Por el cepo cambiario, creó una billetera virtual que ya usan 200.000 personas

El CEO de Ripio cuenta sobre el universo de la compra y venta de bitcoins

3:37
Video
José Del Rio
(0)
21 de marzo de 2018  • 17:48

Buenos Aires, 2013. La fiebre por el bitcoin empieza a sumar temperatura al calor del estricto control de divisas impuesto por el gobierno de Cristina Kirchner. Sebastián Serrano ve en este mercado sediento de criptomonedas y alternativas financieras una oportunidad ideal para emprender y hacer una diferencia.

Así nació Ripio, una billetera digital que permite comprar bitcoins y realizar pagos en miles de sitios web y ya suma 200.000 usuarios. "Cuando empezamos en 2013 estaba en San Francisco, donde tengo otra empresa de desarrollo de software -relata Serrano a LA NACION-. "Nos enamoramos de esta tecnología, fuimos una de las primeras startups de bitcoin del mundo."

Luego de crear la plataforma, el proyecto entró en una aceleradora y consiguió una inversión inicial de US$600.000. "La mayor parte de nuestros inversores es de Silicon Valley", reconoce el emprendedor. Entre ellos, se destaca Tim Draper, quien estuvo entre los primeros inversores de Hotmail, Skype, Tesla y Baidu, entre otras firmas.

Sebastián Serrano, fundador y CEO de la billetera digital Ripio.
Sebastián Serrano, fundador y CEO de la billetera digital Ripio.

"Es difícil para una startup de América Latina acceder a inversores globales pero yendo hasta allá y golpeando puertas se logra", asegura Serrano. En ese sentido, admite que ir a " hubs globales" de tecnología como San Francisco permite a los emprendedores entender el pulso de lo que está pasando y comprender hacia qué dirección se mueve la industria.

A su juicio, la Argentina se está convirtiendo en uno de estos centros de innovación mundiales en materia de bitcoin y blockchain, la tecnología detrás de su funcionamiento. "El país es uno de los lugares más importantes, somos los primeros del mundo en muchas cosas", concluyó.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.