Aborto: los budistas son los más permisivos y los católicos y Testigos de Jehova, los más estrictos

Evangelina Himitian
(0)
21 de marzo de 2018  • 21:15

"Les pido encarecidamente a los diputados que tengan en cuenta que hay muchísimos argentinos que están viviendo un tiempo sagrado de purificación", pidió la diputada Elisa Carrió, cuando se presentó el proyecto para despenalizar el aborto en el Congreso. Carrió pedía que se demorara el debate por razones religiosas. Sucede que muchos de los argumentos que esgrimen quienes se oponen a la despenalización del aborto tienen origen en creencias vinculadas a la fe. El debate no se postergó y comenzó el martes último en las comisiones

¿Cuál es la postura de los distintos credos que coexiste en el país sobre el aborto? ¿Debería una convicción religiosa de una parte de la sociedad condicionar la forma en que se legisla y se gobierna para el resto de la sociedad? No existe una posición monolítica sobre el aborto. Entre los referentes religiosos están los que se oponen en todas sus formas, los que lo admiten como excepción y los que creen que puede practicarse en las primeras semanas de gestación, antes de que "se insufle el alma". LA NACION entrevistó a líderes y referentes de ocho de las religiones con más miembros en la ciudad: de la Iglesia católica, judíos, evangélicos, mormones, musulmanes, testigos de Jehová, budistas y miembros de la Iglesia armenia. Salvo la Iglesia católica, todos los cultos eligieron un hombre para responder. (Las entrevistas completas pueden leerse en los links que acompañan esta nota).

Mientras que los budistas son los que muestran una mayor apertura al aborto, la mayoría de los credos se opone a la interrupción del embarazo, por considerar que la vida tiene una naturaleza divina, dada por Dios. Aunque existen matices: los más radicales opositores son los Testigos de Jehová que lo prohíben, sin excepciones hasta en caso de violación. Si existe riesgo de vida, habrá que esperar al parto y la pareja podrá decidir salvar a la madre o al bebe. La Iglesia católica tampoco contempla las excepciones que hoy figuran en la ley: creen que el embrión es una persona con iguales derechos que la madre. En caso de que peligre la vida de la mujer, se pueden realizar tratamientos que pongan en riesgo al feto pero que no tengan por objetivo interrumpir el embarazo. Los mormones también se oponen al aborto en todas las situaciones, incluso en caso de violación, incesto, anencefalia o si está en riesgo la vida de la madre.

En el medio, se encuentran las religiones que prohíben el aborto pero que lo admiten en ciertas circunstancias. Es el caso de algunos grupos evangélicos, los judíos, los musulmanes, que autorizan el aborto en dos de los casos que contempla hoy la ley: violación o riesgo de vida para la mujer. Estos dos últimos, requieren el pronunciamiento de una autoridad religiosa. La Iglesia Apostólica Armenia además admite el aborto terapéutico en el tercer caso que prevé la ley: riesgo para la salud de la mujer.

Varios de los los entrevistados, buscaron correr el debate del aborto del plano de las creencias al plano de la ciencia. Algo similar hizo el propio Papa Francisco, en el libro "Sobre el cielo y la tierra", publicado cuando todavía era arzobispo de Buenos Aires. "El problema moral del aborto es de naturaleza prerreligiosa, porque en el momento de la concepción está el código genético de la persona. Ahí ya hay un ser humano. Separo el tema del aborto de cualquier concepción religiosa. Es un problema científico. No dejar que se siga avanzando en el desarrollo de un ser que ya tiene todo el código genético de un ser humano no es ético", dijo. "Es un ser humano real, no en potencia", dice la genetista Gabriela Moya, miembro del Instituto de Bioética de la UCA, designada por la Conferencia Episcopal para responder las preguntas de LA NACION. Fue el único culto que le dio la palabra a una mujer.

La vida comienza a partir de la concepción, pero no se puede determinar en qué momento comienza la persona, tal como planteó hace dos semanas el ministro de Ciencia Lino Barañao. Sobre este punto están de acuerdo los evangélicos, los católicos, la iglesia armenia, los mormones y los testigos de Jehová. También los judíos, aunque ellos consideran que el status de vida de un embrión o un feto no es el mismo del de la madre. En tanto los musulmanes creen que la insuflación del alma ocurre entre los 40 y los 120 días de gestación.

Las respuestas de los líderes religiosos aportarán argumentos, al debate en el que se zambullirán los legisladores en los próximos días. Aunque la mayoría de los referentes dijo no haber sido consultado hasta el momento por los autores de los proyectos de ley.

El budismo comprensivo

Los budistas creen que quien debe tomar la decisión de seguir adelante con un embarazo es la propia mujer, ni el Estado ni las creencias religiosas, ya que "será ella la única que asumirá las consecuencias", explica a LA NACION desde Taiwán el venerable maestro Hring Yun, referente mundial del budismo humanitario y fundador del movimiento Fo Guang Shan, cuyo templo en Argentina se levanta en la avenida Cramer, en Belgrano. Se estima que en la ciudad hay más de 40.000 budistas. " Quién debe decidir sobre el aborto es la mujer embarazada", dijo.

"El bebe dentro del vientre también es una vida, por lo tanto, abortar es matar. Sin embargo, no es el odio lo que lleva a las mujeres a abortar sino el sentir que ya llegaron a su último recurso". aporta Yun, y detalla cuál es la postura de ese culto: aunque son defensores de la vida, ponen el foco en la situación de la mujer y consideran que ni una ley, ni el Estado ni una creencia religiosa le puedan decir a una mujer si debe continuar con un embarazo. "El aborto, no es un asunto que la ley pueda resolver ni que los defensores de ella puedan establecer. La persona que tiene más derecho para decidirlo es la madre del bebe y se debería respetar esa decisión, ya que ella es quien soportará las consecuencias", agrega.

