Lollapalooza 2018: Las Pelotas contra Trump y un gran debut para Spoon en la Argentina

Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Pessah
Silvina Marino
(0)
16 de marzo de 2018  • 20:10

Y sigue el turno tarde del Lollapalooza, a pleno sol en el predio del Hipódromo de San Isidro. Encandilados y encandiladas: el público. Y los músicos. Como Dante Spinetta que, justamente, le canta al sol (o a la falta de él, la oscuridad). Sobre todo, cuando repasa los temas de Puñal (2017), en tono de confesión íntima y dolida, resignada a la pérdida. Porque esta producción artística en solitario se dejó atravesar, en parte, por el duelo de su padre, El Flaco. Entonces El Dante se impone en el Main Stage 1. A mitad de su recorrido arma un set de repaso de su anterior álbum, Pyramide (2010). Y el tono se vuelve más rapero. ¨Sigamos con el 2010¨, dice. Y aclara que no va a tocar ¨Gisela¨, y que todo ese asunto de la Berger es una ¨mega-gilada¨. Por si quedan dudas, se refiere a la supuesta dedicatoria de aquel tema al affaire de Scioli con Gisela, que resignificó viralmente la interpretación del track (que cuenta sobre un gobernador, su mujer y su amante).

Fuente: LA NACION - Crédito: Leonardo Vaca

Oh Wonder

Mientras tanto, en el escenario Alternative se presenta Oh Wonder, el dúo inglés de electropop en clave soft, que arma su escenografía con dos letras gigantes: las iniciales de su nombre. Y, si entre 2014 y 2015 Josephine Vander Gutch y Anthony West ganaron popularidad por revivir el gesto de The Wedding Present en 1992: producir y editar (y difundir) un tema por mes. Ahora, la propuesta es su marca registrada: voces en simultáneo de chica-chico, armonizando y, por momentos, aburriendo. ¨Muchas gracias Buenos Aires. Estamos muy contentos de estar en Argentina¨, dice ella, que lleva la voz de mando. Mezcla palabras aprendidas en español con breves discursitos en inglés. Y, al final, es festejada por posar para la foto con el público detrás.

Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Pessah

Las Pelotas

Acto seguido y, casi superpuesto, es el turno de Las Pelotas, con sus clásicos de ayer y de hoy. Germán Daffunchio no necesita ser locuaz, apenas habla lo necesario durante el show. Se trata de la versión festivalera de la banda, con set corto: menos de una hora de canciones sucesivas. La gente celebra y corea, baila o hace pogo. Hasta que llega el final que, sí, es fiel a cualquier concierto de Las Pelotas: es el momento de tocar ¨Capitán América¨. Y Daffunchio lo anuncia con dedicatoria incluida, por supuesto, a Donald Trump. Alto momento y alta versión de uno de sus grandes temas.

Spoon

Llega otro momento esperado: la presentación de los texanos Spoon, comandados por Britt Daniel. Los rockeros provenientes del indie aprovechan para lo esperado: volver sobre los temas de su excelente último disco: Hot Thoughts (2017), donde combinan electrónica, disco, garage con arreglos post-punk y dub. La voz de Britt es reconociblemente rockera. El cantante y guitarrista también agradece al público varias veces. El ¨muchas gracias¨ es en castellano. Lo demás, no. Aunque hay traducción. Como la explicación de que es la primera vez para él con esta banda en estos pagos. Además de los tracks versionados de su noveno álbum, hay tiempo para la mirada retrospectiva. Y el pasado (no tan lejano) se revive con imbatibles como ¨The Underdog¨, del disco Ga Ga Ga Ga Ga (2007). Todavía no se fueron pero ya-ya están pensando en volver.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.