Suscriptor digital

Cómo será la segunda temporada de Westworld, según sus protagonistas

Dolores (Evan Rachel Wood) y Maeve (Thandie Newton), protagonistas de la rebelión que atravesará la serie de HBO en sus nuevos episodios (atención: ¡hay spoilers!)
Dolores (Evan Rachel Wood) y Maeve (Thandie Newton), protagonistas de la rebelión que atravesará la serie de HBO en sus nuevos episodios (atención: ¡hay spoilers!) Fuente: Archivo
Martín Artigas
(0)
20 de abril de 2018  • 00:08

Westworld ha sabido muy bien ganarse el tan intrigante como incómodo mote de "serie de culto". La idea que Jonathan Nolan y Lisa Joy desarrollaron para HBO no sólo se tomó mucho tiempo en hacerse realidad -el piloto se grabó en 2014, la primera temporada estrenó dos años después-, sino que además se convirtió en un fruto exótico y exquisito, de esos que pueden cautivar de inmediato o simplemente son abandonados tras un primer bocado.

Es posible que muchos esperaran una apuesta más similar a Game of Thrones por parte de la cadena de televisión estadounidense, y la idea del parque temático habitado por androides -o "anfitriones", tal como se los conoce- alimentó ese anhelo. Pero no: la serie basada en una película de 1973 sentó sus bases sobre un no tan lejano futuro distópico que invita a las disquisiciones filosóficas. ¿Qué es lo que nos hace seres humanos? ¿Cuáles son los riesgos de las aplicaciones tecnológicas? ¿Estamos preparados para asumir esos riesgos y convivir con ellos?

Luego de un final de temporada que puso a la rebelión androide en marcha, las expectativas por lo que se verá en los próximos diez episodios son muchas. Durante el casi año y medio que pasó desde la emisión del último capítulo, los fans de la serie revivieron en las redes un clima similar al generado por Lost varios años atrás, con teorías sobre posibles desarrollos argumentales que van desde lo aceptable hasta el absurdo o lo inverosímil.

¿El comienzo del fin?

El próximo domingo, a las 22, cuando se estrene el primer episodio de la segunda temporada, se comenzará a develar el camino que seguirá la historia. Sin embargo, ya hubo un breve adelanto: el trailer estrenado en el entretiempo del último Super Bowl da pistas de que habrá un gran conflicto dentro de Westworld, y que serán Dolores ( Evan Rachel Wood ) y Maeve ( Thandie Newton ) las líderes de esa apocalíptica rebelión.

Westworld: adelanto de la segunda temporada

01:39
Video

Pese a que en el clip es Dolores quien deja a las claras que ese mundo que hizo uso y abuso de ellos -los robots- está a punto de ser extinguido, Wood considera que hay algo más detrás de ese llamado a la revolución. "Creo que sería demasiado básico incendiar todo, destruir el mundo tal como lo conocemos. Dolores debe tener alguna idea superadora o un plan maestro para, en todo caso, infiltrarse y hacer estallar todo desde sus entrañas en lugar de exponerse como una adversaria", le contó a LA NACION.

Aún todos tienen estrictas órdenes de no dar precisiones de lo que se verá en la segunda temporada, mucho se ha especulado con la posibilidad de que haya más parques temáticos por fuera de Westworld. De hecho, en una breve escena de la season finale, se puede ver a un grupo de androides con vestimentas de samurais, lo que hizo pensar a los fans que, tal como sucedía en la película original, el Lejano Oeste sea apenas un escenario de tantos.

"Cuando firmamos contrato sabíamos que habría otros mundos, tal como sucedía en la película. Asi que creo que sí, que vamos a ver algo de lo que pasa por fuera del parque en algún momento. Es todo lo que puedo decir", se disculpó Wood con una sonrisa. "En lo personal, me encantaría ver un mundo situado en el Antiguo Egipto, o algo más ambientado en la Segunda Guerra Mundial. Pero estas son ideas que surgen por pura diversión, porque los creadores del show son muy recelosos con la información que nos brindan. ¡No nos dan ni una pista!".

¿Qué tan lejos llegará Dolores en su búsqueda de respuestas?
¿Qué tan lejos llegará Dolores en su búsqueda de respuestas? Fuente: Archivo

James Marsden interpreta a Teddy, el cowboy que arriba al pueblo de Sweetwater con la intención de proteger a Dolores de violadores y forajidos. El también es un robot y, sin saberlo, repite una y otra vez la escena en un loop continuo hasta que la narrativa se sale de control y su amada rompe sus límites en busca de la verdad. "Lo que es interesante para Teddy ahora es que puede elegir, con libre voluntad, su identidad; de algún modo, deja de estar encadenado a la identidad que se ha creado para él. Pero lo hace con un caos absoluto como telón de fondo, tratando fundamentalmente de sobrevivir", adelantó el actor.

