Una mirada plural a temas polémicos de la historia argentina reciente

Se inicia mañana un ciclo de ocho encuentros con especialistas, organizado por el Club del Progreso
(0)
19 de marzo de 2018  

Serán ocho encuentros en los que se procurará revisar, desde distintas perspectivas, hechos y temas controvertidos de la historia argentina reciente. Un ciclo de charlas coordinado por el historiador Luis Alberto Romero es la nueva propuesta del Club del Progreso, con la cual se busca contribuir a una discusión saludable sobre el pasado.

"Nuestro país padece los efectos nocivos de una memoria social del pasado traumática, que ha llegado a ser hegemónica. Es necesario estimular la construcción de otra, abierta y plural, acorde con la democracia que muchos aspiramos a consolidar", afirma Romero. Y agrega: "Hoy predomina una versión de la historia argentina fuertemente ideológica, a menudo basada en hechos tergiversados o falsos, que tiene un efecto negativo en nuestras discusiones sobre el presente y el futuro".

El ciclo "Temas polémicos de la historia argentina" será moderado por Eduardo Zimmermann y Eduardo Lazzari. Se hará un encuentro por mes y en cada uno de ellos se abordará un tema desde distintos planos de lectura y según las controversias fijadas en la memoria común.

En cada una de esas reuniones se discutirá un hecho controvertido. Participarán cada vez dos reconocidos especialistas, quienes expondrán diferentes perspectivas del tema, y propondrán una discusión que buscará ser serena y argumentada. El moderador presentará el tema y propondrá algunas conclusiones.

"Se tratará de mostrar la complejidad de las cuestiones y la existencia de las diversas perspectivas, todas válidas, razonables y útiles, sobre las que se puede construir un diálogo fructífero", anticipó Romero a LA NACION.

El programa completo

Todos los encuentros tendrán lugar, a las 13, en la sede del Club del Progreso, Sarmiento 1334, con ingreso gratuito. En el primero de ellos, mañana, Hilda Sabato e Ingrid de Jong abordarán "La Conquista del Desierto: el Estado y los pueblos aborígenes".

El segundo será el 24 de abril y tratará sobre "La guerra con el Paraguay, ¿por qué y para qué?", con la participación de Eduardo Míguez y Miguel Ángel de Marco.

Seguirán luego, el 29 de mayo, "Buenos Aires, las provincias y el Estado nacional, ¿federalismo o centralismo?", con Gustavo Paz y Fernando Rocchi; el 26 de junio, "Gran Bretaña y la Argentina, ¿imperialismo o beneficio mutuo?", con Roberto Cortés Conde; el 31 de julio, "La década de 1930, ¿fue infame?", con Pablo Gerchunoff y Luciano di Privitellio; el 28 de agosto, "El peronismo y la democracia, ¿contradicción en los términos?", con Juan Carlos Torre y Enrique Peruzotti; el 25 de septiembre, "Golpes militares: ¿quiénes fueron los responsables?", con Rosendo Fraga, y el 30 de octubre, como cierre del ciclo, "La violencia política de los años setenta, ¿por qué se produjo?", con Sergio Bufano y Luis Alberto Romero.

La serie de encuentros forma parte de un proyecto muy ambicioso del Club del Progreso, cuyo propósito, señala Romero, es "mejorar la cultura histórica media, mostrar la importancia de la comprensión de un pasado que es distinto del presente y, sobre todo, mostrar que sobre el pasado es posible un diálogo plural y democrático".

Para el historiador, "los constructores de memorias históricas son, en principio, los historiadores de profesión, con las reglas y criterios propios de su oficio, pero todos sabemos que su influencia social es hoy menor que la de un novelista, un periodista de investigación, el guionista de una serie televisiva de éxito o uno de los llamados divulgadores, que conocen mucho de cómo vender libros, pero poco de la disciplina histórica".

Las disertaciones están dirigidas a personas con interés en la historia argentina "dispuestas a enterarse de maneras diferentes de pensar sobre el pasado". Los videos de las charlas quedarán disponibles y podrían ser un instrumento para los docentes de historia de cualquier punto del país.

Para Romero, la misma historia del Club del Progreso es notable. Se fundó en 1852, inmediatamente después de la batalla de Caseros, y durante varias décadas fue uno de los centros de los debates políticos de la ciudad, y hasta aparece en La gran aldea, de Lucio V. López. Con altibajos, ha mantenido esa tradición hasta hoy.

Cuenta Romero que cuando concurrió a la primera reunión para organizar este ciclo de charlas leyó una placa de bronce con la declaración de propósitos fundadora.

"Tuve la enorme sorpresa de descubrir, dicha allí, exactamente la idea de proyecto: desenvolver el espíritu de asociación... uniformando en lo posible las posiciones políticas por medio de la discusión deliberada y mancomunar los esfuerzos de todos hacia el progreso moral y material del país".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.