Trump dispara con todo contra el fiscal que lo investiga en el Rusiagate

El presidente estadounidense arremetió contra Mueller en mensajes de Twitter
El presidente estadounidense arremetió contra Mueller en mensajes de Twitter Fuente: AP - Crédito: Evan Vucci
La oposición demócrata teme que el magnate haya decidido echar a Robert Mueller y exige a los republicanos que lo protejan
Rafael Mathus Ruiz
(0)
19 de marzo de 2018  

WASHINGTON. Donald Trump desplegó una feroz ofensiva contra la investigación del fiscal especial, Robert Mueller, por el escándalo del Rusiagate y la cúpula del FBI, días después de que se supo que los negocios de su imperio corporativo, la Organización Trump, en Rusia habían caído dentro de la pesquisa federal.

En otra furiosa seguidilla de mensajes en Twitter durante el fin de semana, Trump dijo que la investigación de Mueller -a la que atribuyó estar manchada de un sesgo a favor de los demócratas- "nunca debería haber sido iniciada", y uno de sus abogados, John Dowd, dijo que esperaba que el Departamento de Justicia "ponga fin" pronto a todo esfuerzo por dilucidar hasta dónde llegó la mano del presidente ruso, Vladimir Putin , durante la última campaña presidencial.

La ofensiva oficial generó alarma en demócratas y republicanos, muchos de los cuales salieron a blindar a Mueller en medio de temores de que Trump decida echarlo. El viernes el fiscal general, Jeff Sessions, quien mantiene una relación tirante con Trump, echó al número dos del FBI, Andrew McCabe, en una escandalosa decisión ejecutada horas antes de que McCabe pudiera acceder a su pensión tras más de dos décadas de servicio público. Trump celebró el despido y cargó contra McCabe, quien se convertirá casi con certeza en testigo del Congreso y de Mueller.

"La investigación de Mueller nunca debió haberse iniciado, en el sentido de que no hubo colusión y no hubo delito", dijo Trump, el sábado por la noche, en "¡CACERÍA DE BRUJAS!", cerró. Fue la primera vez que Trump utilizó el nombre de Mueller en Twitter.

Una y otra vez, el presidente insistió en lo mismo, y afirmó, de manera errónea, que la investigación que tortura su presidencia fue abierta por el infame dossier escrito por un exespía británico sobre sus vínculos con Rusia. (La pesquisa comenzó, en realidad, porque George Papadopoulos, exasesor de Trump, le dijo a un diplomático durante una noche de copas en Londres, en mayo de 2016, que Rusia tenía "mugre" sobre Hillary Clinton.)

Además de tergiversar el motivo que disparó la investigación por el Rusiagate, Trump omitió que Mueller ya ha presentado cargos contra 13 ciudadanos rusos y tres organizaciones, incluida Internet Research Agency, conocida como la "fábrica de trolls", y que su primer asesor de Seguridad Nacional, Michael Flynn, se declaró culpable de mentirle al FBI tras ser acusado por el fiscal y ahora aguarda su sentencia.

La ofensiva oficial contra Mueller, a quien, según trascendió, Trump quiso despedir el año anterior, envolvió a Washington otra vez en una atmósfera nixoniana que causó espanto en varios legisladores, republicanos y demócratas, en el Capitolio. Sin embargo, la cúpula republicana, el senador Mitch McConnell y el líder de la Cámara baja, Paul Ryan, optó por el silencio.

"Si intenta echar a Mueller, será el principio del fin de su presidencia", advirtió ayer Lindsey Graham, influyente senador republicano.

Desde la oposición demócrata, por su parte, exigieron que los republicanos brinden garantías de que el presidente no cruzará la "línea roja".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.