Una docente de arte británica ganó el Nobel al mejor maestro del mundo

Andria Zafirakou enseña en la Alperton Community School
Andria Zafirakou enseña en la Alperton Community School Fuente: Archivo
Luciana Vázquez
(0)
18 de marzo de 2018  • 14:01

DUBAI, Emiratos Arabes Unidos.- Una docente de arte de Londres acaba de ganar el Global Teacher Prize (GTP por sus siglas en inglés), considerado como el Nobel al mejor maestro del mundo. Su nombre es Andria Zafirakou y enseña en la Alperton Community School, una escuela de un barrio pobre de la capital británica. Zafirakou se hizo acreedora del millón de dólares que entrega el GTP y que el docente ganador debe destinar a la realización de un proyecto pedagógico.

El nombre de la docente ganadora se dio a conocer pasadas las 19 hs de Dubai, donde se llevó a cabo la ceremonia de cierre del Foro Global de Educación y Habilidades (GESF por sus siglas en inglés), organizado por la Fundación Varkey, una ong con base en Londres dedicada a prestigiar la profesión docente como medio para una educación de calidad.

"Sabemos que los estudiantes que le dedican más tiempo al arte también pueden alcanzar mayores logros en el resto de sus estudios", argumentó Zafirakou en su discurso de aceptación del premio frente a una audiencia de 2mil asistentes en el salón del complejo turístico Atlantis The Palm, frente a las aguas del Golfo Pérsico, entre quienes se destacaba la presencia del ex presidente de Francia Nicolás Sarkozy y del ex vicepresidente de Estados Unidos, Al Gore, que hoy también participaron de la cumbre con sus perspectivas sobre los desafío de la educación. También estuvo presente el jeque de Dubai y vicepresidente de los Emiratos Arabes Unidos, Mohammed bin Rashid.

Una docente de arte británica ganó el Nobel al mejor maestro del mundo

00:26
Video

Por Argentina, estaba presente en el auditorio el actual senador y ex ministro de Educación de la nación, Esteban Bullrich, que estuvo en Dubai acompañado por su esposa María Eugenia Sequeiros.

Pero también el presidente Mauricio Macri encontró un modo de participar de la cumbre: en la ceremonia de cierre del Foro se transmitió un video con la imagen de Macri, presentado como "chairman del G20", además de presidente de Argentina, que subrayó la importancia de la educación y el objetivo de instalar el tema educativo en el próximo G20.

El rol del arte y las humanidades

Sobre el escenario, Zafirakou fue más allá en sus reflexiones sobre la importancia del arte en la educación: "Estoy interesado en algo más importante. El poder del arte para desarrollar todo el potencia. Para mis estudiantes, el arte constituye un santuario, un lugar donde pueden expresarse libremente y conectar con sus identidades".

El barrio de Brent, en Londres, donde desarrolla su trabajo esta maestra británica, representa todo un desafío para un docente. Brent es uno de los barrios más pobres de Londres. Además, es uno de los de mayor diversidad cultural: en sus escuelas, se hablan 149 lenguas distintas. Sus alumnos cuentan con pocas herramientas para integrarse socialmente.

"Tienen vidas duras -describió la docente acerca de sus alumnos-. Muchos de mis alumnos viven en la marginación. Viven hacinados. Quizás no estén bien alimentados porque llegan con sus loncheras vacías. Estos desafíos suenan como salidos de las páginas de una novela, muy ajenos al presente de una Gran Bretaña del siglo XXI".

En ese contexto, Zafirakou, maestra de arte y textiles, se las ingenió para torcer el destino de sus alumnos y crear un curriculum académico y modalidades pedagógicas que conectaran con la compleja realidad de las familias de Brent.

Junto a la maestra de música, creó un coro de música somalí. Propuso prácticas deportivas que respetaran las costumbres conservadoras de algunas de las comunidades. Aprendió las herramientas básicas de las 35 lenguas que se hablan en su escuela, desde gujarati hasta hindi, y reconstruyó los lazos con las familias de los alumnos.

El premio reconoce el compromio de Zafirakou más allá de sus obligaciones como docente, que visita a los alumnos en sus hogares o los acompaña a tomar el colectivo hasta sus hogares.

