El director Terry Gilliam calificó de "turba" al feminismo

El polémico y genial Terry Gilliam
El polémico y genial Terry Gilliam Fuente: AFP
El director criticó al movimiento #MeToo, que denuncia los acosos en Hollywood
Natalia Trzenko
(0)
19 de marzo de 2018  

Pasada la temporada de premios en Hollywood y el impacto que tuvieron en ella las iniciativas #MeToo y Time's Up, que mantuvieron en la agenda pública los casos de abusos, acosos y la desigualdad de género que es norma en las industrias del cine y la televisión, muchos creyeron que la exposición equivalía a cambios definitivos e irreversibles. Sin embargo, en apenas unos días quedó claro que la batalla está lejos de ser ganada y que muchos no están precisamente de acuerdo con la necesidad de modificar las viejas prácticas de Hollywood. Aunque enmascaren su incomodidad con un reclamo de moderación y supuesto sentido común en los reclamos.

Así lo hizo el reconocido cineasta Terry Gilliam en una entrevista con la agencia de noticias AFP desde París, donde está dirigiendo la ópera Benvenuto Cellini y se prepara para participar en el próximo Festival de Cannes.

"Es una locura cómo se están simplificando las cosas. No hay lugar para la inteligencia y la gente parece asustada de decir lo que realmente piensa. Hasya, mi esposa, me dijo que baje la cabeza. Es como si la turba hubiese tomado las riendas. Están ahí afuera cargando las antorchas y dispuestos a incendiar el castillo de Frankenstein", detalló el ex Monty Phyton, que no contento con opinar sobre un tema de manera general decidió puntualizar sobre los casos de acoso de los que se acusa a Harvey Weinstein con el que tuvo una conflictiva relación de trabajo en su película Los hermanos Grimm, de 2005. Aclarando que aunque Weinstein es un "monstruo", las reacciones a las denuncias que lo involucran son exageradas. "Es todo un mundo de víctimas. Creo que a alguna gente le fue muy bien como resultado de esas reuniones con Harvey y otras personas no tanto. Lo que tuvieron éxito sabían lo que hacían. Estamos hablando de adultos, adultos muy ambiciosos. Harvey le abrió la puerta a algunos, ese es el precio a pagar. Hubo gente que lo pagó y otros sufrieron por eso", dijo el director de 12 Monos. Sus declaraciones rápidamente dieron la vuelta al mundo y resultaron en el repudio de muchos integrantes de Hollywood y, especialmente, de la actriz Ellen Barkin, que trabajó con él en el film Pánico y locura en Las Vegas. A través de su cuenta de Twitter, la actriz primero lo calificó como el último hombre que debería criticar al movimiento que está intentando proteger a las mujeres de hombres abusivos y luego agregó: "Mi consejo duramente obtenido: nunca te metas en un ascensor sola con Terry Gilliam".

Claro que esta no era la primera vez que la actriz que ahora protagoniza la serie Animal Kingdom mencionaba a Gilliam en Twitter. Ya en enero, y a propósito de otra entrevista centrada en el director, Barkin había hecho mención al director pidiéndole que se callara, haciendo referencia a "una noche en LA" y siempre con los hashtags #MeToo y #Time's Up.

Claro que aunque se trata del caso más reciente de resistencia al cambio de la industria y la puesta en cuestión de las iniciativas que intentan llevarlo a cabo, lo cierto es que abundan los ejemplos de lo arraigados que están los métodos de acoso, manipulación y desigualdad en Hollywood.

Hace apenas unos días, a la revelación de que Clarie Foy, la protagonista de The Crown, de Netflix, ganaba menos que Matt Smith, el actor que interpretaba al príncipe Felipe se sumó el desafortunado y al mismo tiempo sintomático comentario de una de las responsables de la programación de HBO. En la misma conferencia sobre innovación en la TV -vaya ironía-, llevada a cabo la semana pasada en Jerusalén en la que se conocieron los detalles sobre los salarios de The Crown, Francesca Orsi, de HBO, aseguró que desde el punto de vista del presupuesto con respecto a la segunda temporada de Big Little Lies y el dinero exigido por sus estrellas y productoras Nicole Kidman y Reese Witherspoon, la cadena televisiva no tenía demasiadas opciones y había sufrido "una especie de violación". Por supuesto que rápidamente Orsi pidió disculpas por la desafortunada expresión que había utilizado y reiteró lo orgullosos que están en HBO co n Big Little Lies y lo mucho que les entusiasma la segunda temporada. Aunque, claro, cuesta recordar alguna ficción protagonizada por hombres en la que se haya igualado sus sueldos a una violación.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?