0

El kirchnerismo retomó la liturgia peronista, pero sin gobernadores

Se reunió en San Luis, con Alberto Rodríguez Saá como anfitrión; la ausencia de los mandatarios provinciales exhibió la división en el PJ; Moyano, el más aplaudido
Se reunió en San Luis, con Alberto Rodríguez Saá como anfitrión; la ausencia de los mandatarios provinciales exhibió la división en el PJ; Moyano, el más aplaudido Crédito: Diego Lima
Gabriela Origlia
0
17 de marzo de 2018  

VILLA MERCEDES, San Luis.- Para los referentes peronistas del kirchnerismo y el randazzismo el "encuentro de la militancia" que se realiza en San Luis es "un gran paso adelante" hacia la unidad. Con toda la simbología tradicional desplegada, unas 5000 personas participan de la reunión que termina hoy. Los mayores aplausos y arengas fueron para el jefe de los Camioneros, Hugo Moyano. Pero los grandes ausentes fueron los gobernadores, que no quieren aparecer ligados a Cristina Fernández. Y quienes, lejos de lanzar candidaturas, afirmaron que quedará para más adelante.

Cuando le llegó el turno de hablar, Moyano redobló la apuesta sobre las posibilidades de ir preso: "Si tengo que ir a la cárcel, que me llamen por teléfono y me presento; si mi quieren maltratar en la cárcel que lo hagan y si me quieren matar, que me maten. Pero nunca firmaré nada contra los trabajadores", enfatizó.

Al anfitrión Alberto Rodríguez Saá se le sumaron Amado Boudou, Agustín Rossi, Aníbal Fernández, José Luis Gioja, Axel Kicillof, Jorge Capitanich, Hugo Yasky Gabriel Mariotto, Daniel Filmus, Jorge Taiana, Julián Domínguez, Andrés "Cuervo" Larroque, Sergio Uribarri, Diana Conti, Mario Cafiero, Silvina Batakis (exministra de Daniel Scioli), Carlos Tomada y Alberto Samid.

Los dirigentes se sentaron alrededor de un escenario, repitiendo la modalidad Cambiemos , como si se tratara de un gran ring.

El sindicalista y dirigente peronista Lorenzo Pepe fue una suerte de "invitado de honor" y destacado como "símbolo de la resistencia peronista".

Aspiraciones presidenciales

Abrió el fuego Rodríguez Saá -autor del eslogan "hay 2019" bajo el que se hizo la convocatoria- y convocó a un "frente patriótico" con todos los sectores. "Un carajo vamos a abandonar la lucha; no tienen la vaca atada de la reelección; no hay 2019 sin peronismo".

Aunque es uno de los anotados para la candidatura presidencial, pidió no hablar de candidaturas. "No digamos ni que no ni que sí tenemos candidatos". Y planteó que, llegado el momento, irán a una interna u optarán por el "mecanismo más conveniente para la unidad".

La más combativa fue la arenga de Rossi (otro potencial candidato), quien calificó al gobierno de Mauricio Macri como "la peor derecha" de la Argentina con un plan económico "de hambre; que agrede; que extorsiona a los gobernadores para votar el pacto y a los sindicalistas para firmar por el 15%. No se banca la oposición y el partido judicial es su ariete más incisivo".

Liberalismo, unidad, compañeros, "apriete" y 2019 fueron los conceptos más repetidos por la decena de oradores -incluidas cuatro mujeres- que precedió el inicio del trabajo de las distintas comisiones cuyas conclusiones se difundirán hoy.

El pedido de "libertad a los presos políticos" también integró todos los discursos; varios mencionaron a Luis D'Elía y Milagro Sala y solo una dirigente (que no se presentó ante la militancia) sumó a Carlos Zannini y Julio De Vido.

Capitanich -también con aspiraciones a postularse- sostuvo que ningún dirigente debe "sentirse excluido; no queremos excluir" y, sin detallar, apuntó a "los cobardes, a los que se dejan apretar, extorsionar".

Todos interpretaron que hablaba de los mandatarios provinciales; aunque después fuera de micrófono el chaqueño dijo que "no estuvieron, pero mandaron legisladores o ministros políticos". No nombró a ninguno y tampoco se los vio.

El sanjuanino Gioja, presidente del PJ, aludió a la expresión de dirigentes como Sergio Massa acerca de que "el límite es Cristina" y apeló: "Las puertas están abiertas, el límite es Macri y sus acólitos". Rescató el valor de la militancia por "los ovarios y los huevos que le pusieron para armar este encuentro".

Cuando empezó a hablar, Moyano -camisa de jean con aplicaciones- admitió que estaba "un poco nervioso" y explicó la derrota del 2015 como "un llamado de atención, nos dijeron que estábamos haciendo el homenaje a Perón que debíamos".

Respecto de los candidatos, el sindicalista coincidió en que es temprano para nombres pero fue optimista: "Nos sobran", se ufanó. Todos buscaron evitar los nombres. Los referentes reconocieron que el debate anticipado de candidaturas puede generar diferencias en un momento en que la prioridad es la "unidad".

ADEMÁS

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.