Francisco a los argentinos: "A los que puedan sentirse ofendidos por algunos de mis gestos, les pido perdón"

Francisco envió una carta al presidente del Episcopado para agradecer los saludos de sus compatriotas con motivo del quinto aniversario de su pontificado
Francisco envió una carta al presidente del Episcopado para agradecer los saludos de sus compatriotas con motivo del quinto aniversario de su pontificado Fuente: AFP - Crédito: Filippo Monteforte / Archivo
(0)
17 de marzo de 2018  • 10:03

"Quisiera decirles que el amor por mi Patria sigue siendo grande e intenso. Rezo todos los días por ese, mi pueblo que tanto quiero. Y a los que puedan sentirse ofendidos por algunos de mis gestos, les pido perdón". Con estas palabras, el papa Francisco les habló a los argentinos a través de una carta, que envió al presidente del Episcopado, monseñor Oscar Ojea, para agradecer los saludos de sus compatriotas con motivo del quinto aniversario de su pontificado, el pasado 13 de marzo.

"A las argentinas y argentinos que me expresaron su cercanía en el quinto aniversario de mi elección, quiero hacerles llegar mi afecto y gratitud", comienza la carta de una carilla con fecha del 16 de marzo enviada a Ojea y difundida por la Conferencia Episcopal Argentina.

En sus primeras palabras, el pontífice hace referencia a la carta que le enviaron figuras de distintos sectores políticos y sociales el pasado martes y que incluyó a dirigentes del oficialismo, como María Eugenia Vidal o Gabriela Michetti , como de la oposición, como Verónica Magario y Pablo Moyano .

"Me conmueve descubrir que, además del respetuoso saludo de las autoridades, en esta carta se hayan unido personas de diferentes procedencias religiosas, políticas e ideológicas. Así se confirma que no es imposible encontrar razones para encontrarse y que 'la unidad es superior al conflicto'", menciona el Papa.

Después de pedir "perdón a los que puedan sentirse ofendidos" por alguno de sus gestos, el ex arzobispo porteño continúa: "Puedo asegurarles que mi intención es hacer el bien y que a esta edad mis intereses ya tienen poco que ver con mi persona. Pero, aunque Dios me confió una tarea tan importante y Él me ayuda, no me liberó de la fragilidad humana. Por eso puedo equivocarme como todos".

En otro párrafo, Jorge Bergoglio les dice a los argentinos que "si alguna vez se alegran por cosas que yo pueda hacer bien, quiero pedirles que las sientan como propias" y añade: "Ustedes son mi pueblo, el pueblo que me ha formado, me ha preparado, y me ha ofrecido al servicio de las personas".

"Aunque ahora no tenemos el gozo de estar juntos en nuestra Argentina, recuerden que el Señor ha llamado a uno de ustedes para llevar un mensaje de fe, de misericordia y de fraternidad a muchos rincones de la tierra", agrega Francisco.

Finalmente, pide por todos sus compatriotas, "para que sean canales del bien y la belleza, para que puedan hacer su aporte en la defensa de la vida y de la justicia, para que siembren paz y fraternidad, para que mejoren el mundo con su trabajo, para que cuiden a los más débiles y compartan a manos llenas todo lo que Dios les ha regalado".

"Como siempre, a los que tienen fe les pido que recen por mí, y a los que no tienen fe, les ruego que me deseen cosas buenas", concluye la misiva, firmada de puño y letra por Francisco, después de la frase "con cariño de hermano y de padre".

La carta de Francisco llega en medio de tensiones entre el Gobierno y la Iglesia. En primer lugar, porque la Casa Rosada habilitó el debate en el Congreso para la ley de despenalización del aborto; y en segundo, generó malestar entre las autoridades eclesiásticas el informe del jefe de gabinete, Marcos Peña, en Diputados, donde señaló que el Estado destina más de $130 millones por año en mantener a los obispos.

Por otro lado, Bergoglio -que todavía no visitó la Argentina como pontífice- designó hoy al arzobispo congoleño León Kalenga Badikebele como embajador de la Santa Sede en la Argentina, cargo que estaba vacante desde que el monseñor suizo Emil Paul Tscherrig fue nombrado en septiembre pasado nuncio ante Italia.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios