0

Boca, entre el calor de los hinchas y los retoques del Mellizo: pone a Carlos Tevez más retrasado

Los hinchas de Boca en Tucumán y el fanatismo por Carlos Tevez
Los hinchas de Boca en Tucumán y el fanatismo por Carlos Tevez Crédito: Prensa Boca
Franco Tossi
0
17 de marzo de 2018  • 21:06

SAN MIGUEL DE TUCUMÁN.- Las últimas horas en la vida de Boca fueron duras de transitar para los protagonistas. Desde el miércoles, día del golpe duro por la derrota ante River en la Supercopa Argentina, pasando por el jueves, jornada en la que había que volver a arrancar de cero en la vuelta a las prácticas en el Complejo Pedro Pompilio, hasta el viernes, cuando Daniel Angelici los visitó y les dio un ultimátum con respecto a la actitud que aumentó la obligación de ganar la Copa Libertadores. Demasiadas miradas desconfiadas envolvían su presente en la antesala del partido con Atlético Tucumán. Por eso, necesitaba un mimo que lo sacara de ese pozo lleno de desconciertos. Y en esta ciudad lo encontró: su cálida llegada y bienvenida fue el motor para cambiar los ánimos de un plantel que, de golpe, perdió mucha confianza.

Pese a que muchas cosas se mantendrán donde estaban, el cachetazo que recibió en Mendoza genera un empezar de nuevo. Casi como aquella recordada eliminación de la Copa Libertadores 2016 en manos del humilde Independiente del Valle que automáticamente le movió las manos a Guillermo Barros Schelotto : así fue como el Mellizo tomó el mazo y volvió a repartir las cartas. Por aquel entonces, el técnico xeneize movió las piezas de su equipo y cambió el esquema: del 4-3-3 pasó al 4-2-3-1 con el fin de que Carlos Tevez se sintiera a gusto. Algo similar ocurrirá hoy, cuando deje otra vez atrás su esquema preferido para exponer un 4-3-1-2 (la suspensión de Edwin Cardona lo facilita) e intente reencontrar el conformismo de un Apache que no se siente cómodo jugando como centrodelantero. Hoy Tevez jugaría como enganche, más retrasado, y además tendrá el gusto de jugar con su amigo Wanchope Ábila. ¿Habrá influido en estas decisiones de Guillermo la charla que tuvo con Angelici?

De todas maneras, más que alterar algo desde el aspecto futbolístico que hace no mucho era implacable parece que el equipo necesita urgentemente dejar atrás el paso en falso y volver a la confianza plena que, hasta el último fin de semana en la victoria agónica ante Tigre, parecía indestructible. Para eso, nada mejor que un viaje al interior del país. San Miguel de Tucumán, ciudad en la que esta tarde (16.45 hs) visitará a Atlético, lo recibió calurosamente durante los 15 minutos del viaje en micro que hay desde el aeropuerto hasta el ingreso del Sheraton Hotel.

Cuando bajó del vuelo charter ya había una buena cantidad de hinchas aguardándolos para gritar y cantar por sus jugadores. En la calle, constantes motociclistas con la camiseta de Boca puesta. En la rotonda del Parque 9 de Julio, que es tan inmenso como el amor de los fanáticos boquenses (ocupa unos 5.200 metros), también había otra importante cantidad. Pero nada igualó a la euforia que generaron alrededor de 400 hinchas detrás de las vallas en el ingreso al hotel.

Fue una desilusión para ellos ver cómo los futbolistas se dirigieron directamente a sus habitaciones con semejante fiesta detrás de ellos. Sin embargo, en no más de 20 minutos casi todo el plantel bajó y le cumplieron el sueño a todos: selfies tomadas por los propios jugadores y autógrafos en remeras y banderas. Los rostros ya no eran igual al de los últimos días: Tevez y sus compañeros no pararon de sonreír y de hasta recibir el cariño en forma de abrazos y besos.

"Ni nos acordamos de lo que pasó con River", le dice a la nacion uno de los hinchas que estará presente en el Monumental José Fierro de manera infiltrada: gastó unos 300 pesos y tiene la entrada desde el miércoles debido a "la locura que genera". Ni siquiera fue necesario el "Dale, Boca, que no ha pasado nada" para levantar al equipo: más bien el "Dale, Booo" y "Boca, mi buen amigo..." fueron los gritos de guerra. Con eso hicieron que algunos jugadores acompañaran con palmas y otros filmaran ese momento desde atrás de las ventanas, como fue el caso de Cristian Pavón y Nahitan Nández.

Tres horas antes de que el plantel arribara, los tucumanos ya habían empezado a concentrarse en la zona. Y el amontonamiento hizo que se cortara la avenida Soldati para que la gente también ocupe el bulevar y una de las veredas del Parque, donde se vendían las camisetas de Boca. Además de quienes tienen la pasión azul y oro exclusivamente, también asistieron hinchas de Atlético Tucumán que simpatizan por la entidad de la Ribera, alguien identificado con la camiseta de San Martín de Tucumán (el clásico de Atlético) con ganas de ver a los jugadores xeneizes y hasta un fanático de Independiente que admira a la hinchada de Boca y se acercó para ver al plantel.

Los jugadores se contagiaron del calor de los tucumanos. Así, el equipo de los mellizos Barros Schelotto intentará que el tropezón con River no frene su recorrido tan efectivo rumbo al bicampeonato en la Superliga. Para dejar atrás lo que pasó fue fundamental el apoyo que recibió. Ahora deberá asumir la obligación y devolverles tanto amor brindado.

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.