"No sé cómo hablar con un hombre"

Crédito: Shutterstock
Consuelo
(0)
19 de marzo de 2018  • 16:32

¡Hola Consuelo! ¿Cómo estás?

Quizás te resulte ridículamente aburrido, pero mi problema es que no se hablar con un hombre: ni entablar una conversación personalmente ni vía Internet.

Hace tres años me separé, tengo un niño y solo me he dedicado al trabajo. Pero llegué a un punto a mis 28 años que me gustaría estar con alguien. Pero se me hace difícil por no saber cómo hablar con un hombre, quizás me sienta insegura, o no, no sé.

Trabajo en una peluquería, también corto a hombres: una sabe cuando el hombre muestra una pizca de interés. Pero no me sale mantener una conversación ni mostrar mi interés hacia la otra persona. No sé si fueron decepciones de la vida, o que simplemente soy una persona aburrida.

Por ejemplo, una vez que me volví a ver con un chico me pregunto "¿qué es de tu vida?" Y yo le respondí "sólo trabajo, nada". Es verdad, pero me sale decirlo así. Como cortante.

¿Por qué me cuesta tanto? ¿Será que me olvidé como es mantener una conversación con un hombre? Siento que me gustaría ser más expresiva pero no me sale. ¿O tendré miedo al rechazo? Y siento que no es común.

Muchas gracias consuelo por leerme.

La Peluquera Antisocial (28)

Estimada Peluquera:

Casi todos los problemas son comunes: para bien o para mal (en este caso, para bien), a todos nos angustian las mismas tres o cuatro cosas: en este caso te metés con un problema muy extendido que es la dificultad del encuentro, de entenderse con otros. Es entendible: si lo pensás para que se dé un encuentro verdadero tienen que pasar un montón de cosas. Las dos personas se tienen que cruzar, tienen que tener el deseo de armar algo con el otro (por "algo" me refiero a cualquier cosa, puede ser una pareja o una noche de pasión o incluso solamente un café) y tienen que poder comunicarse ese deseo. En tu caso, es esta última parte la que te está costando. ¿Por qué? Tengo una intuición.

Cuando leí eso de "o simplemente soy una persona aburrida" me pareció que probablemente iba por ahí tu dificultad, pero no porque seas aburrida: las personas no "son" divertidas o aburridas en términos absolutos, son divertidas para algunos y aburridas para otros. Yo creo que mi novio y mis amigos se divierten conversando conmigo, pero seguro para muchísima otra gente soy lo menos interesante que hay: y con vos será lo mismo. Lo que sucede es que como vos creés que sos aburrida no se te ocurre compartir con un hombre nada de lo que te pasa por la cabeza: algo que te pasó el otro día en el trabajo, o lo que charlaste el otro día con una amiga, o lo que te pareció la película que viste en Netflix el otro día. Por lo que me contás, sos el tipo de persona que sabe escuchar antes que hablar: gran virtud en una peluquera, y en general en todas las personas. Pero para conocer a alguien también hay que exponerse un poquito, perder el miedo y ganar confianza. Además, por tu trabajo, ¡me imagino que tenés mucho material! Seguramente todo el tiempo escuchás historias rarísimas y tenés muchas anécdotas. Te juro que a los que no trabajamos de eso esas narraciones que a vos te parecen de todos los días nos parecen divertidísimas. Solo te estoy poniendo un ejemplo, pero lo que quiero decir es: seguro tenés cosas interesantes para contar. Animate a creerlo.

En Tinder muchas veces los hombres abren la conversación con un chiste, o sea: después de saludarte, cuando les preguntás "y vos qué hacés", contestan con alguna cosa ligera, estilo "soy abogado, pero dame una oportunidad que robar es peor" o algo como eso. Podés probar contestar algo así vos también, y así vas generando un clima de más confianza para charlar. Y en vivo y en directo, si te preguntás "qué contás", evitá contestar "nada": pensá en las cosas que ocuparon tu cabeza en los últimos tiempos (siempre que no sean muy pesadas, tampoco da para abordar a un extraño con dramas existenciales), anécdotas, algo que hayas visto en la tele o leído, planes a futuro que tengas. Cuando hay deseo mutuo los temas son una excusa para seguir conversando: tirá cualquier tema con una sonrisa y el resto va a influir. Nomás: PROHIBITE decir "nada" o "todo bien" o demás frases de las que yo llamo "callejón sin salida", de esas que no te permiten seguir la conversación. Pensá que es como ese juego sí-no-blanco-negro y que tenés esas frases prohibidas.

¡Contame cómo te va con eso!

Cariños,

Consuelo

Consuelo estará disponible para resolver todos los conflictos digitales que lleguen a la casilla modalesdebolsillo@lanacion.com.ar , como comentario a esta nota o a la cuenta de Facebook de LA NACION. Si la consulta es comprometedora, cuidará el anonimato del remitente.

Por: Consuelo

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.