Gabinete rotativo: Trump le apunta al consejero de Seguridad Nacional

Funcionarios y medios de comunicación adelantaron que sería inminente la partida del general McMaster; también tambalean Ben Carson, Jeff Sessions y Betsy DeVos
Funcionarios y medios de comunicación adelantaron que sería inminente la partida del general McMaster; también tambalean Ben Carson, Jeff Sessions y Betsy DeVos Fuente: Archivo
Rafael Mathus Ruiz
(0)
17 de marzo de 2018  

WASHINGTON. Al inicio de su presidencia, Donald Trump presumió que su gabinete tenía "el mayor coeficiente intelectual" de la historia. Pero poco más de un año después de haber ensamblado ese equipo, el jefe de la Casa Blanca ya se deshizo o perdió más de una veintena de funcionarios o asesores. Y la purga, lejos de mermar, recién parece haber comenzado.

Trump le ha dado aire a la idea de "cambios" en su gabinete, y, lejos de estresarse por el ir y venir de colaboradores -nunca antes visto-, ha minimizado las críticas que tiñen de caos a su gobierno y se ha mostrado decidido a ensamblar un equipo alineado con su visión y estilo.

El principal funcionario que aparece en la cuerda floja es su consejero de Seguridad Nacional, el general H.R. McMaster a quien todos ponen ya afuera de la Casa Blanca.

McMaster, uno de los generales del gobierno de Trump quien, junto con el jefe de gabinete, John Kelly, y el secretario de Defensa, Jim Mattis, ofician de garantes de la seguridad nacional de Estados Unidos e intentan preservar cierta disciplina dentro del caótico gobierno de Trump, copó los titulares de los principales diarios del país, que le asignan un destino unívoco: dejará la Casa Blanca, tarde o temprano.

"Acabo de hablar con @POTUS y el general H.R. McMaster - contrario a los reportes, tienen una buena relación de trabajo y no hay cambios en el Consejo de Seguridad Nacional", escribió en Twitter, antenoche, la secretaria de Prensa, Sarah Sanders.

La vocera presidencial respondió a un artículo The Washington Post que no solo daba por hecha la salida de McMaster, sino que iba más allá al sugerir que su reemplazante sería el exembajador de George W. Bush ante la ONU, John Bolton, "halcón" de halcones, una especulación instalada desde ya hace semanas. Al igual que con el pronto excanciller Rex Tillerson, el artículo sostenía que Trump no encontró química con McMaster, de quien piensa que sus informes son "demasiado largos" y parecen "irrelevantes".

Bolton comulga con la visión presidencial, y es, además, una cara recurrente en la pantalla de Fox News, favorita del jefe del Estado. Otro candidato es Keith Kellogg, actual jefe de gabinete de McMaster.

McMaster no es el único funcionario que, como suele decirse aquí, está parado sobre "hielo fino". Trump es un presidente impredecible, y la sensación que recogen fuentes bien informadas es que es muy difícil prever quién será el próximo en caer. Los más temerarios sugieren que Kelly, a quien Trump llevó al Ala Oeste para imponer disciplina en su gobierno, también podría ser uno de los blancos de la purga.

Trump se ha mostrado mucho más confiado y seguro en las últimas semanas, algo que quedó en evidencia en decisiones que tomó sin consultar a sus asesores -como dar luz verde a su reunión con Kim Jong-un, líder del régimen de Corea del Norte- o en giros abruptos, como echar a Tillerson por Twitter.

Envalentonado, el presidente parece inclinarse ahora por un gabinete de voces leales. Algunos de sus miembros, de perfil más bajo, tambalean debido a escándalos autoinflingidos. El secretario de Vivienda, Ben Carson, el único afroamericano en el equipo, quedó muy cuestionado tras autorizar un gasto de US$31.000 para un juego de comedor para su oficina. Otro que tambalea es el secretario de Asuntos de Veteranos, David J. Shulkin, en la mira por haber gastado US$122.000 en unas vacaciones de 10 días junto a su esposa en Europa, en las que mezcló funciones oficiales con actividades de ocio: fue a ver un partido de tenis en Wimbledon y tomó un crucero por el río Támesis. El viaje quedó bajo investigación.

La secretaria de Educación, Betsy DeVos, cometió un pecado capital: brindó una vergonzosa entrevista al programa 60 minutos, de la cadena CBS, en la cual, incómoda, sonrió mientras tropezaba con preguntas básicas bajo su competencia. DeVos, cabe recordar, fue la funcionaria más resistida de todos los elegidos por Trump, al punto que el vicepresidente, Mike Pence, debió aportar el voto decisivo para que fuera confirmada por el Senado.

Uno más: el fiscal general, Jeff Sessions, al que Trump nunca le perdonó que se haya recusado de la investigación por el Rusiagate, que atormenta a su entorno. Aunque sería una decisión de incalculables consecuencias políticas, echar a Sessions le permitiría a Trump recuperar el control total del Departamento de Justicia, y, por ende, de la investigación que acecha a su gobierno.

Un militar de bajo perfil

  • H.R. McMaster, asesor de seguridad nacional: Veterano de las dos guerras en Irak y en Afganistán, este general de 55 años reemplazó en febrero de 2017 a Michael Flynn. De perfil bajo, es una de los funcionarios que pretenden disciplinar el caótico gabinete de Donald Trump

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.