0

De los lectores: cartas & mails

0
18 de marzo de 2018  

Carta de la semana

La gran lección de Stephen Hawking

Cuando recibí la noticia de la muerte de Stephen Hawking recordé una frase de mi abuela, que decía: "Las brujas no existen, pero que las hay, las hay". Hawking nació el día en que siglos atrás murió Galileo y falleció el día del nacimiento de Einstein. Quizás en algún lado del cosmos estuviera destinado a tomar la posta de estos grandes científicos. Y me pregunto si mentes brillantes como la de Hawking o el matemático John Forbes Nash (en el cual se inspiró la película A beautiful mind), afectados de enfermedades rápidamente terminales o incapacitantes, a través de su resiliencia y voluntad, pudieron torcer las predicciones médicas bien documentadas con estadísticas sólidas.

¿Puede la fuerza de la voluntad, a través de lo que es conocido como epigenética, cambiar el rumbo de la historia personal de los individuos escrita en los genes? Me gustaría saber la respuesta de los expertos, biólogos, médicos, psicólogos u otros referentes para seguir aprendiendo. En todo caso, y cualquiera sea la razón, tomemos estos ejemplos para superar dificultades y festejar éxitos.

Andrés Scheimberg

DNI 13.080.010

Agradecida por vivir

El 8 de marzo pasado, Día de la Mujer, me puse a pensar en aquellas mujeres de las que nadie habla ni honra en ese día tan especial. Esas que lucharon por la vida de los más indefensos, que salieron más allá de sus derechos para tener un gran acto de amor. Aquellas que a pesar de su situación económica, sus conflictos familiares, enfermedades, motivos de sus embarazos, decidieron darle la oportunidad de vivir a alguien, para que pueda crecer, quizás en otra familia, tener hermanos, la oportunidad de estudiar, de trabajar, enamorarse, disfrutar y ser feliz. Ellas fueron capaces de amar a esa criatura que llevaron en la panza durante nueve meses, cuidaron de su embarazo de la mejor forma que pudieron, pensaron primero en ellos, en su futuro, sin pensar en que sería de ellas. La clave fue el amor que dieron. Algunas se animaron a darlos en adopción. Por más encariñadas que estuvieran, pensaron en el bien del bebé. ¿Matar a alguien que tiene el deseo de vivir? ¿Que no hizo daño a nadie? ¿Por qué? Agradezco a mi madre biológica que dijo sí a la vida. No sé bien en la situación en que se encontraba, pero sí sé que a pesar de todo pensó primero en mí y me dio la oportunidad de vivir. Sé que en esos nueve meses me cuidó como ninguna, y con amor. Se alejó de los prejuicios de dar en adopción y gracias a ella hoy soy feliz. Hoy tengo una familia con tres hermanos, cada uno con una historia diferente, pero lo que nos une es que los cuatro estamos vivos por el sí de esas cuatro mujeres. No sé qué habría sido de mí y de mis hermanos si esa ley hubiese salido unos años antes o si mi madre biológica hubiese priorizado su ser. Me da mucha tristeza lo que opina la sociedad de hoy, que habla de derechos para poder matar a un bebé indefenso. Lo que necesitan esas madres es apoyo, cuidados especiales y acompañamiento para tener a sus bebés, en especial las que fueron violadas. No llevarlas por el camino de matar a su bebé. Sé que es durísimo para ellas, pero tienen que entender que ese ser no es culpable de nada.

Yo no sé mi pasado, si fui producto de una violación o no, solo sé que me cuidaron a pesar de todo y que me amaron. Y aplaudo a esas mujeres que lucharon por la vida.

Rosario Japas

r.japas94@gmail.com

El Papa y la Argentina

A veces analizamos y juzgamos acciones u omisiones del Papa a partir de una lógica egocéntrica y apresurada, que la anula como razonamiento válido. Pensamos que si Francisco no vino en cinco años a la Argentina es que no le importamos; nos ningunea. Creemos, también, que si tuvo varios encuentros con Cristina Kirchner y menos con Macri es kirchnerista y antimacrista (y lo confirmamos con la cantidad de rosarios que repartió a "los detenidos políticos"). Y a lo dicho le sumamos que, porque no vino, terminamos debatiendo la despenalización del aborto. Es decir, para nosotros Francisco reniega de su origen argentino y por su responsabilidad ahí está entronado el amigo Maduro; en Venezuela, es K y antimacrista, un defensor acérrimo de la corrupción y por su culpa y gran culpa, ahora vamos derecho al abortismo. ¿Será?

Señores, seamos coherentes y entendamos que el Papa no es uno más de nosotros y que no le caben las generales de la ley. Él nunca dijo que no quería venir a la Argentina ni que prefería a Cristina antes que a Macri. Busquemos en nosotros la explicación, que seguro a partir de allí cambiaremos y cambiará la realidad.

