Qué datos están dispuestos a compartir online los latinoamericanos

(0)
20 de marzo de 2018  • 13:22

A la hora de brindar datos personales a una página online , los latinoamericanos son más propensos que los habitantes de otras regiones a dejar anotada su direccón de correo electrónico o sus gustos. Pero tienen un dato que protegen a capa y espada: su número de teléfono celular.

Así lo afirma un estudio de SAP Hybris, que encontró que el 91 por ciento de los encuestados en América latina se declaró dispuesta a compartir su dirección de e-mail a cambio de lo que considera un buen servicio, contra el promedio mundial, que es el 80 por ciento.

Sin embargo, los números cambian dependiendo del dato pedido. El 60 por ciento se declaró predispuesta a hacer pública su dirección de corre electrónico; el 50 por ciento consideró aceptable ofrecer su historial de navegación.

Pero hay datos más sensibles: el número de teléfono móvil, que sólo aceptó compartir algo más de 40% de los encuestados; le siguen la ubicación en tiempo real (sólo el 32,3% de los encuestados) o sus ingresos mensuales (el 23,8%).

¿Y por qué este interés en esa información? Porque los datos valen fortunas: sean para intentar influir en una elección ( como intentó Cambridge Analytica con datos de los usuarios de Facebook) o para crear campañas publicitarias que, al estar dirigidas a un público ultraespecífico , deberían ser más exitosas. Por eso, incluso, es posible desde v er cuánto valen los datos que publicamos en Facebook hasta intentar ganar dinero con ellos, como hace el argentino que creó Wibson.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.