0

El Papa pidió "perdón" y llamó a la "unidad" y a "defender la vida"

Fue en respuesta al saludo que le habían enviado dirigentes oficialistas y opositores por su quinto aniversario como pontífice; se disculpó ante quienes pudieran sentirse "ofendidos" por sus gestos
Lucrecia Bullrich
0
18 de marzo de 2018  

Horas antes de que el Congreso inicie el debate por la despenalización del aborto y pocos días después de cumplir su quinto año como jefe de la Iglesia Católica, el papa Francisco escribió por primera vez una carta dirigida a los argentinos: pidió "perdón" a quienes "puedan sentirse ofendidos por algunos de sus gestos" y llamó a "defender la vida". La última frase se interpretó como una ratificación de su posición contra el aborto.

"A las argentinas y argentinos que me expresaron su cercanía en el quinto aniversario de mi elección quiero hacerles llegar mi afecto y gratitud", es la primera frase del texto, que ayer se hizo público a través de la cuenta de Twitter de la Conferencia Episcopal Argentina.

La carta, enviada por el Papa al presidente del Episcopado, Oscar Ojea, es una respuesta al mensaje que dirigentes del oficialismo y de la oposición enviaron el martes último a Francisco para saludarlo en el quinto aniversario de su elección como papa. Aquel mensaje buscó superar la "grieta" que desde hace años divide a buena parte de los argentinos y fue celebrado por el Papa en su respuesta, en la que también destacó el saludo que Mauricio Macri le hizo llegar el martes por canales formales.

Fuente: LA NACION

"Me conmueve descubrir que, además del respetuoso saludo de las autoridades, en esa carta se hayan unido personas de diferentes procedencias religiosas, políticas e ideológicas", escribió el Papa. Y completó: "Así se confirma que no es imposible encontrar razones para encontrarse y que 'la unidad es superior al conflicto'".

El mensaje que motivó la réplica del Papa está firmado por Gabriela Michetti, María Eugenia Vidal y Esteban Bullrich; por los kirchneristas Jorge Taiana, Verónica Magario y Eugenio Zaffaroni; por los dirigentes del Frente Renovador Sergio Massa y Felipe Solá, y por los sindicalistas Héctor Daer y Juan Carlos Schmid, entre otros. Ayer, desde el sector que encabeza Juan Grabois, aseguraron que también incluyó las firmas de Hebe de Bonafini y Estela Carlotto.

El Papa acompañó la carta a Ojea para explicarle que lo elegía como destinatario porque no sabía a quién contestar la carta anterior, y le pedía que difundiera su respuesta.

Uno de los pasajes salientes de la carta vaticana fue el pedido de perdón del Papa. "A los que puedan sentirse ofendidos por alguno de mis gestos les pido perdón", escribió el Sumo Pontífice. "Puedo asegurarles que mi intención es hacer el bien y que a esta edad mis intereses ya tienen poco que ver con mi persona. Pero, aunque Dios me confió una tarea tan importante y Él me ayuda, no me liberó de la fragilidad humana. Por eso puedo equivocarme como todos", añadió enseguida.

A lo largo de los cinco párrafos del texto, el Papa evitó cualquier alusión, incluso indirecta, a una eventual visita a la Argentina. Esa posibilidad genera debate y controversia desde que Jorge Bergoglio se mudó a Roma. Están quienes creen que Francisco ya debería haber venido y quienes entienden que evita la Argentina para que su venida no sea utilizada por los sectores políticos vernáculos.

Sin embargo, en la carta no faltan referencias a su condición de argentino. "Ustedes son mi pueblo, el pueblo que me ha formado, me ha preparado y me ha ofrecido al servicio de las personas, (...). Recuerden que el Señor ha llamado a uno de ustedes para llevar un mensaje de fe, de misericordia y de fraternidad a muchos rincones de la tierra", dice Francisco en su mensaje.

"En defensa de la vida"

El Papa evitó aludir directamente al aborto, pero hizo un llamado a que los argentinos "sean canales del bien y la belleza" y "puedan hacer su aporte en defensa de la vida". Incluyó ese pasaje en la antesala del comienzo del debate por la despenalización en la Cámara de Diputados, previsto para pasado mañana.

El vínculo entre el Papa y los gobiernos argentinos, el de Cristina Kirchner primero y el de Mauricio Macri después, ha estado signado por los chispazos. En el último tramo del kirchnerismo, por el giro de la Casa Rosada de la tirantez con Jorge Bergoglio a los elogios y las visitas a Francisco. En las últimas semanas, por la discusión de la despenalización del aborto, promovida por el propio Gobierno y por la difusión de la información de que el Estado destina $130 millones anuales a mantener a los obispos. A lo largo de los últimos cinco años, y con oficialistas y opositores por igual, por el uso político de la figura del Papa.

Los firmantes de la carta que motivó la respuesta de Francisco evitaron ayer pronunciarse. En reserva, varios dijeron a LA NACION que no querían aparecer "aprovechando" la réplica papal.

La reacción oficial corrió por cuenta del canciller Jorge Faurie y el ministro de Justicia, Germán Garavano, que interpretaron las palabras del Papa como un "mensaje de unidad".

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.