0

La gira de la selección: en la NASA del maestro Guardiola, Sampaoli sueña con su revolución

El espectacular complejo del Manchester City, donde se educa a los jugadores desde muy chicos
El espectacular complejo del Manchester City, donde se educa a los jugadores desde muy chicos Crédito: Fernando Massobrio
El magnífico complejo de Manchester City, la casa del equipo del entrenador catalán que atrapa tantos elogios, recibió a la selección en plena cuenta regresiva hacia Rusia; el DT de Casilda está ante días vitales para definir la lista
Andrés Eliceche
0
20 de marzo de 2018  

MANCHESTER.- Jugar por diversión, jugar para aprender, jugar para mejorar, jugar para ejecutar. Los cuatro mandamientos, recitados al principio del recorrido por los niños y niñas de las City Football Schools y al final por los profesionales que entrena Pep Guardiola, atraviesan el aire del imponente centro de entrenamiento de 17 canchas de la Manchester City Academy. En la ciudad donde nació la Revolución Industrial hoy se cocina otra, de lengua inglesa, billetera árabe e impronta catalana. ¿Algo de esa apuesta a la excelencia futbolística que hoy deslumbra al mundo habrá venido a buscar la selección argentina aquí? El interrogante empezó a buscar sus respuestas ayer, bajo un sol inédito para el promedio de la ciudad y 6° de temperatura, cuando a las 16.35 los futbolistas se reunieron alrededor de Jorge Sampaoli para darle forma al primer trabajo de una gira decisiva: al final del camino, cuando pasen los amistosos ante Italia y España, algunos de ellos recibirán un boleto a Rusia y otros apenas el del regreso a casa. Y las gracias por los servicios prestados. Particularidades de tiempos sin retorno.

La NASA del fútbol se erige a los dos lados de la avenida Etihad: de un lado, el estadio donde exprime un apretado calendario el equipo que esta temporada ya ganó la Copa de la Liga, lidera la Premier League y espera a Liverpool en los cuartos de final de la Champions League; del otro, comunicado por un pintoresco puente peatonal que desandan los hinchas los días de partido, el espacio dedicado a todos los equipos de fútbol del club, sin distinción de género ni edades. Una mirada panorámica permite advertir que en el centro del predio de ensayos se sientan las bases: allí están las oficinas de los entrenadores, las salas de video, los espacios de recuperación física, las habitaciones de la concentración. Allí bulle la filosofía moderna de un club histórico que experimentó un vuelco radical a partir de 2008, cuando el Abu Dhabi United Group lo compró por 300 millones de dólares, una cifra que hoy equivale al 10 por ciento de su valor de mercado. Cabeza de león de un grupo que incluye a otros cinco clubes en Asia, América y Australia, el Manchester City respira en catalán: 8 de los 9 integrantes del staff técnico del equipo principal vienen de aquella ciudad. Y todos ellos estuvieron involucrados con el Barcelona, el santo y seña de un estilo único, que parecía irrepetible.

Uno de los terrenos de juego del complejo de Manchester City
Uno de los terrenos de juego del complejo de Manchester City Crédito: Fernando Massobrio

El principal protagonista de esa ola catalana, Pep Guardiola, el sábado fue el huésped de uno de los tantos admiradores suyos que lo miran con devoción. Fue un encuentro de 15 minutos, cuando uno -Sampaoli, el devoto- recién llegaba para instalarse en el lugar y el otro -el maestro catalán- pasaba por el lugar antes de iniciar una cortas vacaciones, estimuladas por la pausa que la fecha FIFA dibuja en la agenda de los clubes. Hablaron de la Champions League y también del Mundial, obsesiones a cada lado de la mesa. Y se sacaron una foto, que el argentino colgó orgulloso en su cuenta de Twitter (@SampaoliOficial).

Tanto influyó el del City en la cabeza del entrenador de la selección que éste viró hace tiempo de su bielsismo religioso de sus inicios a un guardiolismo explícito. Y no porque sus equipos sean necesariamente una copia, una aspiración difícil de cumplir, sino más bien por el respeto que el casildense tiene por el abecé de Pep: perseguir una idea ofensiva de juego que tenga al cuidado de la posesión de la pelota como un elemento innegociable. ¿Podrá la selección, cuando llegue la hora rusa, lucir esa impronta? Hoy esa pretensión resulta lejana, enfrascados como están todos en la urgencia que implica pasar el tamiz para consolidar la lista de los 23 futbolistas que irán al Mundial. Es esa, y no otra, la revolución que transita el plantel en estas horas, más urgente que creativa. Un movimiento nervioso, de ansiedad, que separa a los apellidos cantados de aquellos que vienen a jugarse su última carta. Más de la mitad del plantel -27 jugadores lo terminarán de conformar desde hoy, cuando el plantel se complete- está en esa delicada tarea. En el mientras tanto, la tarea de liderar el estilo que quiere imprimir el entrenador recibirá al orfebre que une el mundo de Sampaoli con el de Guardiola: el señor Messi. Rematador de la mejor tradición del fútbol de autor de la escuela catalana, el capitán de la selección llega feliz a esta ciudad de más de 500 mil habitantes, en la recta final de una temporada brillante -una más- con su club, y decidido a encabezar la expedición a Rusia con la convicción de hacer todo para no dejar pasar la oportunidad de ser campeones: "Sueño con levantar la Copa del Mundo", disparó el domingo en la TV argentina, una obviedad detrás de las que se encolumnan millones de compatriotas.

Hace unos años, un grupo de líderes empresariales británicos concluyó que Manchester era el mejor lugar del Reino Unido para establecer un negocio. La tradición del United y la transformación del City agita con fuerzas ese argumento, y no solo por la variable económica. El futuro inmediato -el lapso que va entre hoy y el 15 de julio, cuando la final del Mundial cierre un nuevo ciclo- dejará ver con claridad si también la selección argentina fue capaz de plantar aquí el germen de su propia felicidad. ¿O hay un negocio mejor que procurarse ese bienestar?

La pelota es la base para todas las explicaciones

"La pelota siempre es el argumento. Primer entrenamiento de Argentina en Manchester." Si bien recién pasado mañana dará una conferencia de prensa, un día antes del partido contra Italia (comenzará a las 16.45, con TV de TyC Sports), el técnico Jorge Sampaoli utilizó ayer su flamante cuenta de Twitter (@SampoliOficial) para publicar esa frase sobre el comienzo de la gira de la selección.

Un árbitro con muy poco roce internacional

La organización del partido del próximo viernes informó que el inglés Martin Atkinson será el árbitro del encuentro contra Italia. De 46 años e internacional desde 2006, su experiencia precisamente en ese campo es escasa: registra apenas un partido dirigido por la Eurocopa (en 2016) y ninguno en mundiales.

El entrenamiento de la selección argentina en Mánchester

1:36
Video

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.