0

Los Jaguares dejan pasar las chances y no dan el salto de calidad en el Super Rugby

La derrota ante Reds por 18-7 fue sin atenuantes
La derrota ante Reds por 18-7 fue sin atenuantes Crédito: Rodrigo Néspolo
Alejo Miranda
0
18 de marzo de 2018  

Cómo desaprovechar oportunidades podría ser el título. La oportunidad de capitalizar el envión anímico y rugbístico que había significado la primera victoria una semana atrás, las oportunidades que se presentaron durante el propio partido. Una verdadera obra maestra en la materia. Con todo dado para iniciar una levantada que les permitiera reencauzar la temporada, los Jaguares volvieron al estado anterior y sucumbieron ante Reds.

En un partido en el que jugaron gran parte del segundo tiempo dentro de los 22 metros del rival, fallaron una y otra vez en atravesar el in-goal y perdieron sin atenuantes 18-7 ante la franquicia australiana, en Vélez. Disputados cinco partidos, los Jaguares sumaron la cuarta derrota, justo cuando se avecina la parte más exigente del Súper Rugby 2018.

El triunfo ante Waratahs, por haber sido la primera victoria y por la contundencia con que se consiguió con un arranque de partido espectacular, abría una luz de ilusión de cara a este partido. Reds aparecía como una inmejorable ocasión para reafirmar aquel progreso. Un equipo durísimo, con un puñado de figuras de renombre (Kerevi, Timu, Tupou), pero al que jugando con el nivel de una semana atrás lucía accesible. Sin embargo, el rendimiento de los argentinos estuvo más cercano a la inconsistencia de las tres primeras fechas.

La mejoría en la defensa no alcanzó. La obtención volvió a ser un problema crucial. Y en donde más se dañaron a sí mismos los Jaguares fue en la definición. En las incontables veces que estuvieron en las proximidades del in-goal rival (no menos de siete), siempre se volvieron con las manos vacías. Si no perdían el line-out, hacían knock-on o cometían penal.

El comienzo fue alentador, con un gran try de primera fase tras un scrum (segundo partido consecutivo en que lo hacen), coronado por Bautista Delguy. Reds, que presentó una gran batalla por el lado de los forwards y defendió con fiereza, respondió por la vía del maul (11-7). En la última del primer tiempo, los Jaguares tuvieron un penal que les propició dos chances de anotar, pero primero a Lavanini lo trabaron arriba en el in-goal y luego a González Iglesias le birlaron la pelota a centímetros del try.

Reds comenzó el segundo tiempo también con un gran try de primera fase, esta vez un line de mitad de cancha con quiebre del N°8 Caleb Timu incluido, y desde entonces fue todo de Jaguares. Tuvieron la posibilidad de acercarse sumando de a tres, pero una y otra vez eligieron ir al line-out, una y otra vez se volvieron con las manos vacías. Así hasta la última jugada del partido, cuando con la victoria asegurada los australianos siguieron tackleando y festejaron el triunfo con desahogo.

Mario Ledesma: "Una locura"

En total fueron 26 pérdidas de posesión, la mayoría en campo contrario. "Es una locura", sintetizó Mario Ledesma. "Tuvimos un montón de imprecisiones que en este tipo de partidos no te perdonan. Sin ser brillantes, fueron más sólidos, más clínicos. Por momentos no lográbamos saber qué es lo que estábamos tratando de hacer."

El line-out de los Jaguares merece un párrafo aparte. Llegaron al partido con una efectividad del 77,3% (segundo peor del certamen) y ayer perdieron cinco de 21 (76%), una cifra inaceptable en este nivel. En el primer tiempo los condenó a defender, lo que hicieron con solidez y agresividad (84% de efectividad en el tackle), y en el segundo les restó chances de sumar puntos.

El marcado retroceso respecto del sábado anterior obliga a preguntarse cuál es la realidad de este equipo. El desenlace de ayer deja la sensación de que la clínica performance ante Waratahs fue, sino ilusoria, cuanto menos esporádica. Un rapto de inspiración que en este nivel, donde semana a semana enfrente hay un equipo más poderoso que el anterior, no alcanza para pelear arriba.

Así como ganarle a Waratahs no era el súmmum, tampoco esta derrota es catastrófica. Lo cierto es que el próximo sábado los Jaguares reciben al subcampeón Lions y, tras un fin de semana de descanso, al campeón Crusaders. Enseguida, una extenuante gira de cuatro partidos por Australia y Nueva Zelanda, la de mitad de temporada, que en los dos años anteriores fue la más complicada (siete derrotas en siete partidos). Era una gran oportunidad para llegar en alza. La dejaron pasar. No son tiempos para desaprovechar nada.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.