0

Hinchadas unidas por los derechos humanos: cómo nació el proyecto que no entiende de colores

La última reunión se hizo en Ferro y participaron representantes de 16 clubes
La última reunión se hizo en Ferro y participaron representantes de 16 clubes Crédito: Marcelo Gómez
Guido Molteni
0
23 de marzo de 2018  • 23:59

Son las otras hinchadas unidas argentinas. No hacen del club un negocio, no aprietan jugadores, ni se unen para presionar por un viaje al Mundial. Ellos son los que trabajan por abajo, los que miran más allá de la pelota, los que todavía creen en el rol social que los clubes pueden tener en los barrios. La de Lanús no tiene problema en abrazarse con el de Banfield. El de Racing sueña los próximos pasos con la gente de River, Estudiantes, Argentinos Juniors y Temperley. Chacarita y Chicago se hacen chistes. Huracán y San Lorenzo comparten el auto para llegar a la reunión porque son vecinos. Los de Rosario Central quieren que se sumen los de Newell´s. También están los de Central Ballester, Ferro, Defensores de Belgrano y Comunicaciones porque el proyecto no entiende de categorías. Ellos, que empezaron siendo un puñado y hoy ya nuclean a hinchas, socios y algunos directivos de 16 instituciones, presentarán esta tarde, en la marcha que conmemora el 42 aniversario del golpe de Estado de 1976, la Coordinadora de Derechos Humanos del fútbol argentino.

"El objetivo que nos proponemos es abordar los derechos humanos de manera conjunta, cruzar lo que venimos haciendo cada uno en nuestros clubes para que salga algo superador. Estamos demostrando en la práctica que el fútbol puede unir", dice a LA NACION Mariano Colángelo, vocal de San Lorenzo y uno de los fundadores del espacio. "Derechos humanos lo entendemos no sólo con lo que pasó en la última dictadura cívico militar, sino también con cuestiones de género, de educación sexual integral, de violencia institucional. Trabajamos en ese sentido en el club y la idea es también hacerlo en la Coordinadora", agrega.

Mariano Vignozzi, presidente de la subcomisión de Derechos Humanos de Ferro, remarca: "Nosotros no distinguimos colores ni categorías, todos valemos lo mismo. Somos inclusivos con cualquier club. El más groso de Primera tiene el mismo valor que uno de barrio a la hora de proponer iniciativas, es una organización horizontal". Y ante la pregunta sobre si las barras no les hacen problema por mezclarse con clubes rivales, explica: "Un barra no se va a enojar por vernos juntos. Se pueden llegar a enojar si hay guita de por medio, si ven un negocio. Y acá no pasa eso".

La idea nació en octubre del año pasado, en Defensores de Belgrano. Allí el sociólogo Julián Scher presentó su libro, "Los desaparecidos de Racing", y se encontró con un público activo, que además de escucharlo abrió el debate. Entre ellos estaba Colángelo, que se encargó de pedir los teléfonos de todos para seguirla por Whatsapp. Semanas después, en la Casa de la cultura Sanlorencista, se dio la primera reunión con integrantes de ocho clubes en la que la Coordinadora tomó forma. Al mes siguiente fueron 10 y al otro 12, hasta llegar a los 16 de la última reunión de la semana pasada en Ferro. Y esperan que luego de la presentación de hoy más clubes se sigan sumando.

"La experiencia es fabulosa porque nos termina uniendo. Por ejemplo, con la gente de Banfield tenemos una excelente relación", dice Silvia Salcedo, presidenta del departamento de Cultura de Lanús. Entre otras iniciativas, ambos clubes están planificando un homenaje a los caídos en Malvinas para el 14 de abril, cuando se enfrenten en el estadio Granate. "El fútbol nunca fue ajeno a ningún hecho político. Por ejemplo, en el museo de River se acaba de inaugurar la muestra del holocausto y el fútbol. También estamos a 40 años del Mundial 78. La política lo cruza, sin dudas. Lo que hay que dejar en claro es que no estamos haciendo partidismo político para ningún partido, los derechos humanos nos atraviesan a todos, y a todos nos tiene que preocupar que siga habiendo memoria, verdad y justicia", agrega Silvia.

"El sueño que nos trajo hasta acá es armar un equipo que juegue de memoria, con la verdad en los pies y la justicia en el corazón", dicen desde la Coordinadora. Un proyecto que mantiene viva la historia de ayer, y está en movimiento con la de hoy. Porque el fútbol también puede ser una herramienta para unir los colores en un solo grito: nunca más.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.