"No se puede imaginar que Putin no fuera consciente de lo que pasaría"

Desde el Foreign Office sostienen que el líder del Kremlin estaba al tanto del destino que se le daría al gas neurotóxico utilizado contra el exespía
Desde el Foreign Office sostienen que el líder del Kremlin estaba al tanto del destino que se le daría al gas neurotóxico utilizado contra el exespía Fuente: Reuters
Ramiro Pellet Lastra
(0)
16 de marzo de 2018  • 18:03

Las protestas británicas contra Rusia por el envenenamiento de Sergei Skripal, en Salisbury, subieron al grado de acusación directa contra el presidente Vladimir Putin, que debió estar al tanto de la trama que se urdía contra el doble agente retirado en la apacible campiña inglesa.

Así lo expresó el canciller británico Boris Johnson, y así lo explicó a LA NACION una fuente del Foreign Office, que reforzó la teoría de que la orden de atentar contra Skripal habría sido decidida o validada desde el despacho más amplio del Kremlin.

"Lo que pasa precisamente en este caso es que estamos hablando de un arma química tan seria, que tiene consecuencias tan graves, que no se puede imaginar que el uso de esa arma fuera del país y que Putin no fuese consciente de lo que iba a pasar. Ese es nuestro cálculo en ese sentido", dijo la fuente británica.

Los antecedentes rusos en materia de muertes como mínimo dudosas, por no decir extravagantes, en suelo británico dirigieron de entrada las sospechas hacia Moscú.

Los venenos y radiaciones, la larga lista de supuestos infartos, accidentes y suicidios, las muertes por causas nada naturales, en fin, formaban un inventario concluyente. Cualquiera de esos casos era lo bastante sólido, en sí mismo, para dar lugar a una novela de espionaje o una película de acción. Y las hubo. Pero es la primera vez que Gran Bretaña toma el asunto a un nivel tan serio de confrontación con Moscú.

¿Por qué ahora y no cuando el exespía Alexander Litvinenko, por ejemplo, murió víctima de una sustancia radiactiva, el polonio 210, luego de sentarse a tomar el five o'clock tea en un hotel londinense con otros dos agentes de inteligencia?

"En ese momento tratamos de hacer una investigación en conjunto con el Estado ruso, hasta mandamos miembros de la policía a Rusia para investigar el asesinato. Pero todavía no tenemos resultados de eso", dijo la fuente. "Fue una decisión bastante naif, bastante inocente; pensamos que podíamos trabajar en conjunto. La experiencia de los últimos años es que ese no fue un buen plan", agregó.

El origen del Novichok, señaló la fuente, diseñado en la antigua Unión Soviética como arma de guerra y de efectos irreversibles, es una evidencia clave en las acusaciones contra Moscú. Fue en los laboratorios rusos, y en ningún otro lugar del mundo, donde se diseñó el tóxico. Una especie de pistola humeante que los criminales se dejaron olvidada en la escena del crimen en Salisbury.

"Lo que vimos luego de un atentado en Siria es que nunca llegamos al 100% de pruebas de lo que pasó. Quedaba un 10% de duda que le permitió al Estado ruso manejarse, ofuscarse y crear confusión. Pero en este caso la sustancia es un sello del Estado ruso. El químico era un arma militar desarrollada por los rusos", afirmó.

A las pruebas directas, se agregan evidencias circunstanciales como la falta de empatía o de solidaridad tras el ataque de Salisbury. "Todos los Estados, menos el ruso, como mínimo podrían condenar un ataque o el uso de armas químicas -señaló la fuente-. Algo fácil de decir. Pero no recibimos ese mensaje. Es difícil alcanzar otra conclusión".ß

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.