Deprisa, deprisa

Víctor Hugo Ghitta
Fuente: AP - Crédito: Aijaz Rahi
(0)
20 de marzo de 2018  

¿Importa dónde estamos? Sucede en todas partes del mundo, o al menos sucede en eso que creemos que es el mundo: la mínima porción del planeta en que habitamos. Caminamos aprisa, el paso apretado, la respiración agitada y el corazón palpitante, muchas veces sin saber muy bien adónde vamos. Pero que sea rápido, que sea ya. En los últimos tiempos, acaso hayamos aprendido algo, a juzgar por la cantidad de personas que se disponen a hacer una pausa breve, bajar los hombros, entornar los ojos y respirar. Tan solo eso. Aprendimos a respirar de otro modo, a mirarnos por un instante en nuestro interior, aunque a veces (¿les ocurrirá a estos hombres en Pekín?) cedamos al falso vértigo de las cosas y a una economía del tiempo que nos enloquece mientras añoramos los momentos fugaces en que hemos podido disfrutar de una vida más pausada, puro encuentro con nosotros mismos y con los demás. Hagámoslo ahora. Cerremos los ojos, a ver qué aparece.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.