0

Sin aliento, Del Potro reescribe el tenis de 2018 y dispara los sueños

Sebastián Fest
Sebastián Fest LA NACION
0
18 de marzo de 2018  • 19:58

Sin aliento tras una final con todo lo que se le puede pedir al tenis, las preguntas se atropellan. ¿Y si 2018 no es lo que se esperaba? ¿Y si el año no sólo se trata del Mundial y Lionel Messi? ¿Y si la lucha por el número uno del mundo une a Roger Federer con. Juan Martín del Potro?

Son preguntas con respuesta abierta, pero de ninguna manera una locura tras el emotivo título de Del Potro hoy en Indian Wells, el primero suyo en la categoría Masters 1000, quince días después del de Acapulco. Dos torneos y 1.500 puntos para saltar a la sexta posición del ranking mundial, una más que interesante atalaya para ver qué lo separa del mejor tenista de todos los todos los tiempos, firme dueño hoy de la máxima posición del ranking mundial.

Y lo que el Del Potro triunfante en el desierto californiano ve desde esa atalaya tiene que ser, a la fuerza, enormemente motivador para alguien que atravesó durísimos momentos en su vida de tenista. Ve por delante de él a tres grandes jugadores, pero no mucho más que eso.

En el quinto puesto se ubica Alexander Zverev, en el cuarto, Grigor Dimitrov, y en el tercero, Marin Cilic. Ninguno de ellos tiene más pergaminos que el argentino, y visto lo que han hecho hasta ahora con sus carreras, ninguno de ellos tiene hoy razones para soñar más fuerte que él, que además los tiene a tiro en términos de diferencia de puntos. Si el campeón del US Open 2009 mantiene el nivel de tenis y éxitos de estas últimas semanas, pronto estará instalado en la tercera posición del ranking mundial, un escalón inédito en su carrera, en la que nunca fue más allá del cuarto puesto.

Ya en esa atalaya del tercer escalón, Del Potro vería también bien de cerca a la gran incógnita del circuito hoy, Rafael Nadal. Este fin de semana, mientras Federer y Del Potro se abrían paso a codazos hacia la final en Indian Wells, Nadal aparecía en fotos en Manacor junto a sus amigos y enormes fuentes de paella. La pregunta de cuándo volverá el español tras su enésima lesión es superada en importancia por el cómo volverá. ¿Tendrá el físico, el tenis y la confianza para retomar el duopolio que instauró en modo flashback junto a Federer en 2017? La respuesta, por el momento, es que se tomará todo con mucha calma, porque la lesión es seria. No jugará en Miami y no está claro cuándo regresará al circuito.

Por eso es que, hoy, lo que importa sobre todo es el ánimo de Del Potro. De un buen ánimo se deriva un gran tenis, y en el caso de Del Potro un gran tenis es mucho, pero mucho tenis. Al fin y al cabo, cuenta con un don único: es tan bueno como él mismo se proponga serlo. Muy pocos pueden decir eso.

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.