Día Mundial del síndrome de Down: la joven sanjuanina que trabaja en la administración pública y no se cansa de derribar prejuicios

Día Mundial del síndrome de Down

2:09
Video
Pedro Colcombet
(0)
21 de marzo de 2018  • 09:16

Todos los días, Melisa Alaníz se levanta a las 5.50 de la mañana, para tomar el colectivo y viajar desde el barrio Rivadavia, a la capital de la provincia de San Juan. A las 7 en punto de la de la mañana, entra al Ministerio de Educación de la provincia, al igual que la mayoría de los empleados. ¿Qué la diferencia del resto? Es la primera persona con síndrome de Down que trabaja en la institución.

"Me encanta estar en un lugar donde me dan tantas responsabilidades. Porque significa que confían en mí", comenta la joven sanjuanina de 32 años. Durante varios años, cuando ya era mayor de edad, Melisa estuvo buscando sin éxito conseguir trabajo. Ella estaba alfabetizada, pero al haber ido a una escuela especial, no contaba con un documento legal que lo certificara, ya que no estaba regularizado en aquel momento.

Por recomendación de un amigo de su familia, conformada por sus padres y sus 4 hermanos, comenzó el Programa Empleo con Apoyo (ECA) en el Centro Vida Nueva. Este curso de dos años, organizado por la Asociación para la Realización e Inclusión de las Persona con Discapacidad (ARID), busca darles herramientas a las personas con discapacidad para lograr incorporarlas dentro del mercado laboral de la provincia. Hasta el momento, 40 alumnos ya consiguieron trabajos en distintos rubros de instituciones privadas y públicas.

En el caso de Melisa, su curriculum vitae se ha agrandado mucho desde que participa en el programa. Trabajó durante dos años como recepcionista en ARID, al mismo tiempo que participaba en un diario local. Pero su gran desafío llegó cuando ingresó como becada al Ministerio de Educación, en el área de educación privada. "Mi puesto es de secretaria administrativa, lo que hace que tenga mucho contacto con el público. También manejo documentos y expedientes", cuenta Melisa.

Claudia Gil, coordinadora del Programa Empleo con Apoyo, explica: "Hay un prejuicio de que las personas con síndrome de Down no pueden hacer trabajos que requieran mucho pensamiento. Pero tanto Melisa como varios de sus compañeros demuestran que, con las debidas herramientas, pueden trabajar en el ambiente administrativo sin problemas".

Cuando termina su jornada laboral, Melisa tiene otras actividades. Participa todos los sábados como notera en el programa Integrándonos, del Canal 8, hace teatro y entrena patinaje artístico. Además, se mantiene en contacto con sus amigos de ECA.

Su madre, Silvia Alaniz, asegura que su hija menor no deja de darle sorpresas. "Sus logros nos llenan de orgullo. Estamos tranquilos porque sabemos que ella no es una carga para nadie. Los padres deben estimular y acompañar a sus hijos, para que luchen por su futuro", afirma.

Melisa planea mudarse sola próximamente y seguir creciendo en su vida laboral. "Mi historia demuestra que las personas con síndrome de Down podemos trabajar. La gente no tiene que tener miedo, nosotros podemos ser independientes", concluye Melisa.

Más información:

www.arid.org.ar

www.asdra.org.ar

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.