0

Las zapatillas "feas" pisan fuerte

Estrambóticas, coloridas y definitivamente muy poco estéticas, son el último grito de la moda europea; ¿por qué todos quieren usarlas?
0
17 de marzo de 2018  

Hace rato que las zapatillas son casi un accesorio obligado en el mundo de la moda, primero sutiles, claras y prolijas; luego deportivas, y ahora, en su versión más disruptiva y fashionista: las ugly snikers llegaron para quedarse. Lisas o en varios colores, se caracterizan por su forma aparatosa y una suela que, aunque cómoda, resulta muy poco sentadora. Nike, Gucci, Louis Vuitton y Balenciaga son algunas marcas que apuestan al "feísmo" de este calzado en sus colecciones, y quienes se animan a usarlas se animan, también, a romper las reglas: vestidos, trajes o polleras son los outfits favoritos para combinarlas. Según parece, todo comenzó cuando Demna Gvasalia, el director creativo de Balenciaga, decidió llevar esta tendencia al punto más alto en una de sus colecciones, justo en la misma semana en que la revista Esquire, en su edición británica, ponía el foco sobre el fetiche fashionista de la temporada europea. "Son las zapatillas que tu papá se ponía para ir al centro comercial pero con una dosis extra de moda", auguraba la nota. En esta misma línea, muchas publicaciones ya se hacen eco del fenómeno y bautizaron el calzado del momento como "zapatillas feas de papá". Porque claro, la memoria emotiva no cumple un papel nada menor en el terreno del marketing y muchas veces pesa más que la estética a la hora de poner un producto de moda. ¿La idea? Conquistar al público que fue adolescente en los ?90 y que hoy recuerda aquella época en prendas como esta.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.