Acuerdo de transición pos-Brexit entre Gran Bretaña y la Unión Europea

(0)
22 de marzo de 2018  

El Reino Unido y la Unión Europea (UE) lograron alcanzar el lunes un acuerdo inicial sobre el período de transición del Brexit al que Londres definió como el modo de llegar a un entendimiento final.

La transición irá del 29 de marzo de 2019 al 31 de diciembre de 2021, y en el acuerdo firmado en Bruselas se establecen sus puntos principales, aunque quedan aún pendientes temas complejos, como el de la frontera irlandesa.

Durante los casi dos años que dure la transición, los miembros de la UE podrán entrar en el Reino Unido como hasta ahora, y Londres podrá negociar acuerdos comerciales con terceros, que sin embargo solo empezarán a regir cuando la transición termine.

También los británicos podrán trasladarse hacia el resto de Europa en los términos que rigen hoy. Entre otras cuestiones, además, las dos partes también negociaron el papel que tendrá el Tribunal de Justicia Europeo, informó Télam.

Para seguir con las tratativas, la UE y el Reino Unido acordaron establecer un comité conjunto para resolver las diferencias que surjan y habrá un compromiso de ambas partes para trabajar de buena fe.

"Creo que lo que esto demuestra es que con buena voluntad de ambas partes, trabajando duro, podemos llegar a un acuerdo para el futuro mutuamente beneficioso que le hará bien al Reino Unido", aseguró la primera ministra británica, Theresa May. La política conservadora, que gobierna en minoría con apoyo de un pequeño partido norirlandés, respondió así a las críticas que le llovieron desde la oposición, e incluso desde sectores de su propio partido, por la marcha de las negociaciones. Tanto el Reino Unido como la UE esperan que los términos del acuerdo sobre el período de transición puedan ser firmados mañana por los líderes de ambas partes en la cumbre de la UE.

Sin embargo, en Londres flota en el aire la sensación de que, como dijo la experta en Irlanda del Norte y Gibraltar de la BBC Europa, Katya Adler, los problemas de la frontera de Irlanda del Norte y Gibraltar podrían "derribar todo el acuerdo del Brexit".

Adrian O'Neill, embajador de Irlanda en el Reino Unido, señaló a ese medio que es crucial que ambas partes avancen en el tema fronterizo. Lo que está en juego es si la frontera comercial entre el Reino Unido y la UE pasará por el límite entre la República de Irlanda y la provincia británica (lo que implicaría una frontera física, no admitida por los acuerdos de paz de 1988), o por el brazo de mar que separa a Belfast de Gran Bretaña.

Los aliados norirlandeses de May, el Partido Unionista Democrático (DUP), se niegan a la segunda opción, que es la de Dublín y la UE, tanto como el gobierno conservador británico, y además la mayoría de los norirlandeses, en gran medida por el temor que inspira una frontera física con Irlanda, votó contra el Brexit en el referéndum.

Desde Bruselas tanto el ministro británico para el Brexit, David Davis, como el negociador en jefe de la UE, Michel Barnier, consideraron que el acuerdo alcanzado es un "paso decisivo" en las negociaciones, que además da una señal de tranquilidad a los mercados y a los sectores más afectados por el divorcio. Pero habrá que esperar para ver si Londres se atendrá a las decisiones que tome la UE durante los próximos 21 meses, durante los cuales, además, estará bajo el influjo del Tribunal de Justicia europeo.

Con información de Télam

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.