En jaque

Thandie Newton compone a Maeve, una androide que trabaja la cantina de Sweetwater y que, poco a poco, comienza a darse cuenta de que algo está mal en esa realidad que se le enseña y se sale de los rieles de su propia narrativa.

"Maeve toma el control, hace algunos ajustes para volverse más poderosa y se sale del loop que configuraron para ella", contó y agregó: "Creo que en ese punto, es muy significativo que sea un personaje femenino, pero también representa a un montón de personas que se empoderaron y pudieron dejar atrás situaciones de maltrato y abuso para dar un paso al frente".

A Jeffrey Wright le toca interpretar a un personaje clave: Bernard, la mano derecha del doctor Richard Ford (Anthony Hopkins), un androide que tuvo que enfrentarse a su verdadera condición sobre el final de la primera temporada. En una escena memorable, Ford le hizo saber que su naturaleza no es humana y que es un androide construido a fiel imagen de su fallecido socio Arnold Weber. Cuando la trama develó sus dos líneas temporales (pasado y presente), todo cobró mucho más sentido.

Tras descubrir que él también es un androide, Bernard (Jeffrey Wright) se encuentra en una posición incómoda frente a la rebelión de los anfitriones
Tras descubrir que él también es un androide, Bernard (Jeffrey Wright) se encuentra en una posición incómoda frente a la rebelión de los anfitriones Fuente: Archivo

"Es completamente lógico y esperable que él se pregunte quién es, dónde está parado y qué postura debe tomar de cara a esta rebelión que han comenzado los anfitriones dentro del parque", señaló Wright. "Si la primera temporada fue más existencial y reflexiva para Bernard, esta segunda temporada lo llevará a vivir una crisis existencial, a cuestionarse".

"Los anfitriones son performers, están programados para hacer un determinado rol; eso suena bastante parecido a lo que hacemos los actores. En este caso somos humanos tratando de imitar a un robot imitando a un humano, lo que es bastante divertido y nos lleva a meditar sobre qué implica ser humano", detalló. "Creo que lo maravilloso de este show es que, obviamente se recurre a algunas referencias literarias como Frankestein, pero a la vez se estrechan los caminos hacia un mirada más contemporánea del mundo sin subestimar la inteligencia de la audiencia. Eso es algo muy refrescante en estos tiempos y en este país, los Estados Unidos, en el que hay tantas cosas cayéndose a pedazos, tanta desorientación y una tendencia a celebrar la estupidez".

La esencia humana

Lisa Joy, una de las guionistas y productoras ejecutivas de Westworld, explicó cuál es el mayor desafío que enfrentaron con su esposo y socio, Jonathan Nolan, al momento de darle continuidad a la historia. "En la primera temporada vimos un parque donde todo funcionaba bien, los anfitriones respetaban sus 'bucles' y las tramas seguían sus cauces naturales. Pero ahora, definitivamente no todo está bien y el parque que conocimos está cambiando drásticamente", apuntó.

Nolan, en tanto, explicó dónde tuvieron que poner el foco para sostener la rebelión de los robots en este segunda temporada: en los conceptos de conciencia y libre albedrío. "Nuestra experiencia de conciencia es por un lado muy natural, pero también muy compleja. Queríamos profundizar un poco más en eso y hablamos con algunas personas muy inteligentes: neurocientíficos, programadores informáticos, genetistas, epigenétistas, personas que intentan comprender en un nivel más granular de dónde viene la identidad y cuánto de eso está cifrado por la naturaleza o la crianza", señaló el guionista.

Nuevo trailer de la temporada 2 de Westworld

02:40
Video

"Por tratarse de un drama, tuvimos que tener una mirada más pesimista sobre la tecnología y lo que trae consigo", sostuvo Joy. "Pero también creo que si mirás debajo de la superficie, hay un cierto optimismo en Westworld. El mensaje que aparece es: 'Okey, este mundo no es perfecto, estas personas no son perfectas y muchos de ellos son definitivamente malvados. Sin embargo, aún hay amor en el que aferrarse'. Maeve consigue su libertad en el final de la primera temporada, tiene lo que podría desear egoístamente para sí misma al alcance de su mano, pero decide regresar al parque impulsada por algo que va más allá de su deseo de escapar".

Y, claro, todo deriva en los costados más oscuros de la naturaleza humana. "Westworld es un parque en el que las personas pagan para convivir con la violencia. Entonces, este show nos invita a preguntarnos por qué sentimos tanta fascinación por la violencia. ¿Se trata de algo innato?", cuestionó Nolan.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?