A diez meses de su reapertura, terminó la obra en el San Martín

Mientras, el Alvear sigue cerrado y se trabaja en la fachada del Cervantes
Alejandro Cruz
(0)
22 de marzo de 2018  

Con alguna demora según los plazos previstos por el gobierno porteño, esta semana terminó la mudanza en el Teatro San Martín , la sala que volvió a la actividad en mayo pasado luego de estar 18 meses sin actividad. En la torre que da a la avenida Corrientes, el lunes, a 10 meses de su reapertura para el público, volvieron a su lugar original el Centro de Documentación y las áreas de comunicación, producción, administración y dirección del Complejo Teatral de Buenos Aires. Como parte de esta mudanza, el CTBA sumó tres pisos a los que ya ocupaba. El noveno fue pedido por Cultura de la ciudad. Al parecer, allí trasladaría su despacho Enrique Avogadro, el ministro del área que atiende en la Casa de la Cultura, el mismo espacio que albergó a los trabajadores del Complejo Teatral durante 28 meses.

En verdad, habrá que entender que el verdadero cartel de fin de obra en el San Martín se pondrá cuando se reabra la FotoGalería y, de paso, se recupere el funcional y orgánico pasillo que comunica al Teatro con el Cultural San Martín. Pero, informan desde el CTBA, todavía de eso no hay noticias. De hecho, la FotoGalería no tiene curador.

El otro teatro público porteño en el cual arquitectos y obreros conviven con la producción escénica es el Cervantes. Los andamios sobre la calle Libertad siguen allí con una diferencia en relación a los últimos años: son andamios de obras y no preventivos. Según los planes, esta primera etapa debería estar terminada el mes próximo. Según informan desde el único teatro que depende de Cultura Nación, el trabajo está cumpliendo los planes establecidos. Mientras tanto, el Teatro Alvear, que depende de Cultura de la Ciudad y que integra el CTBA, sigue cerrado. El 24 de mayo se cumplirán 4 años de la última función. En su caso, no hay motivo de festejo alguno.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.