0

Para aplacar el "lettergate" el Vaticano publicó íntegra la carta de Benedicto

Había sido difundida en forma parcial el lunes último, en vísperas del quinto aniversario de pontificado de Benedicto XVI
Había sido difundida en forma parcial el lunes último, en vísperas del quinto aniversario de pontificado de Benedicto XVI
Elisabetta Piqué
0
17 de marzo de 2018  • 14:58

ROMA.- El Vaticano salió hoy a intentar apagar el incendio que desencadenó el " lettergate", como fue bautizada la cuestionada gestión informativa que hizo de una carta de Benedicto XVI. Después de días de polémicas, decidió publicar en forma íntegra la epístola del papa emérito, reconociendo virtualmente el mal manejo comunicativo.

La carta en cuestión había sido difundida en forma parcial el lunes último, en vísperas del quinto aniversario de pontificado de Benedicto XVI por monseñor Dario Viganó, prefecto de la Secretaría de la Comunicación y máximo responsable del aparato comunicativo del Vaticano. Entonces también fue difundida una foto alterada de dicha epístola -tal como reconoció el Vaticano-, con una párrafo de una carilla desenfocado e ilegible y la segunda carilla directamente tapada por una pila de libros, algo que soprendió a los periodistas porque evidentemente se quería ocultar parte del texto. Esto generó controversia e incluso acusaciones a la Secretaría de Comunicaciones de manipulación de la epístola, algo que viola los códigos de ética periodística. En los dos párrafos difundidos, de hecho, Benedicto defendía a Francisco, destacando "su profunda formación filosófica y teológica".

Pero, como trascendió luego y tal como había leído durante la presentación Viganó, en verdad Benedicto en la carta también había escrito que no iba a escribir ningún comentario, tal como le había pedido, porque no iba a poder leerlos debido a otros compromisos. Pero, como reveló en parte esta mañana en su blog el vaticanista Sandro Magister -muy crítico de Francisco-, había más texto en la carta. ¿Qué? La perplejidad de Benedicto -que cumplirá 91 años en abril- ante la presencia, entre los autores de la serie de libros, de un teólogo alemán con una visión en las antípodas a la suya, muy crítico, además, de San Juan Pablo II, de quien Ratzinger fue el brazo derecho durante más de una década.

"Sólo al margen quisiera anotar mi sorpresa por el hecho de que entre los autores figure también el profesor Hünermann (Peter), que durante mi pontificado saltó a la fama por haber liderado iniciativas anti-papales", escribió Benedicto. Luego de recordar partes del currículum de este teologo, Joseph Ratzinger cerró su epístola así: "Estoy seguro de que tendrá comprensión por mi negativa y la saludo cordialmente", tal como pudo conocerse hoy, después de que el Vaticano finalmente decidió difundir íntegramente la carta, para aplacar el "lettergate".

La epístola completa fue difundida junto al siguiente comunicado de la Secretaría de Comunicaciones: "En ocasión de la presentación de la serie 'La teología de papa Francisco', editada por la Libreria Editrice Vaticana, ocurrida el 12 de marzo pasado, ha sido revelada una carta del papa emérito, Benedicto XVI", indicó. "Han seguido muchas polémicas acerca de una presunta manipulación censoria de la fotografía distribuida como acompañamiento fotográfico", admitió. "De la carta, reservada, ha sido leído lo que se consideró oportuno y relativo a la iniciativa y en particular lo que el papa emérito afirma acerca de la formación filosófica y teológica del actual Pontífice y la unión interior entre los dos pontificados, dejando de lado aglunas anotaciones relativas a colaboradores de la serie editorial", explicó. "La decisión estuvo motivada por la reserva y no por intento alguno de censura. Para disipar cualquier duda se ha decidido entonces dar a conocer la carta en forma completa", concluyó.

Si bien de alguna forma el comunicado y la publicación íntegra de la carta de Benedicto intentó corregir algo que fue, de entrada, un mal manejo informativo -que fue utilizado a lo grande por los blogs ultraconservadores que atacan a diario a Francisco-, la verdad es que no logró calmar las aguas. Es más, para algunos hasta empeoró las cosas.

"¿Por qué Viganó decidió hacer pública una carta reservada?". "¿Qué necesidad había de salir a exponer una carta privada de Benedicto para legitimizar el pontificado de su sucesor, que no necesita ninguna legitimización de nadie?". Eran tan sólo algunas de las varias preguntas que algunos seguían haciéndose en el Vaticano luego de un incidente comunicativo que, más allá de las explicaciones, gratuitamente causó daños a la credibilidad y transparencia del aparato informativo de la Santa Sede.

La carta completa

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.