0

Uno de los cerebros del petro era un duro opositor al chavismo

La moneda virtual de Maduro es impulsada por un joven emprendedor formado en EE.UU.
0
20 de marzo de 2018  

CARACAS.- Un alto estratega del petro, la moneda virtual respaldada por el gobierno de Venezuela, trabajó como pasante en el Congreso de Estados Unidos y alguna vez organizó protestas contra la administración a la que ahora ayuda a evadir las sanciones impuestas por Washington.

A sus 27 años, Gabriel Jiménez se vio catapultado a una especie de estrellato tecnológico en Venezuela el mes último, cuando apareció en la televisión nacional al lado del presidente Nicolás Maduro y dos empresarios rusos a la hora de firmar un contrato para posicionar la moneda cibernética entre los inversionistas internacionales. "Es una empresa fundada y dirigida por jóvenes genios de Venezuela, muchachos y muchachas que tienen una de las empresas más avanzadas en tecnología blockchain del mundo", afirmó Maduro al dar a conocer el petro y aludir a The Social Us, la compañía de Jiménez.

En repetidas ocasiones, Maduro ha elogiado al petro como una forma de superar las sanciones financieras impuestas por el gobierno del presidente estadounidense Donald Trump, sanciones que le impiden al gobierno venezolano emitir nuevos bonos de deuda. Lo curioso es que hasta hace poco tiempo, Jiménez se manifestaba en favor de las acciones de Washington para castigar a Venezuela por el encarcelamiento de opositores y por destruir la economía petrolera.

Abogado de profesión que se define a sí mismo como un entusiasta de las innovaciones, Jiménez trabajó en un banco en República Dominicana del cual su padre era gerente. Tras concluir la universidad comenzó a viajar a Estados Unidos, donde realizó cursos de verano en la Universidad de Harvard. En 2013 creó The Social Us, compañía que registró en el estado de Florida como desarrolladora de páginas de Internet. En 2014 trabajó cinco meses como pasante en Washington para la republicana Ileana Ros-Lehtinen, una dura crítica de Maduro. Un cuestionario que llenó al ser contratado aseguraba en un inglés deficiente que sus metas eran obtener "conocimiento y experiencia acerca de la defensa de la democracia".

Sus colegas lo recuerdan como un enérgico opositor al chavismo que ayudó a organizar una caravana, la Trip For Freedom ("Recorrido por la Libertad"), en la que miles de exiliados venezolanos viajaron a Washington para que Barack Obama sancionara al gobierno de Maduro.

En una entrevista, Jiménez dijo que su trabajo para el gobierno de Caracas está encaminado a un propósito de mayor alcance: darle fuerza a los venezolanos que pasan apuros para alimentarse en un contexto en que la inflación alcanza los cuatro dígitos.

El joven sostuvo que su trabajo comenzó cuando regresó a Venezuela en 2015 y se unió a otros emprendedores tecnológicos. Si el petro llegara a tener éxito, señala Jiménez, los venezolanos podrán intercambiar libremente sus bolívares inservibles por una moneda más estable, lo que les daría la oportunidad de reunir un capital y ahorrar. En la actualidad, la única forma en que la mayoría de los venezolanos pueden evadir los estrictos controles de cambio impuestos en 2003 es adquirir divisas en el ilegal mercado negro.

"Se trata de darle oxígeno a una población, no a un gobierno", afirmó Jiménez en una entrevista en la animada oficina en Caracas de The Social Us. Es una concesión a las autoridades que muchos en la floreciente comunidad del llamado "software de cadena de bloques" ( blockchain) de Venezuela -casi todos ellos opuestos ideológicamente a Maduro- están dispuestos a aceptar, aunque, como reconocen, el gobierno será el primero y tal vez mayor beneficiado.

Este mes, Maduro dijo que el gobierno había recibido compromisos de los inversores para adquirir 5000 millones de dólares en la moneda virtual durante la etapa de preventa, que concluye esta semana. Si realmente se concretan, representarían un beneficio imprevisto, equivalente a más de la mitad de las reservas de Venezuela en dólares.

Jiménez, cuyo gusto por las zapatillas deportivas y vaqueros deja entrever un estilo similar a los directivos de Silicon Valley, dijo que nunca pretendió evadir las sanciones de Washington. Argumenta que el petro -un producto financiero que no genera intereses ni cuenta con una fecha de pago como la que tienen los bonos gubernamentales- no cumple los requisitos del tipo de instrumento de deuda que el gobierno de Trump está sancionando.

"No podemos quedarnos con los brazos cruzados estando en Venezuela, viendo lo que nosotros estamos viviendo, nuestros amigos, nuestras familias -señaló-. Sería una irresponsabilidad no hacer nada".

Josh Goodman- AP

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.