0

Una relación con idas y vueltas

El vínculo entre la Argentina y el FMI en las últimas décadas atravesó por momentos muy complicados
0
18 de marzo de 2018  

1991

Apoyo en la Convertibilidad

El Fondo expresó su apoyo al plan de estabilización, a la reforma del Estado y a las privatizaciones implementadas con el gobierno de Carlos Menem. En 1994, el ministro Domingo Cavallo decidió cortar en forma provisional la asistencia acordada en el inicio de la convertibilidad, pero luego, con las consecuencias del efecto Tequila en México, tuvo que retomar un programa con condicionalidades. En los últimos años, mientras Menem mantenía una relación perfecta a nivel político con el FMI, el staff se quejaba por el incumplimiento de las metas fiscales.

2001

Crisis y estallido

El FMI brindó el principal apoyo para el denominado "blindaje", con el cual el Gobierno intentó pagar la deuda, luego de que los mercados voluntarios se cerraran al país a fines de 1998, después de la devaluación brasileña. El paquete se completó con fondos del Banco Mundial, del BID y una refinanciación por parte de los principales jugadores del mercado. Pero, con la derrota electoral de octubre del 2001 y la imposibilidad del presidente De la Rúa de avanzar con las reformas para bajar el déficit, llevaron al FMI a cortar la asistencia al país a fines del 2001.

2006

Cancelación de la deuda

El presidente Néstor Kirchner, quien firmó el último programa de financiación de deuda con el FMI en septiembre de 2003, decidió cancelar la deuda con el organismo multilateral a fines de 2005. Imitando un gesto que había adoptado el presidente Lula en Brasil, Kirchner canceló un pasivo de US$9810 millones de las reservas del Banco Central. De este modo, el gobierno se liberó de la supervisión del staff técnico del organismo y comenzó con la manipulación de las estadísticas públicas, primero de la inflación y luego del resto de los principales datos del Indec.

2013

Sanción por los datos

En una medida que no tenía precedentes entre sus miembros, el directorio del FMI sancionó al Gobierno argentino por la falta de estadísticas transparentes, a raíz de la falsificación de los datos del Indec. Para tratar de llegar a un punto de acuerdo, el Gobierno aceptó la cooperación técnica para que el FMI supervisara las mediciones del Indec conducido por los funcionarios designados por el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno. La sanción fue levantada recién con el cambio de Gobierno, cuando se normalizaron las estadísticas públicas con el nuevo gobierno.

2016

Tiempo de armonía

El gobierno de Mauricio Macri decidió, además de volver a publicar estadísticas creíbles, aceptar la revisión anual del staff del FMI que se había suspendido en 2006. De esta manera, la relación entre ambas partes entró en un nuevo período de armonía, que se reflejó este año con la llegada a Buenos Aires de la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, unos 11 años después de la llegada del último jefe del organismo multilateral, Dominique Strauss-Kahn, quien había viajado al país para tratar, sin éxito, de recuperar, la relación entre el Gobierno y sus acreedores en medio del default.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.