Como resultado del trabajo de Zafirakou, a pesar del contexto de pobreza de sus alumnos, su escuela logró ubicarse entre las mejor rankeadas del país por sus logros académicos, ganó copas deportivas importantes, obtuvo premios por desempeños en matemática y desarrolló un programa de arte para integrar chicos vulnerables. Obtuvo también el Professional Development Quality Mark Award (PDQM) de Platino, un galardón que sólo diez escuela británicas obtuvieron hasta el momento.

"Muchas veces descreemos del poder que tiene el arte para realmente transformar vidas, particularmente entre las comunidades más pobres -sostuvo la docente ganadora-. Por eso hoy convoco a estudiantes, maestros, celebridades, políticos, hombres y mujeres de negocios, jóvenes artistas, artistas consagrados, a todos aquellos que ocupan posiciones de influencia, a unirse a una campaña para proteger y celebrar las artes"

El premio a una maestra de arte resultó toda una señal en esta cumbre clave en la conversación global sobre educación, donde ministros de Educación de todo el mundo, líderes de organismos internacionales como el Banco Mundial o el BID, empresarios y emprendedores del sector educativo, académicos de renombre y docentes debaten el presente y el futuro de la educación.

La cumbre estuvo dividida entre una visión tecnocrática de la educación, que puso el foco e la inteligencia artificial, la visión de computadora y la realidad aumentada, el galardón terminó destacando el valor y el aporte del arte para lograr aprendizajes y formación relevante en una niñez y adolescencia vulnerable.

En ese sentido, el premio a la maestra de arte y la elección del respetado profesor de historia e historia del arte en la Universidad de Columbia, el británico Simon Schama, como orador principal de la ceremonia inaugural, ayer sábado, aportó al mismo objetivo: destacar el rol central del estudio de las humanidades para la formación de niños y adolescentes con cara a los desafíos del 2030 y el futuro y el fortalecimiento de las democracias.

Sin power point, sin videos ilustrativos, sin corbata, en una exposición elocuente digna de un profesor inspirador de película, Schama subrayó la importancia fundamental del estudio de la historia y de la literatura, fundamentales, según el historiador, para "darle a los chicos y a los adolescentes la capacidad de ponerse en la piel de otros".

Las palabras de Schama, desafiantes por momentos, que hilvanaron conceptos claves de las democracias liberales en un contexto geográfico ajeno a ese sistema, resultaron prueba de toda la potencia de una personalidad formada en base al conocimiento profundo de la historia y las letras.

Maestros como celebrities

Como en las ediciones anteriores, la ceremonia del GTP se inclinó por la espectacularidad hollywoodense. "Su majestad me está mirando, necesito el trofeo". En un paso de comedia planeado con un despliegue digno de la entrega de los Oscar, el maestro de ceremonia, el comediante sudafricano Trevor Noah, tomó su celular en el medio del escenario.

Le hablaba en realidad al campeón mundial de Fórmula 1 Lewis Hamilton, que apareció en un video con la estatuilla en mano subiendo a un descapotable blanco de película y a toda velocidad, bien custodiado por autos de altísima gama hasta, finalmente, llegar al escenario con el trofeo del GTP destinado al ganador.

En línea con el objetivo de la Fundación Varkey, el lujo y la espectacularidad marcan el tono de esta cumbre: según su creador, el multimillonario nacido en India, Sunny Varkey, los maestros deben ser tratado como verdaderas celebridades como una de las estrategias para volver a poner en el mapa a la profesión docente. El premio de un millón de dólares es otra de las estrategias de la Fundación Varkey para destacar el rol de una docencia de calidad.

Zafirakou logró sortear una competencia de la que participaron cerca de 40mil docentes de todo el mundo. Entre los diez maestros que lograron llegar a la final, además de la ganadora, había un colombiano y un brasilero, los dos únicos docentes de América del Sur en llegar a esa instancia del certamen, además de maestros de Estados Unidos, Bélgica Noruega, Turquía, Australia, Sudáfrica y Filipinas.

Dos docentes argentinos llegaron a la semifinal, entre 50 candidatos. Son Germán Soto, docente en la Escuela Técnica Fray Luis Beltrán, en la provincia de Corrientes, y Silvana Carnicero Sanguinetti, profesora de inglés especializada en entornos virtuales de aprendizaje de la Escuela Técnica Número 33, en el barrio de Pompeya en Ciudad de Buenos Aires. Ambos estuvieron en Dubai junto a las semifinalistas argentinas de otras ediciones, las docentes Graciana Goicoechandia, Inés Bulacio y Silvana Corso.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?