Otro crítico del Kremlin habría sido asesinado

Según la investigación, Nikolai Glushkov murió ahorcado
(0)
17 de marzo de 2018  

LONDRES.- La policía británica inició ayer una investigación por supuesto asesinato del empresario ruso Nikolai Glushkov en Londres, después de que una autopsia revelara que murió cuando al empresario ruso enemigo del Kremlin le apretaron el cuello.

Glushkov vivía en Londres y era socio de Boris Berezovsky, un oligarca ruso y crítico de Putin que murió en circunstancias controvertidas en 2013.

Detectives de contraterrorismo estaban a cargo del caso "debido a las presuntas relaciones que tuvo el señor Glushkov", informó ayer Scotland Yard.

El empresario, de 68 años, fue encontrado muerto en su casa del sur de Londres el lunes. La muerte se produjo una semana después de que el exespía ruso Sergei Skripal y su hija Yulia quedaran gravemente enfermos tras ser envenenados con un agente neurotóxico en Salisbury.

"En este momento, no hay nada que vincule [a Glushkov] con los intentos de asesinato en Salisbury, ni alguna evidencia de que Glushkov haya sido envenenado", aclaró ayer la policía.

La policía británica dijo que "no existen mayores preocupaciones de salud pública" por la investigación de la muerte de Glushkov.

En vista del ataque contra los Skripal, la policía británica está revisando de nuevo las muertes de más de una docena de rusos en Gran Bretaña, incluyendo Berezovsky.

Glushkov había trabajado para varias empresas de Berezovsky, como el fabricante de autos AvtoVAZ y la aerolínea insignia rusa Aeroflot.

Fue arrestado en 1999 y llevado a juicio por malversar siete millones de dólares de Aeroflot. En 2004, fue sentenciado a tres años y tres meses de prisión, pero fue liberado debido al tiempo pasado tras las rejas.

En 2017, en otro juicio realizado en Moscú, Glushkov fue condenado in absentia a ocho años de prisión por el robo de 123 millones de dólares a la empresa.

En suelo británico, Glushkov participó en un célebre juicio iniciado por Berezovsky en Londres contra otro oligarca, íntimo amigo de Putin, Roman Abramovich, al que acusó de robarle cinco millones de dólares cuando eran socios en los años 90 en la petrolera Sibneft. Abramovich siempre negó esa versión.

En el proceso, Glushkov afirmó a la corte que había sido tomado como "rehén" por la administración rusa, que quería presionar a Berezovsky para que vendiera su estación de televisión ORT. Finalmente, la jueza Justice Gloster rechazó la denuncia y calificó a Berezovsky de "deliberadamente deshonesto".

Disconforme con la sentencia y considerándola "parcial", Glushkov apeló. Berezovsky desapareció de la vida pública. Pero en marzo de 2013, fue hallado muerto en la casa de su esposa en Berkshire (Inglaterra). La policía creía que se suicidó, aunque los forenses dejaron el caso abierto.

"Boris fue estrangulado. O lo hizo él mismo o alguien le ayudó. [Pero] no creo que fuera un suicidio. Esta no es una muerte normal", había afirmado Glushkov tras la muerte de su amigo.

Agencias Reuters y AFP

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.