La historia de Jeff Bauman, el "superhéroe real" que sobrevivió el atentado de la maratón de Boston, llega al cine

Jake Gyllenhaal y Tatiana Maslany, en una escena del film que se estrena el jueves
Jake Gyllenhaal y Tatiana Maslany, en una escena del film que se estrena el jueves Crédito: BF
Marcelo Stiletano
(0)
19 de marzo de 2018  

Más fuerte que el destino es la segunda película concebida y realizada a partir del atentado terrorista en la maratón de Boston el 15 de abril de 2013. La primera fue Día del atentado, de Peter Berg, estrenada en la Argentina el 20 de abril del año pasado, cuyo énfasis estaba puesto en el compromiso de la ciudad entera para hallar a los responsables y, al mismo tiempo, revitalizar su temple luego de la tragedia.

A diferencia de ese retrato colectivo, Más fuerte que el destino (que la distribuidora BF estrenará el jueves en nuestro país) se concentra en narrar la experiencia real de una de las víctimas. Jake Gyllenhaal , protagonista y productor (este film es el primer proyecto encarado por su flamante compañía productora, Nine Stories), encarna a Jeff Bauman, hasta allí un anónimo trabajador de un supermercado mayorista y atleta vocacional que perdió las dos piernas al estallar muy cerca de él una de las bombas colocadas cerca de la línea de meta de la carrera por los terroristas chechenos Tamerlán y Dzokhar Tsarnaev, que dejaron un saldo de tres muertos y 264 heridos. El primero fue abatido por la policía cuatro días después del atentado y su hermano Dzokhar, que reconoció su culpabilidad por el hecho, fue condenado a la pena capital en 2015 y aguarda en la cárcel el resultado de su apelación a la sentencia.

Trailer de Más fuerte que el destino

2:25
Video

Bauman estaba en el momento del estallido con un cartel alentando a su novia, Erin Hurley, que participaba de la carrera. La foto de Bauman herido y trasladado a toda velocidad en una silla de ruedas por un enfermero y un hombre con sombrero de cowboy que logró salvarlo (luego se supo que se llamaba Carlos Arredondo, costarricense de origen, que perdió a dos de sus hijos en la guerra de Irak) recorrió el mundo casi como símbolo del cruento atentado.

Gyllenhaal y el director David Gordon Green se inspiraron en el libro autobiográfico escrito por Bauman para contar en Más fuerte que el destino todos los hechos que afronta el protagonista luego del instante que cambió su vida, el vínculo con su familia y la historia de amor que vivió con Erin ( Tatiana Maslany ), de la que nació su hija Nora y que concluyó con una separación en febrero último.

A fines de septiembre de 2017, Más fuerte que el destino tuvo su estreno mundial en el Festival de Cine de Toronto. Allí, un pequeño grupo de medios internacionales (entre ellos LA NACION) charló con Gyllenhaal y Bauman, quien ya podía caminar apoyado en sendas prótesis de última generación, especialmente hechas para él.

Jake Gyllenhaa junto a Jeff Bauman, a quien interpreta en el film
Jake Gyllenhaa junto a Jeff Bauman, a quien interpreta en el film

Por entonces, en vísperas del estreno de la película, sonaba muy fuerte el nombre de Gyllenhaal entre los primeros candidatos potenciales al Oscar como mejor actor, un escenario que siempre se plantea con el Festival de Toronto como disparador. Pero esa temprana expectativa no tardó en diluirse pese a los casi unánimes elogios que recibió la actuación de Gyllenhaal durante toda la muestra en la ciudad canadiense.

Más que un lugar entre eventuales nominados, a Gyllenhaal le preocupaba en aquel momento dejar en claro lo difícil que resultó el proyecto y sus dudas respecto de cómo sería recibido. "Había un riesgo muy grande en la historia que elegimos -comentó- por dos razones. Primero, porque, como verán, salta todo el tiempo entre el humor y las escenas durísimas que enfrenta Jeff luego de perder las piernas. Imaginábamos desde el principio que un planteo de ese tipo podría provocar algún desconcierto. Pero estábamos dispuestos a correr ese riesgo. Y segundo, porque el atentado de Boston todavía está muy fresco en nuestra memoria. Esa sensación de inmediatez puede resultar ardua y difícil para algunos. Pero la historia de Jeff va más allá de todo eso. Es una prueba invalorable de que es posible superarse y mejorar luego de atravesar situaciones de tanto dolor".

Gyllenhaal se ríe cuando le dicen que el nuevo hecho de ser productor seguramente le permitió tener un mayor control de todo el proceso de producción. "Lamentablemente eso no ocurrió. Hay un maravilloso equívoco alrededor de todo esto, que pude comprobar por fin en persona. Hacer una película y verla desde este nuevo lugar fue para mí como vivir en el lejano oeste. Hay que darles el crédito a los que trabajan, hay que confiar y creer desde el primer día en todas las personas que elegiste, hay que luchar por algo o por alguien cuando nadie te escucha y, sobre todo, hay que creer en algo que en el fondo no parece interesarle a nadie. Al final uno vuelve a las sombras cuando todo está terminado y no hay tiempo ni fuerzas para reclamar el crédito de lo que se hizo".

Jake Gyllenhaal, Miranda Richardson y Tatiana Maslany en Más fuerte que el destino
Jake Gyllenhaal, Miranda Richardson y Tatiana Maslany en Más fuerte que el destino

Venciendo una imaginable timidez, Bauman explicó ante una pregunta de LA NACION que su papel fue activo y constante durante la producción. "Estuve allí casi todo el tiempo y muy integrado al equipo. Mi trabajo principal consistía en contestar las preguntas que Jake me hacía todo el tiempo. Qué pasaba en determinado momento, cómo reaccionaba frente a alguna situación, qué clase de relación tenía con esta o con otra persona. No fue traumática la experiencia, todo lo contrario. Haberla vivido después de todo lo que me pasó me hizo sentir una persona extraordinariamente afortunada", describió.

El protagonista de Secreto en la montaña y Primicia mortal agregó que todo ese proceso de construcción del personaje y todas las preguntas que le hacía a Bauman antes de cada toma tuvieron un incómodo punto de partida. "Al principio estaba muy intimidado por la situación -admitió-. Estaba más nervioso que en cualquier otro momento de mi carrera, porque si bien me tocó atravesar en ella todo tipo de personificaciones, nada podía acercarse a la experiencia real que le tocó vivir a Jeff. Para mi sorpresa, después de encontrarme con él por primera vez descubrí que los dos teníamos un sentido del humor muy parecido. Eso me tranquilizó".

También dijo haber encontrado en Más fuerte que el destino un lugar que muchos de sus fans imaginaban de otra manera. "Durante toda mi carrera los periodistas que me entrevistaron y la gente con la que me encontraba me decía que había escuchado rumores acerca de mi participación en alguna película de superhéroes o que algo así estaba muy cerca, al caer. Lo que siento con esta película es que por fin esa posibilidad pudo concretarse", reconoció.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.