Lollapalooza 2018: tips para un domingo de pesos pesados

Pearl Jam, unos de los shows fuertes que cerrará el domingo el Lollapalooza 2018 Argentina
Pearl Jam, unos de los shows fuertes que cerrará el domingo el Lollapalooza 2018 Argentina
Mauro Apicella
(0)
17 de marzo de 2018  • 13:05

La frutilla del postre para la edición Lollapalooza 2018 Argentina será Pearl Jam , banda que no por conocida y decana es menos interesante. De hecho, algunas de las bandas que los curadores del festival dejaron para el horario de cierre de cada noche tienen muchos años en la ruta (no olvidemos que en el día de apertura el plato principal del horario de cierre fue Red Hot Chili Peppers ). Los Pearl Jam vienen de dos conciertos en Chile, uno a mitad de la última semana y otro el viernes, en la versión chilena del Lollapalooza. Anteayer, en el concierto transandino la banda de Vedder y Cía tocaron 24 temas con bises incluidos. Poco fue de su último disco. Quizás porque Lightning Bolt ya tiene cinco años y la banda prepara material nuevo, o porque, como suele ocurrir en estos casos, cuando los conciertos son en festivales los grupos o solistas tienden a hacer lo mejor de su carrera y a adelantar alguna novedad. Y este fue el caso de los muchachotes de Seattle porque no faltaron en la lista hits como "Jeremy", "Alive" "Daughter", "Even Flow" y "Alive" entre otros. Además, al promediar el show interpretaron "Can'T Deny me", que, aunque no lo nombra, parece un proyectil lanzado a Donald Trump, que podría ser parte de un próximo álbum. Con esto más algunos covers de Neil Young y Pink Floyd completaron el set. No será exactamente ésta la lista de temas que traerá esta noche al Hipódromo de Palermo, pero puede servir de guía para tener una idea de lo que se escuchará esta noche, a partir de las 21.30 en el Main Stage 1. En cuanto a los horarios habrá que estar atentos porque el pronóstico del tiempo puede cambiar el momento en que cada grupo suba al escenario, como sucedió ayer, que la grilla se condensó para que el último set dejara de sonar a las 22.

Esta jornada, además de ser la última de este año, es una de las más eclécticas y con propuestas más interesantes. A veces (y más allá de lo que se escucha) por delante hay una cuestión de actitud; por eso no hay que pasar por alto dos shows que se verán hoy de dos intérpretes sudamericanas. La argentina Nathy Peluso y la chilena Mon Laferte.

Nathy es argentina pero hace varios años se radicó en España y esa mutación le dio a su voz un toque tan especial e inclasificable que se transformó en la sensación de importación del momento, en la península Ibérica. Su trap es una declamación que fluye por fuera de todos los cánones conocidos. A eso hay que sumarle una gran cuota de excentricidad performática.

Mon Laferte tiene dos vidas artísticas. La primera en Chile, que comienza en su Viña del Mar natal y alcanza su cuarto de hora de éxito con su desempeño en programas de cazatalentos. La segunda es su etapa mexicana, la más conocida y la mejor asentada. Porque su mudanza al Norte le sirvió a Mon para reinventarse y convertirse en la cantautora que es hoy.

Mon Laferte
Mon Laferte

Ajuste de agenda

Lo difícil en los festivales es hacer coincidir una agenda bastante superpuesta entre cuatro escenarios (sin contar el Kidzapalooza que, aunque está apuntado al público infantil, también tiene propuestas que vale la pena ver y que son aptas para adolescentes, jóvenes y adultos). Habrá que tomar unas cuantas decisiones en una última jornada en la que la mayoría de los artistas ofrecen algún motivo para no perderselos.

A David Byrne hay que verlo porque es Byrne con todo lo que ello implica. Un talento acumulado durante décadas. A LCD Soundsystem hay que verlo para estar al día con las novedades de James Murphy desde que regresó con este proyecto, en 2015. A los Espíritus hay que verlos porque son una de las bandas locales del momento (una de las mejores de 2017, según la crítica y el público), que le pondrá un toque sicodélico al festival. Y a Octafonic también hay que verlo porque cuenta con músicos de extracción jazzera pero se concentran en un sonido duro y poderoso en medio de un festival donde el rock no es lo que predomina.

Para el público más popero la sociedad de Leo García y Benito Cerati, apenas comenzada la tarde, puede ser una oferta atractiva. De hecho, habrá que ver qué se traen entre manos ya que la juntada fue una propuesta que les llegó del propio festival. Y para los devotos del rap y el freestyle la opción será, sin duda, el tercer encuentro llamado Batalla de Los Gallos.

El metal escandinavo estará a cargo de Voldbeat, y la electrónica vespertina, para los que quieran ir un poco más allá de LCD Soundsystem, será disparada desde las bandejas de Thomas Jack. O quedará en manos del grupo Cheat Codes. En el gusto está la variedad.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.