Bariloche: un hombre quiso prender fuego la municipalidad porque no le renovaron un contrato

Entró al edificio con un bidón de nafta, roció el piso y tiró un encendedor
Entró al edificio con un bidón de nafta, roció el piso y tiró un encendedor Crédito: Captura
(0)
18 de marzo de 2018  • 11:34

El viernes pasado por la tarde, un hombre desató el caos en el edificio central de la Municipalidad de Bariloche , en el Centro Cívico, al tirar nafta en los pisos y luego prenderla fuego con el objetivo de dañar las instalaciones.

De acuerdo con lo publicado por el diario Río Negro, tras el incidente, por el que no hubo heridos aunque sí personas en shock, el agresor, un hombre joven, fue arrestado por la Policía y el edificio, evacuado en su totalidad para evitar inconvenientes.

La primera versión del hecho indica que el hombre ingresó al lugar cerca de las 14, subió al primer piso y en el área de atención de Asesoría Letrada, donde se encuentra un mostrador, agredió verbalmente a dos empleadas. Luego sacó un bidón de nafta, roció el piso de madera y tiró un encendedor, momento en el cual se prendió fuego el piso.

Entonces, el agresor salió del edificio por una ventana y logró esquivar a los agentes. Sin embargo, cuando se topó con el intendente, Gustavo Gennuso, paró para insultarlo y ahí fue arrestado. Mientras tanto, personal de Protección Civil utilizó matafuegos para extinguir el principio de incendio.

Según fuentes del gobierno provincial, el hombre ya había asistido a la comuna para reclamar por un contrato que fue dado de baja. En esa oportunidad, amenazó al personal con un martillo.

Un hecho premeditado

El intendente Gennuso habló tras el episodio y lo calificó de grave: "Fue un hecho gravísimo, no hay que minimizarlo (...) no es para pensar que esto es porque se le niega trabajo, tuvo todas las oportunidades, toda la contención".

Asimismo, destacó que el ataque fue "fue premeditado, no tiene excusa" y explicó que no se trata de un trabajador despedido, sino de un contratada al que no se le renovó el contrato porque su desempeño no había sido satisfactorio.

"Fue realmente escalofriante, no lo queremos volver a repetir. No le demos lugar a la violencia en ningún aspecto", finalizó Gennuso respecto del incidente que está siendo investigado por el fiscal Guillermo Lista.

El comunicado oficial

A raíz del ataque incendiario ocurrido en la Intendencia de la Municipalidad de San Carlos de Bariloche, y ante las versiones que se sucedieron tras el hecho, se informa a la comunidad:

El autor del hecho no fue despedido sino que su contrato no fue renovado cuando finalizó porque su informe de desempeño era negativo. Esto quiere decir que no cumplió con las funciones que tenía que realizar y que tenía un alto nivel de inasistencias.

Cabe aclarar que a mediados del año 2015 esta persona sobrellevó una situación similar cuando se le dio de baja su contrato por causas similares. Ante las apelaciones constantes en las que invocó un supuesto "acto de injusticia", tal como lo hace en este momento, el año pasado se decidió contratarlo por seis meses con la expresa condición de revisar su desempeño.

En resumen, esta persona tuvo dos oportunidades de trabajo en el municipio y, en ambos casos, no hizo uso de las oportunidades que se le brindaron.

No se trata del primer caso violento que protagoniza ya que en otra ocasión encerró a empleados y funcionarios municipales en una oficina, los insultó y golpeó las puertas a su alrededor. En otra oportunidad se presentó en el primer piso de la Intendencia con un martillo en forma amenazadora.

La decisión siempre fue contenerlo emocionalmente. Incluso, para no perjudicarlo, se resolvió no realizar las denuncias penales pertinentes en aquellas ocasiones.

Este viernes (16/03), luego de ser recibido por el Intendente, el joven se retiró del municipio habiendo golpeado con violencia algunas puertas de los despachos municipales. Posterior a esto, cerca de las 15, y tal como consta en los registros de las cámaras de seguridad, llegó hasta la estación de servicio de Moreno y Morales y compró nafta en un bidón.

A su regreso, amenazó a la recepcionista con rociarla con nafta en caso de no abrirle la puerta y, después de golpear todo a su alrededor, logró llegar a la única escalera de acceso.

Ya en el primer piso esta persona arrojó hacia la escalera los sillones de la sala de espera con el fin de bloquearla y desparramó nafta no sólo en la escalera, sino también en el pasillo del primer piso y principalmente frente a la puerta de salida del despacho del Intendente.

Una agente policial que llegó al lugar intentó disuadirlo, pero esta persona prendió fuego un almohadón, y logró que las llamas se expandieran rápidamente por todo el pasillo.

Este hecho impidió que las personas que se encontraban en los despachos tuvieran cualquier posibilidad de salida. A los gritos de "...van a morir todos hijos de puta...", intentó avivar las llamas antes de darse a la fuga.

Se vivieron momentos desesperantes donde varios empleados municipales estuvieron a punto de arrojarse por la ventana del primer piso. Afortunadamente se pudo sofocar el fuego y dar paso a la evacuación de quienes se encontraban en los pisos superiores, envueltos por el humo y en estado de shock.

El edificio municipal tiene dos pisos y gran parte de su construcción es de madera por lo que, si las llamas hubiesen permanecido por algunos segundos más, la tragedia hubiera sido inevitable.

Durante la evacuación, y mientras agentes policiales, personal de protección civil y bomberos hacían su trabajo, se divisó al atacante en la zona aledaña a la biblioteca Sarmiento al grito de "...mueran todos hijos de puta...", y se lo detuvo.

No podemos ser condescendientes con la violencia premeditada, ni naturalizar un ataque de tal magnitud. El viernes pudieron haber muerto más de 30 personas atrapadas por el fuego.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.