El BCRA volvió a operar para asegurarse de que el dólar siguiera estable

Fuente: Archivo
Vendió US$24 millones al final de la rueda y colocó letras para absorber liquidez
Javier Blanco
(0)
22 de marzo de 2018  

El dólar se operaba ayer con llamativa estabilidad en la plaza local, en un mercado atento a las derivaciones que podía tener la expansión monetaria provocada por la renovación parcial de las Lebac y, además, atento a la decisión que tomaría por la tarde la Reserva Federal de Estados Unidos, que aumentó un cuarto de punto (0,25%) el nivel de la tasa de referencia de esa economía, dada la influencia que esto puede tener sobre la cotización global del dólar.

Aun así, el Banco Central (BCRA) volvió a hacerse presente en la última parte de la rueda con intervenciones, para recordarle al mercado que, en medio de la complicada coyuntura inflacionaria, el billete tendrá un recorrido muy limitado para no seguir dando impulso a los precios.

Concretamente, cuando la divisa (que había arrancado a $20,28 en el mercado mayorista) comenzó a deslizarse al alza hasta tocar los $20,31, cargó en el sistema pequeñas pero sucesivas órdenes de venta "a $20,285; 20,28 y 20,275", según confirmaron varios operadores a LA NACION, para "marcar" un precio de cierre apenas un centavo superior al de la jornada previa. "Fue una jornada más tranquila que lo esperado, pero evidentemente el Central se vio en la necesidad de reforzar la señal de estabilidad", juzgó Agustín Álvarez, de Global Agro Brokers.

Eso ayudó para que la cotización minorista, que venía de cerrar a $20,55 promedio y se había ofrecido en buena parte del día a $ 20,60, cerrara a un promedio de $20,59, según el relevamiento oficial.

La intervención del BCRA alcanzó los US$24 millones al final del día, monto que supone apenas un aporte algo menor al 3% en relación al total de US$811,8 millones operados en la plaza cambiaria local ayer. El dato insinúa que el mensaje que el BCRA va transmitiendo al mercado con sus periódicas ventas de reservas en los últimos 13 días comienza a disciplinar a los operadores de mercado, ya que -vale recordar- en otras jornadas llegó a vender montos que significaban más de un tercio de lo negociado. Pero también revela la obsesión oficial por mantener el valor del billete muy estabilizado, tras haber alentado el Gobierno en buena medida su carrera alcista en los últimos meses, cuando resolvió comenzar a quitarle aditivos al peso, al recortar las tasas de interés que ayudaban a mantenerlo apreciado.

En términos monetarios, la jornada mostró que vía pases y suscripciones de Leliq (las letras de corto plazo exclusivas para bancos) el BCRA logró retirar del mercado buena parte de los pesos que amenazaba liberar la parcial renovación de las Lebac. Así, los $87.001 millones que amenazaban salir a la calle (y presionar sobre el billete) quedaron reducidos a $31.729 millones, dado que $55.272 millones fueron a esa inversiones de corto plazo con las que los bancos siguen buscando sacarle rentabilidad temporal a pesos que, avanzado el mes, tendrán que inmovilizar en una cuenta en concepto de encajes prudenciales.

Pese al fuerte recorte en la inyección de fondos temida, el total de pesos liberado aún es superior a la contracción monetaria por $24.150 millones lograda por el BCRA, al haber usado ya US$1192 millones de las reservas desde el 5 de marzo a la fecha para frenar al dólar.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.