional. También hay retratos de Florencio Varela, poeta, periodista e historiador, además del primer fotógrafo amateur del Río de la Plata.

En el Siglo XXI, la Quinta de los Ombúes se recorre también de manera interactiva
En el Siglo XXI, la Quinta de los Ombúes se recorre también de manera interactiva Crédito: Carlos Furman

El antiguo comedor está tal como era en 1903, con sus pesados muebles de caoba y buena parte de la vajilla. Para poner la mesa hay un simulador virtual con pantalla táctil, que ofrece más información de cada pieza. En una vitrina está el Cuaderno de Recetas de María Varela de Beccar, con el que cocinó a sus trece hijos en la quinta a finales del siglo XIX, que el visitante puede copiar. Están sus empanadas, pasteles rellenos, guisos como la "olla podrida" y la cazuela chilena, y postres como "tocino del cielo", dulce de membrillo o dulce de leche, tortas y buñuelos. María era hija de Florencio y una famosa benefactora de San Isidro, por lo que también se conserva un busto con el que se la homenajeó a su muerte.

Los visitantes pueden consultar el cuaderno de recetas de María Varela de Beccar
Los visitantes pueden consultar el cuaderno de recetas de María Varela de Beccar Crédito: Carlos Furman

"El salón incorpora los aportes de vecinos y descendientes de la familia Beccar Varela: un espejo veneciano del siglo XVIII, un arpa Erard y un piano vertical de mediados del siglo XIX, piezas infaltables en una sala hacia 1850, además de la cama y ropero que pertenecieron a Manuel Obarrio", señala Marcela Fugardo, directora del museo.

En la sala de arqueología se ven los resultados de la campaña arqueológica en la Casa de Alfaro, antigua sede de la biblioteca y archivo: restos de vajilla, botellas vacías, botones, frascos de perfume y remedios, cuentas de collares y pipas de caolín rescatados del pozo de basura descubierto por accidente en 2003, cuando se hacían refacciones en ese solar de Av. Del Libertador 16.362.

La Quinta de los Ombúes pertenece al período virreinal, tuvo aportes en su arquitectura entre los siglos XVIII y XX, y fue visitada, según la tradición, por José de San Martín, Juan Martín de Pueyrredón y Manuel Belgrano, entre otras personalidades. Manuel Mujica Láinez le dedicó un soneto tras una estadía, y entre otros tesoros hay una escultura en miniatura realizada por Lola Mora. "Buscamos poner en caja las piezas en función de una narración, de una lógica discursiva que los vinculara con la casa y sus habitantes", explica Patricio López Méndez, a cargo de la puesta museológica. Con su encanto colonial, todo cobra un aire de ensueño.

MUSEO BECCAR VARELA

Dirección: Adrián Beccar Varela 774, San Isidro. Horarios de las salas: De abril a octubre: martes y jueves, de 10 a 18; sábados y domingos, de 14 a 18. Visita guiada, domingos, a las 15.30 De noviembre a marzo: martes y jueves, de 10 a 18; sábados y domingos, de 15 a 19. Visita guiada, domingos, a las 16.30.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.