Miles de mujeres marcharon al Congreso para pedir la legalización del aborto
Miles de mujeres marcharon al Congreso para pedir la legalización del aborto Crédito: Twitter

El aborto para los musulmanes

No existe referencia al aborto en el Corán. Sin embargo, será el Hadith, que es la segunda fuente canónica del Islam, que estructura la tradición, la que aborda el tema. Los musulmanes consideran que el aborto es haram, que significa pecado, ya que la vida es un don sagrado de Dios, pero puede ser admitido por motivos médicos entre los que incluyen las malformaciones en el feto. LA NACION consultó a las autoridades del Centro Islámico de la República Argentina sobre su postura sobre el tema, pero al cierre de esta nota, no habían respondido el cuestionario que se les envió. Según las publicaciones vinculadas a esa comunidad, la norma general es que el aborto es ilícito pero se admite si existe grave peligro para la madre o por malformaciones en el feto. También se explica que existe diferencia entre el momento de la concepción y el instante de la "insuflación del alma", que creen que ocurre entre los 40 y los 120 días. Antes de este momento, el feto está en estado embrionario. El aborto debe realizarse en esa etapa. Y debe existir un fallo de las autoridades religiosas.

Los evangélicos, divididos

Los evangélicos están divididos: algunos admiten el aborto como excepción, en casos de abuso sexual y si está en riesgo la vida de la madre. "Es una solución no deseada pero necesaria", apunta el teólogo Norberto Saracco, pastor de la Iglesia Evangélica Pentecostal. Otros pastores consideran que abortar es matar, en cualquiera de sus formas, ya que no se puede priorizar los derechos de una persona sobre otra, porque consideran que el embrión no es sólo una vida, es una persona. "El debate es si el embrión es una cosa o una persona. Se busca cosificar al embrión para cauterizar el dolor natural que se puede sentir frente a la decisión de abortar. Una mujer embarazada es madre. El aborto no cambia su condición. Será la madre de un hijo muerto" plantea el pastor Gabriel Ballerini, director de Bioética de la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina (Aciera), que explicó cuál es la postura de una importante parte de la iglesia evangélica: En contra del aborto, incluso en casos de violación o riesgo para la mujer. La iglesia evangélica no tiene una estructura vertical. Por esa razón, no hay una posición unificada, explicó.

Con autorización de un rabino

Los judíos se oponen al aborto y argumentan que la prohibición que figura en la Torá. Aunque, el feto no tiene igual status de vida que la madre y aceptan el aborto como excepción, si hay riesgo vital para la madre. "Si el feto amenaza la vida de la madre, se interpreta que la está persiguiendo para matarla. Entonces tiene preeminencia la vida de la madre", explica el rabino Tzvi Grunblatt, director de Jabad Lubavitch Argentina. Los abusos sexuales pueden habilitar un aborto, pero un médico y un rabino deberán analizar cada caso y tomar la decisión de autorizar la interrupción del embarazo. En general, sólo se aprueba hasta los 40 días de gestación.

La iglesia armenia es contraria al aborto y considera que no es posible determinar si un embrión es o no una persona. "En algo estamos todos de acuerdo: en que es un contenido vital único e irrepetible. Y no es sólo la persona humana la que merece la inviolabilidad de la vida, también el embrión", apunta explica el arzobispo Kissag Mouradian, representante de la Iglesia Apostólica Armenia. De todas formas, este culto admite el aborto cuando el feto presenta complicaciones que ponen en riesgo no sólo la vida sino también la salud de la madre, una de las excepciones más amplias, ya que otras religiones lo limitan al riesgo de vida.

La legalización del aborto comenzó a debatirse en comisiones el martes, en Diputados
La legalización del aborto comenzó a debatirse en comisiones el martes, en Diputados Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Jayo

¿Y qué dicen los feligreses?

La pregunta que cabe es si los feligreses de las distintas religiones tienen las mismas convicciones personales que las autoridades del culto que profesan.

La encuesta sobre creencias y actitudes religiosas, dirigida por el investigador del Conicet, Fortunato Mallimaci, hecha hace diez años, apunta que ya entonces existía una brecha entre los valores que pregonan las instituciones religiosas y las creencias de sus miembros. Según los resultados, el 63.9% de la población general se expresaba entonces de acuerdo con el aborto en ciertas circunstancias. Esa misma respuesta tenía una mayor aceptación entre los católicos que en la población general, ya que el 68,6% de los fieles consultados habían dado esa respuesta. Entre los evangélicos, la brecha fue menor, aunque también es alta: el 48,1% de los evangélicos dijeron estar de acuerdo con el aborto en ciertas circunstancias. Esto, según explica en el informe "evidencia un estado de creencia religiosa, sin pertenencia ni identificación con las normas que la institución proclama. En el caso de los evangélicos, la adhesión a los principios doctrinarios es más significativa. El 16,9% de la población encuestada (2403 casos en Capital y Gran Buenos Aires) consideró que el aborto debía estar prohibido en todos los casos. Sólo el 15% de los católicos opinaron así. Entre los evangélicos, fue del 37,4%.

Significa que los evangélicos son más propensos a sostener los preceptos de su religión, mientras que los católicos muestran una mayor autonomía de opiniones. El estudio no indagó sobre la relación entre el aborto y otros grupos religiosos.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.