Las trabas de Trump al comercio dominaron el debate entre los ministros del G-20

Dujovne pidió que el país sea exceptuado de los aranceles al aluminio y al acero; representantes de Alemania y Japón defendieron "el libre comercio" como sistema; también se habló de la suba de tasas
Dujovne pidió que el país sea exceptuado de los aranceles al aluminio y al acero; representantes de Alemania y Japón defendieron "el libre comercio" como sistema; también se habló de la suba de tasas Fuente: LA NACION
Francisco Jueguen
(0)
19 de marzo de 2018  • 14:08

Donald Trump volvió a ser el eje de las polémicas. En la primera reunión ministerial del G-20 que se realiza en Buenos Aires, el presidente de Estados Unidos y su política económica monopolizaron la discusión de los 20 países más importantes del mundo. El nuevo escenario de aumento de tasas en ese país -que implica un incremento del costo del financiamiento para el resto del mundo- y el renovado proteccionismo comercial que promueve Trump desde su llegada a la Casa Blanca -proceso encarnado en los aranceles que impuso a la importación de acero y aluminio, que golpean a la Argentina, entre otros países- fueron ayer el centro del debate en el principal plenario realizado en el Centro de Exposiciones de la Ciudad (CEC).

El Gobierno no desaprovechó esa discusión global. El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, mantuvo una reunión bilateral con el secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin. Allí Dujovne reiteró el pedido para que el país quede exento de los aranceles que Estados Unidos impondrá a la compra de acero y aluminio. Esos aranceles impactarían en las importaciones de las firmas argentinas Tenaris y Aluar.

"Dujovne le reclamó el pedido de eximir a la Argentina de las nuevas tarifas del acero y el aluminio", contó un funcionario de Hacienda que participó de la charla. Días atrás, el presidente Mauricio Macri había llamado a Trump para reclamar lo mismo. La importación de acero argentino representa solo el 0,6% de las importaciones totales de ese producto por parte de Estados Unidos. El aluminio, un 2,3%. La respuesta de la delegación estadounidense no fue contundente. "Dijeron que lo están considerando", contaron. Pero "se reafirmó la estrecha relación existente entre ambos países y el beneplácito de que se está haciendo un buen trabajo en conjunto", agregaron.

La preocupación por las trabas al comercio alcanza a otros países. "Estoy seriamente preocupado de que la base de nuestra prosperidad, el libre comercio, está siendo puesta en riesgo", dijo el ministro de Finanzas de Alemania, Olaf Scholz, al diario Bild, según citó Reuters.

Nicolás Dujovne y el secretario del Tesoro estadounidense, Steve Mnuchin
Nicolás Dujovne y el secretario del Tesoro estadounidense, Steve Mnuchin

Otros participantes de la reunión compartieron la preocupación de Alemania. "Hay un sólido entendimiento en la comunidad global de que el libre comercio es importante", dijo el presidente del Banco Central de Japón, Haruhiko Kuroda.

Pero Mnuchin puso énfasis en el "libre comercio con términos recíprocos" de Donald Trump. "La expectativa está en que Estados Unidos subordine completamente sus intereses nacionales para que el sistema de libre comercio funcione, eso no lo podemos aceptar. Creemos en un comercio libre con términos recíprocos que lleven a una relación comercial más balanceada", dijo un funcionario de Estados Unidos.

La aplicación de los aranceles afectaría las 200.000 toneladas de tubos de acero sin costura para el sector petrolero que Tenaris vende en Estados Unidos. Además golpeará las ventas de aluminio de Aluar, que el año pasado vendió a ese país productos por US$500 millones.

Sin alusiones directas, el primer bloque de la reunión ministerial, llamado "Global Economy and Framework", fue donde se manifestó la preocupación por el "riesgo" del renovado proteccionismo. "La economía mundial está creciendo, pero hay algunos riesgos", relató una fuente del Gobierno.

En ese espacio se trabajaron los riesgos de la "normalización de las políticas monetarias", que lleva adelante fundamentalmente Estados Unidos. Básicamente, el país que conduce Trump advirtió a comienzos de año que, al menos, subirá sus tasas de interés en tres oportunidades durante 2018, lo que incrementará los costos de financiamiento y la disponibilidad de liquidez en los mercados emergentes, entre ellos la Argentina. "Venimos de años de tasas de interés bajas. Esas condiciones desaparecieron", explicaron.

Por otro lado, según confiaron las fuentes, otro debate que se expandió entre las comitivas visitantes fue el temor de que "los países se vuelvan más cerrados en general". La idea que impulsa la administración Macri es que la apertura comercial beneficia a todos. "Con eso coincide tradicionalmente el G-20", afirmaron. La única potencia que parece ir en sentido contrario es Estados Unidos.

Por otro lado, se ratificó que es fundamental resolver los problemas comerciales adentro del sistema global, lo que fue entendido como una crítica a las nuevas tarifas al acero y al aluminio justificadas por el gobierno norteamericano como una decisión basada en la "seguridad nacional".

Ayer, antes de participar del agasajo a sus invitados con un partido de polo y un asado en Palermo, Dujovne se reunió además con el nuevo ministro de Economía español, Román Escolano. Hoy recibirá a sus pares de Corea del Sur, Holanda y Turquía. Pero el encuentro clave será con Bruno Le Maire, ministro de Economía de Francia. Será una renovada oportunidad para tratar de ablandar la resistencia gala a un acuerdo de libre comercio entre el Mercosur y la Unión Europea, proceso inverso al que empuja Trump y en el que -se esperanzan en Hacienda- hay "grandes avances".

Qué es el G-20 y qué impacto tiene en la Argentina

1:18
Video

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.