Suscriptor digital

Macri se mete en la interna de los hermanos Rodríguez Saá y recibió a Adolfo en la Casa Rosada

El Presidente recibió al senador puntano, que está distanciado del armado peronista que activó su hermano junto con el kirchnerismo
El Presidente recibió al senador puntano, que está distanciado del armado peronista que activó su hermano junto con el kirchnerismo Fuente: Archivo
Mariano Obarrio
(0)
22 de marzo de 2018  • 13:06

En una visita inesperada en la Casa Rosada, el presidente Mauricio Macri se dio hoy un fuerte y cálido abrazo con el senador Adolfo Rodríguez Saá , del bloque Unidad Justicialista, que previamente se había reunido durante una hora con el jefe del Gabinete, Marcos Peña , para recomponer las maltrechas relaciones políticas luego de una etapa de fuerte enfrentamiento entre ambas partes.

"Estuvo Adolfo y se reunió con Marcos Peña para acercar nuevamente relaciones y hablar de todo. Luego de la reunión se encontró con el Presidente y se dieron un abrazo muy fuerte", dijo a LA NACION una alta fuente del gobierno nacional con tono enigmático y entre sonrisas. Es tiempo de conversaciones de todos con todos en el escenario político.

Cerca de Rodríguez Saá aseguraron que por ahora la intención del senador es no hablar públicamente y dejar que la Casa Rosada lo informe por su cuenta. En el pasado, los dos Rodríguez Sáa sostuvieron posturas muy enfrentadas con Macri, aunque Adolfo siempre fue más conciliador. Lo es más ahora que, al parecer, tiene necesidades políticas concretas, por cuanto quiere ser candidato a gobernador de San Luis y necesita asegurar apoyos.

Desde Balcarce 50 admitieron que la intención del Gobierno es aprovechar el distanciamiento que el senador Rodríguez Saá mantiene desde hace semanas con su hermano, el actual gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Sáa , que el viernes último convocó a una cumbre kirchnerista en la localidad de La Pedrera, con un fuerte acto opositor a Macri. Adolfo Rodríguez Sáa, que preside el PJ puntano, le quitó el apoyo a esa convocatoria y rechaza toda alianza con el kirchnerismo y con La Cámpora .

Por un lado, el Presidente buscará también sumar un aliado en el Senado para sancionar leyes clave que necesita el Gobierno. En la Casa Rosada existe buen diálogo con el jefe del bloque del PJ, Miguel Pichetto, cuya bancada tiene 25 senadores. Sin embargo, para el Gobierno es clave sumar voluntades, como la del versátil Rodríguez Sáa, para tener mayor amplitud de espaldas en los debates parlamentarios.

La bancada puntana la completan María Eugenia Catalfamo, aliada de Adolfo Rodríguez Sáa, y Claudio Poggi, que desde el año último integra Cambiemos y también tiene intenciones de ser candidato a gobernador de San Luis. Poggi y Adolfo, viejos aliados en el pago chico, podrían protagonizar un choque de planetas. Algunas fuentes deslizaron que Adolfo Rodríguez Sáa buscaría acordar con el Gobierno un apoyo para sus intenciones de ser gobernador, en detrimento de Poggi, que está lanzado a una fuerte campaña. Pero en la Casa Rosada no quieren romper, por ahora, su entendimiento con Poggi.

Para el Gobierno, podría resultar beneficioso dividir aún más al justicialismo puntano y sumar a Adolfo Rodríguez Sáa al club de gobernadores del PJ que también desairaron la convocatoria de Alberto Rodríguez Saá y que desde el 6 de abril próximo lanzarán una línea interna del Peronismo Federal que encabezará Pichetto para disputar las presidenciales con candidato propio, contra el kirchnerismo y contra Macri. A ese almuerzo, que será en Gualeguaychú, podrían ir el gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, y algún mandatario más, que por ahora no quieren mostrar sus cartas para tener línea de negociación con la Casa Rosada.

En el Gobierno, sin embargo, evalúan necesaria la conformación de una liga fuerte de gobernadores para poder establecer a corto plazo acuerdos de gobernabilidad Nación-provincias y entendimientos parlamentarios en el Congreso. En el mediano plazo, el macrismo necesita que el peronismo quede dividido con miras a las elecciones presidenciales de 2019, aunque el fortalecimiento del PJ podría generarle un incómodo escenario de ballotage.

Uno de los intereses de Rodríguez Sáa, además, radica en negociar con la Casa Rosada la deuda de 19.000 millones de pesos que la Nación mantiene con San Luis por la detracción de la Anses de un 15% de coparticipación desde 2001 y que fue convalidada por un fallo de la Corte Suprema de diciembre de 2015. Esa deuda retroactiva la reclama actualmente el gobernador Alberto Rodríguez Saá, pero su hermano Adolfo también quiere resolver ese conflicto para el caso de ser gobernador en 2019.

En la Casa Rosada, aun nadie puede establecer si este nuevo acercamiento de Macri y Peña con Adolfo Rodríguez Saá desembocará en una alianza electoral en San Luis, para que éste sea gobernador, o en una coalición de Rodríguez Sáa con el resto del peronismo para enfrentar a su hermano Alberto. Pero por ahora, hubo abrazos y sonrisas en la Casa Rosada.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?