Scocco, a lo Benjamin Button: es el arma vital de River en su mejor temporada de los últimos años

Scocco lleva 21 goles en 32 partidos en River, su mejor temporada de los últimos cinco años
Scocco lleva 21 goles en 32 partidos en River, su mejor temporada de los últimos cinco años Fuente: FotoBAIRES
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
19 de marzo de 2018  • 08:42

Ignacio Scocco es Benjamin Button. Los años pasan en el calendario, pero no debilitan al delantero de River . Todo lo contrario: lo hacen más fuerte. A poco más de dos meses de cumplir 33 años, se lo ve rejuvenecido, disfrutando un presente único y siendo el arma de ataque más certera del equipo, aunque hoy le toque entrar desde el banco y solo pueda mostrar sus municiones en un corto período de tiempo. Poco le importa, ya que el miércoles pasado ante Boca, en la Supercopa Argentina, entró a los 22 minutos del segundo tiempo y a los 24 marcó el 2-0, y ayer, frente a Belgrano en el Monumental por la fecha 20 de la Superliga , se despachó con un doblete en sus 25 minutos en cancha.

River le ganó a Belgrano en el Monumental

4:55
Video

Button es el personaje de un relato del escritor estadounidense Francis Scott Fitzgerald, que luego fue protagonizado en el cine por Brad Pitt en la película "El Curioso caso de Benjamin Button", dirigida por David Fincher. Se trata de un hombre que nació con el cuerpo de un anciano de 80 años y que con el paso del tiempo rejuveneció. Hoy, Scocco puede ponerse por un instante en la piel del protagonista: acumula 21 goles en 32 partidos en River y atraviesa su mejor momento de los últimos cinco años.

Entre las temporadas 2013/14, 2014/15, 2015/16 y 2016/17, el oriundo de Hughes, Santa Fe, consiguió 31 goles en 108 partidos durante sus etapas en Internacional de Brasil (cuatro goles en 21 partidos), Sunderland de Inglaterra (sin marcar en ocho juegos) y Newell's (27 tantos en 79 encuentros). Previamente, en la 2012/13, había logrado la mejor de su carrera: consiguió 30 festejos en 46 partidos entre el Torneo Inicial 2012, Torneo Final 2013 (fue campeón) y la Copa Libertadores 2013 (fue semifinalista).

Tras sus dos goles de ayer ante Belgrano, el atacante volvió a ratificar que es la principal carta de peligro de River en el área rival y le genera una fuerte incógnita al entrenador Marcelo Gallardo , quien en los últimos partidos eligió a la dupla Mora-Pratto y relegó a Nacho al banco de suplentes. En su momento, el propio Scocco explicó que sus compañeros de ataque estaban en mejores condiciones y que él "no tenía el nivel que quería", por lo que no lo había sorprendido la decisión del DT de sacarlo del once titular. Hoy, ¿debe ser suplente? Por pasado reciente y actualidad, su regreso al once inicial parece inminente.

"No es meter presión, lo tomo para agarrar confianza en lo personal y estar listo para cuando el entrenador necesite que esté los 90 minutos. No sé si esperaba arrancar desde el banco, pero sé que River te exige partido tras partido, que hay grandes jugadores y que el puesto lo ocupan dos delanteros. Estoy tranquilo y preparado. Desde el momento que me tocó estar en el banco, apunté a agarrar confianza de vuelta y tratar de responder cuando el técnico lo requería. La idea es aportar en lo que me toque", dice Scocco, quien en 2018 lleva seis tantos en 10 juegos (cinco como titular).

"Somos profesionales y nos adaptamos, tratamos de aportar siempre. Hoy me toca entrar desde afuera y siento que los minutos que tengo debo aprovecharlos para marcar un gol o ayudar de mitad de cancha para adelante para que el equipo gane. Después, la confianza la dan los goles para mejorar en lo personal y lo colectivo. Yo me adapto a lo que pretende el técnico y estoy de acuerdo en cumplir lo que sea necesario", agrega el atacante, que el 29 de mayo cumplirá 33 años.

Scocco lleva nueve gritos en la Superliga y está a dos del goleador del torneo, Sebastián Ribas, de Patronato. Su última vez como titular fue ante Chacarita, en el empate 1-1 de la fecha 18. Esta semana, ante Patronato, Boca y Belgrano debió comenzar desde afuera, y siempre ingresó: en Paraná lo hizo por Quintero a los 24 minutos del segundo tiempo, en Mendoza por la Supercopa entró por Pratto a los 22 del complemento y ayer en reemplazo de Mora a los 25.

Yo me adapto a lo que pretende el técnico y estoy de acuerdo en cumplir lo que sea necesario. Y no me conformo con el gol a Boca, quiero seguir dándoles alegrías a los hinchas
Ignacio Scocco

El primer partido que vio desde el banco fue el empate 2-2 con Godoy Cruz del 18 de febrero, debido a un dolor en la espalda que le impidió trabajar con normalidad durante la semana previa. Luego, fue titular ante Vélez, suplente con Flamengo y titular con Chacarita, antes de la última seguidilla con tres encuentros ingresando desde el banco. Ahora, con tres goles esenciales, volvió a ponerse a tiro.

"El partido con Boca era el que esperábamos todos y lo queríamos ganar, nos dio la confianza necesaria para mejorar. En lo personal, no me conformo con el gol a Boca, sé que suma porque es en un clásico y en una final. Pero yo quiero seguir dándoles alegrías a los hinchas y seguir rindiendo dentro del campo. Hace poco tiempo que estoy en el club y siempre dije que el reconocimiento de la gente quería ganármelo adentro de la cancha. Estoy muy agradecido por como me trataron desde el principio y espero poder seguir dándole alegrías", explica Scocco.

Scocco lleva seis goles en 10 partidos en 2018, de los cuales fue titular en cinco. En su primera temporada en River, acumula 21 tantos en 32 encuentros.

Tan solo dos pequeñas malas rachas tuvo Nacho desde su llegada en julio de 2017 por 3 millones de dólares desde Newell's. A fines del año pasado, estuvo cinco juegos sin marcar (Boca, Deportivo Morón, Independiente, Unión y Newell's), y este año no pudo hacerlo en cuatro en fila (Lanús, Godoy Cruz, Vélez y Flamengo).

¿Cómo ve el presente del equipo? "Los partidos anteriores, si bien no encontrábamos el funcionamiento que queríamos, ningún equipo hizo méritos para que perdamos tantos partidos. Por ahí tenían dos o tres situaciones, de contra, y lo perdíamos. La confianza se empezó a ganar agrupándonos, jugando todos a lo mismo y marcando diferencia al convertir, como hoy desde los primeros minutos para manejar el partido", analiza el santafecino, y sabe que aún queda mucho por hacer. "Estamos lejos del techo. Se ganó pero hay mucho por mejorar. Debemos mantener una regularidad en el juego y los triunfos. Eso va a ser que nos acerquemos a los puestos de Copa".

Hoy, Scocco debe esperar desde el banco. Pero más que nadie sabe cómo aprovechar el tiempo cuando le toca entrar. A fuerza de goles, y en su mejor temporada de los últimos cinco años, pone en aprietos a Gallardo. Y eso, en River, es un motivo para celebrar. Ayer, la gente coreó su nombre y dejó en claro que lo quiere como titular.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.