Los Chili Peppers volvieron a sus orígenes en San Isidro

Flea y Anthony Kiedis, conexión californiana en el Lolla
Flea y Anthony Kiedis, conexión californiana en el Lolla Fuente: RollingStone - Crédito: Agustín Dusserre
La banda tocó un tema del 83 que no hacía desde 1996, versionó a Stevie Wonder y apiló hits en la primera noche del Lolla
Pablo Plotkin
(0)
16 de marzo de 2018  • 23:58

“Fue un hermoso día de 1983 el que Anthony se nos apareció con esta canción...” Con esa vocecita de niño tímido y esa mueca de primate sensible, Flea evocaba con tono melancólico el contexto en el que surgió “Nevermind”, un rap funk frenético como todo lo que tocaban los Chili Peppers en ese primer año de vida, durante su turbulenta gira fundacional. Esa canción rápida, furiosa y autocelebratoria (“Cause we are the Red-Hot-Chili-Peppers!!!”), que les mandaba fruta a varias de las bandas de moda de la época (Duran Duran, Sof Cell), apareció en el medio del show del Lollapalooza Argentina como una sorpresa total: era la primera vez que la tocaban desde 1996.

“No es que odiara tanto a esos grupos”, dijo este Kiedis ya conciliador y superestrella, con su bigote de actor porno, sus bermudas reglamentarias y un estado físico envidiable, aun con sus vaivenes vocales (las desafinaciones en “The Zephyr Song”, por ejemplo, no pasaron inadvertidas). Ese rescate emotivo de los primeros Peppers conectaba de manera directa con la imagen del cuadrado (completado por Chad Smith + Josh Klinghoffer) que formaron al salir a escena, durante la jam instrumental que abrió el set.

Flea por el aire del Main Stage 1
Flea por el aire del Main Stage 1 Fuente: RollingStone - Crédito: Agustín Dusserre

Después de eso, los hits de la etapa contemporánea (“Can’t Stop”, “Snow [Hey Oh]”, “Strip My Mind”), los de Californication, los de Blood Sugar Sex Magic, el slap de Flea (con chaleco de patchwork y el diagrama de leopardo teñido en su cabeza), los raptos de jazz funk de la base, el cover del clásico de Stevie Wonder “Higher Ground” (Kiedis ya en cueros) y “By the Way” para el clímax, con Flea prendido fuego dándole yema a su bajo de Los Angeles Lakers, antes de los bises que cerraron con “Give It Away”.

En el prime time de esta primera fecha del Lollapalooza 2018, los Red Hot Chili Peppers demostraron por qué son una de las pocas bandas surgidas en los 80 que lograron hacer el crossover generacional post-internet, casi sin intermitencias. Con un público sub-20 que consumió en este tiempo tantos singles radiales como los veteranos que rasgaban “Under the Bridge” en los fogones de los 90, los Peppers son el símbolo máximo de este festival que nació como emblema alternativo y hoy se consolida como la vidriera principal de la música pop del mundo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?