Persiste el tabaquismo

(0)
18 de marzo de 2018  

Nuevas alarmas se han encendido a partir de las conclusiones de la Conferencia Mundial sobre Tabaco o Salud, que se realizó en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, pocos días atrás. Desde un punto de vista estrictamente económico, el tabaco le cuesta cada año a la economía internacional unos dos billones de dólares, lo que equivale a cerca del 2 por ciento de producto bruto interno (PBI) general, socavando el desarrollo sostenible por la enorme carga sobre la economía mundial, exacerbando la pobreza y perjudicando el ambiente.

La epidemia de tabaquismo representa una de las mayores amenazas para la salud pública que el mundo haya enfrentado alguna vez. Las estadísticas lo confirman. De acuerdo con la sexta edición del informe "El atlas del tabaco", presentado en la conferencia, se estima que en el mundo hay 1100 millones de fumadores y que el consumo de tabaco mata a más de siete millones de personas cada año (5,1 millones de hombres y dos millones de mujeres), y casi 900.000 de esas muertes son por culpa del humo de terceras personas. Casi el 80% de esos decesos se producen en países de bajos y medianos ingresos.

El estudio también hace hincapié en cómo las grandes compañías tabacaleras apuntan deliberadamente a los países menos desarrollados para maximizar sus ganancias aprovechando la falta de regulación y de su capacidad de influir en los gobiernos y sectores de la población vulnerable. Sobre el particular cabe mencionar un fallo de la Justicia de los EE.UU. que impuso, a partir del pasado 26 de noviembre, la obligación a las tabacaleras de publicar anuncios pagos en los principales diarios y en las más importantes cadenas de televisión en horario central, en los que declaran que fumar mata.

En la Argentina, si bien las medidas adoptadas para disminuir el consumo de tabaco han sido efectivas, las cifras de fumadores siguen siendo muy elevadas. Según el último atlas presentado, en el país fuman 6.384.000 personas, 120.000 de las cuales son menores de 14 años. En el último año murieron 47.700 personas a causa del cigarrillo, estimándose que un 15% de ellas no eran consumidoras de tabaco, sino que su muerte fue provocada por el tabaquismo pasivo, según Marta Angueira, médica cardióloga experta en tabaco del Hospital Ramos Mejía.

Refiriéndose a los efectos que produce el tabaco, la doctora Angueira ha señalado "que el cigarrillo no deja órgano ni sistema sin tocar. Desde el cabello hasta la irrigación de todos los órganos. Puede producir cáncer de pulmón, de mama y todo lo que tiene que ver con boca, bronquios, lengua y labios. Además de cualquier tipo de insuficiencia arterial, provoca infartos en piernas, intestinos, corazón y cerebro".

Ya no existen dudas sobre los riesgos del tabaquismo. El tabaco es el único producto que mata a la mitad de las personas que lo usan, aunque sigan las instrucciones de sus fabricantes y a pesar de que es la causa prevenible más común de las muertes. Es de esperar que las políticas implementadas para combatir el consumo de tabaco continúen aplicándose con rigurosidad, ya que solo así será posible enfrentar los sólidos intereses particulares que mueven el negocio del tabaco.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.