Le robaron la camioneta, lo atropellaron al huir y murió

El hecho ocurrió anteanoche; vecinos de la víctima se quejaron por las demoras en la atención y por la falta de prevención
(0)
19 de marzo de 2018  

Un hombre de 64 años murió atropellado por los delincuentes que le acababan de robar la camioneta delante de su casa del barrio porteño de Barracas.

Fuentes policiales informaron a la agencia de noticias Télam que el hecho ocurrió anteanoche, a las 20, en Alvarado 2770, a metros de la sede del club Sportivo Pereyra. Leopoldo Domingo Mercuri guardaba su camioneta Jeep en un garaje que alquilaba frente a su casa, cuando tres delincuentes que se movilizaban en un auto de color rojo lo amenazaron con fines de robo. Al menos uno de ellos se subió a la camioneta de la víctima y, al escapar, arrolló a Mercuri.

Según las fuentes consultadas, la víctima murió minutos después como consecuencia de las lesiones sufridas. Su camioneta apareció en inmediaciones de la villa Zavaleta.

"Los testigos dijeron que lo encañonaron dentro del garaje, le sacaron la camioneta y salieron, pero lo llevaron por delante, lo pasaron por arriba", relató al canal de noticias Crónica TV la dueña de la cochera que alquilaba la víctima.

La mujer dijo que ella se encontraba todavía dentro de su casa, en la que funciona el garaje, cuando otros vecinos del barrio fueron a avisarle que su "inquilino" estaba tirado en la calle.

"Aparentemente fue una muerte instantánea, pero quiero destacar que llamamos a la ambulancia, a la comisaría y al 911, pero nadie apareció hasta pasados 30 minutos; estábamos todos desesperados", contó la mujer, que agregó: "Llegaron 10 o 15 patrulleros y un vecino enardecido les gritó que fueran a perseguir a los chorros".

La vecina añadió que un "doctor" del barrio "trató de reanimarlo y no pudo", y que le dio la "noticia de la muerte" a la esposa de la víctima.

"Está todo el barrio angustiado, era una persona correctísima, querida por todos los vecinos; no nos queríamos ir hasta que se llevaran al cuerpo, eso pasó a las 2 de la mañana", afirmó.

Un jubilado del barrio contó que Mercuri era abuelo, trabajaba en la "municipalidad" (el gobierno porteño) y vivió toda su vida en la misma casa donde nació. En su opinión, los ladrones "estudiaron" a la víctima, que hacía "un mes y medio que había cambiado la camioneta". "Estaba chocho como cualquiera que cambia el auto, haciendo planes para el futuro", señaló el vecino, que consideró "una vergüenza" que "el cuerpo estuvo tirado ahí seis horas", con "la mujer mirándolo en medio de la calle".

"Hay que esperar a que el motoquero de turno nos robe; cada vez va peor, ¿se puede vivir así?", se quejó el jubilado, quien contó que a él le robaron el auto en la calle Perdriel, "a punta de pistola".

Sobre el hecho, el vecino estimó que Mercuri "se habrá cruzado para volver para su casa"; agregó que no cree, "por cómo lo conocía", que se hubiera "puesto adelante" para evitar que se llevaran el vehículo.

Por último, criticó que durante el día se ven patrulleros en el barrio donde, según él, ya asaltaron en varias oportunidades un mercado, pero a "la noche los sacan", cuando es "la hora más insegura".

Antecedente

Un caso de similares características ocurrió el 16 de mayo de 2015 con el vigilador privado Jorge Fernández, de 77 años, en la localidad de Victoria, partido de Pilar. Este hecho sucedió cerca de las 22, cuando Fernández salió de su casa para ir al trabajo y subió a su Renault 9, que estaba estacionado junto al cordón de la vereda.

En ese momento, dos delincuentes que vestían ropa de color azul, como la de los operarios industriales, lo interceptaron con fines de robo. Los asaltantes ascendieron al vehículo, ante lo cual el vigilador se colocó detrás para evitar que se lo llevaran. Sin embargo, lo embistieron y murió en el acto.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios