0

Erradicarla inflación: ¿misión imposible?

Una política antiinflacionaria a fondo requiere un plan integral y coordinado
Víctor A. Beker
0
18 de marzo de 2018  

El ministro Nicolás Dujovne declaró en España hace algunas semanas: "Tenemos muy pocas herramientas, pero una voluntad de hierro para derrotar a la inflación".

Una política antiinflacionaria a fondo requiere un plan integral y coordinado que ponga todos los instrumentos de la política económica -monetarios, fiscales, cambiarios, de ingresos y tarifarios- al servicio del combate contra la inflación.

Hoy no existe esa posibilidad. Sin ir más lejos, la prioridad en materia económica es reordenar las tarifas de los servicios públicos, requisito previo para bajar el déficit fiscal. Pero ocurre que los ajustes tarifarios, por naturaleza, son inflacionarios en el corto plazo. Ello implica que recién cuando ese ordenamiento haya concluido podrá encararse una política antiinflacionaria a fondo.

Otra restricción de la política antiinflacionaria la plantea el atraso cambiario. La necesidad de corregirlo llevó a permitir el deslizamiento en la cotización del dólar y esto impactó sobre los precios de los productos sujetos a comercio exterior.

Es decir, la necesaria corrección del atraso tarifario y cambiario funciona a contramano del objetivo de combatir la inflación, por mucha voluntad de hierro que se empeñe en la tarea.

Los incrementos tarifarios previstos para este año condicionan la tasa de inflación para 2018, cuyo piso es estimado por la mayoría de los analistas en el 20%.

Lo anterior no implica que se deba renunciar a eliminar el flagelo de la inflación. Solo que no están aún dadas las condiciones para la batalla decisiva contra ella. Sin embargo, el Gobierno ha tenido últimamente algunas buenas noticias en materia de crecimiento económico y empleo.

En tal sentido se destaca el notable desempeño del sector de la construcción, que acumuló un 12,7% de crecimiento en 2017 en relación con 2016, junto con un aumento del 13,3% entre diciembre de 2017 y diciembre de 2015 en el empleo registrado en el sector. Esto fue acompañado por un incremento del 3,7% en la actividad inmobiliaria.

El conjunto de la actividad económica, medido por el Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) muestra un comportamiento positivo aunque modesto: un crecimiento del 2,5% entre diciembre de 2015 e igual mes de 2017. El empleo registrado presenta un incremento neto de 36.000 trabajadores entre fin de 2015 y noviembre de 2017, equivalentes a un 0,6%, y el desempleo bajó un 0,2% entre el tercer trimestre de 2016 e igual período de 2017.

Empero, aparecen algunas nubes en el horizonte. El déficit financiero de la Nación -6,1% del PBI-, alimentado por un monto creciente de pago de intereses de la deuda y un preocupante déficit de cuenta corriente, anuncia problemas futuros de envergadura si no se corrigen a tiempo.

El autor es profesor de la Universidadde Belgrano y de la UBA

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.