Guillermo Lasala

DNI 25.537.238

Política de defensa

Es curioso presenciar que ahora, aprovechando un justo reclamo (como el de la gente de Fanazul), hay representantes de la llamada "década ganada" que se quejan porque algunas medidas del actual gobierno no se corresponden con una política nacional de defensa. Me pregunto dónde estaban estos personajes cuando se desmantelaron las Fuerzas Armadas, dejando a la nación en el actual estado de indefensión. No les importó mayormente que la Argentina no tuviera capacidad militar para sostener un conflicto por más de dos horas (!) ni que un destructor se hundiese en una base, posiblemente por falta de mantenimiento, o que el país se quedase sin aviones supersónicos de combate. Y podríamos seguir con las barbaridades cometidas por Garré, Rossi y otros. Todavía quedan también por aclarar los términos de la misteriosa base en Neuquén con la que China se ha instalado en nuestro territorio.

Néstor Zapiola

zapiolan@yahoo.com.ar

La 125

El sábado 10 del actual, LA NACION informó que no pudo hablar con Martín Lousteau sobre la resolución 125, por negativa del exministro, en oportunidad del décimo aniversario de su creación. Recordemos que fue el autor de la citada norma y que nunca explicó las razones por las cuales se debía dar un tratamiento igualitario a un productor afincado cerca del mercado de Rosario y a uno, por ejemplo, ubicado en Orán. Se trataba de forma igual al que estaba en situación desigual, ya que todos sabemos (con excepción del exministro y de sus asesores) el fuerte impacto del flete en la rentabilidad de los productores en la Argentina. Esto, además de otras medidas de su texto que eran confiscatorias.

¿Fue o es consciente de que fomentó la desigualdad? ¿O fue impericia del entonces ministro y de su equipo? Ambas posibilidades son graves. Tal vez por esto no me sorprenda que se haya negado a dialogar con LA NACION.

Juan José Belardo

DNI 5.042.731

Pequeños gestos

Hay pequeños gestos que hacen la diferencia y que deberían estar presentes siempre. Agradecer cuando un conductor nos cede el paso. Disculparnos cuando nos llevamos a alguien por delante. Saludar a las personas cuando se entra en un lugar. Dar indicaciones a alguien que se encuentra perdido. Ceder el asiento en el subte o el colectivo. Ser atento con quienes nos atienden en un bar, comercio o supermercado. Son todas acciones que, por más minúsculas que parezcan, hacen más llevadero el día. Prestémosle atención al otro. Lo que va vuelve, seamos amables desinteresadamente. La caridad arranca de lo pequeño, es contagiosa y crece exponencialmente. Nuestra pequeña acción del día puede mutar hasta convertirse en factor de cambio. Y si queremos ver un cambio cultural en la manera en que los argentinos nos relacionamos con el otro, arranquemos de lo pequeño.

Seamos motores, inspiremos a otros y hagamos que una buena convivencia sea cosa de todos los días.

Consuelo Garzón Maceda

DNI 40.395.874

Inoperancia

Es lamentable el estado de inoperancia en que se encuentran las empresas prestatarias del servicio de energía eléctrica en la ciudad. Yo, como arquitecto y desarrollista, lo sufro en cada emprendimiento que llevo adelante. En particular he tenido un caso en el que, en marzo de 2015, obtuvimos una resolución del ENRE sobre la base de un reclamo promovido por nosotros por la demora de siete meses en la conexión definitiva, en el cual se intimaba a Edesur a realizar la tarea en un plazo de 30 días. Nos conectaron recién a principios de 2017. En avenida Córdoba y Larrea, sin la conexión definitiva, se sufren permanentes cortes de luz. Se puede usar un solo ascensor, se arruina la comida de las heladeras y se debe limitar el uso de luz o de aire acondicionado en los sofocantes días de verano, etc. Ahora, en Rivadavia 1561 (y Montevideo) nos ocurre lo mismo; han pasado varios meses desde que solicitamos la conexión definitiva. El plazo del que disponen supuestamente es de 30 días, pero aún no aparecen ni dan ninguna respuesta concreta.

¿Hasta cuándo vamos a soportar esta inoperancia a costa de nuestro prestigio profesional y del sufrimiento de la gente que ha invertido en el país de buena fe, generando trabajo y actividad en la economía?

Alfredo Joaquín Larguía

DNI 23.454.169

En la red

"Orgullo nacional visitando Latinoamérica. Que Diosla bendiga siemprey cuide de sus tripulantes" - Adriana Rodríguez Argueta

"Esperandoque hayan hecho un buen servicio técnicoa la fragata,les deseo buen viaje. Hasta la vuelta marinos" - Dolores González

"¡Buenos vientos!" -Elsa Catalina Gramauskas

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a:

cartas@lanacion.com.ar o a la dirección:

Av. del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA)

Buenos Aires, Argentina

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.