La leyenda, más veloz que nunca

Probamos en Alemania el Volkswagen Golf R, misil que constituye el tope de gama deportivo del superexitoso hatchback germano, uno de los tres modelos más vendidos de la historia
Gabriel Tomich
(0)
24 de marzo de 2018  

El Golf R es el tope de gama del deportivo de VW
El Golf R es el tope de gama del deportivo de VW

Desde 1974 hasta fines de 2016 se vendieron en todo el mundo 33.312.123 Volkswagen Golf. Es decir, desde hace cuatro décadas (más exacto, 42 años o 1.320.883.200 segundos) se vende un Golf cada 40 segundos. Sin contar las 875.000 unidades de 2017.

Con estos datos, el Golf no solo es el más exitoso modelo en la historia de la marca de Wolfburg; también está en el podio de toda la industria, solo superado por el no menos inoxidable Toyota Corolla (unos 42 millones) y las pickups de la Serie F de Ford (35 millones).

Práctico, versátil, tan urbano como rutero, el famoso hatchback de Volkswagen también tiene una veta híbrida (el GTE, que se lanzará este año en la Argentina; de hecho, ya se ven unidades de prueba en Pacheco), otra eléctrica (e-Golf) y por supuesto la deportiva, con el picante e histórico GTI (cuya última versión europea acusa 245 CV), creador de los Hot-hatch, y con su hermano mayor Golf R, que exprimimos a fondo (literalmente) en una pista de pruebas cerca de esta ciudad.

Siguiendo con la historia, este R es simplemente el Golf de serie más potente y con mayor aceleración en la historia del modelo. La saga de esta versión comenzó hace 15 años con el R32 de la generación IV que, presentado en 2002, entregaba una potencia de 241 CV y fue el primer VW en ofrecer la transmisión automática de doble embrague DSG (como opcional por aquellos tiempos).

Hoy, el Golf R cuenta con el conocido propulsor 2.0 TSI con turbocompresor e inyección directa estratificada de combustible, que ahora entrega una potencia máxima de 310 CV entre 5500 y 6500 rpm y un par motor de 400 Nm (40,8 kgm) entre 2000 y 5400 vueltas. Es decir, mucho torque desde bajo régimen y gran potencia en alta.

Estas características, más la rapidísima y eficiente caja de velocidades automática DSG del tipo de doble embrague de 7 marchas, el sistema de tracción integral (4x4 inteligente) 4Motion y una relación peso/potencia de 4,85 kg/CV (pesa 1505 kg), hacen que el Golf R sea un misil: acelera de 0 a 100 km/h en 4,6 s (con sistema de partida Launch Control, que evita que las ruedas patinen) y alcanza una velocidad máxima limitada electrónicamente de 250 km/h, dato que pudo comprobarse en las zonas sin restricción de velocidad de las Autobahn alemanas (VW ofrece el paquete Performance, que permite desactivar el limitador para trepar hasta 267 km/h). El consumo es una de las virtudes de estas mecánicas TSI de VW; así, un deportivo como éste solo gasta 8,9 L/100 km en ciudad y 7,2 L/100 km en ruta a 120 km/h.

Tono deportivo y gran pantalla de 9,2" para el sistema de información y entretenimiento
Tono deportivo y gran pantalla de 9,2" para el sistema de información y entretenimiento

El tunning de fábrica apela también a elementos de proveedores especializados. Por ejemplo, el sistema de escape de titanio R-Performance desarrollado por la firma eslovena Akrapovic (que reduce 7 kg de peso y ronca como un sport).

El comportamiento en pista es netamente deportivo. El Golf R es veloz, maniobrable, ágil y con escaso rolido por la calidad del chasis y las suspensiones (con sistema Multilink atrás); también por la rápida y directa respuesta de la dirección y el comportamiento de los neumáticos 225/40 R18, lo que se comprobó en las pruebas de slalom realizadas. Todo esto, con el control de estabilidad ESP, que puede desconectarse para dejar al piloto a cargo. Para esto, se realizó una interesante prueba de drift en un anillo con piso mojado, con la caja en modo manual en primera o segunda (en tercera ya no hay tracción suficiente para vencer el sistema 4x4) y acelerando agresivamente.

También es destacada la capacidad de los frenos Performance, que incluyen discos ventilados en las cuatro ruedas y pinzas de aluminio (con una R distintiva) en las delanteras.

En el diseño exterior, el Golf R se destaca por contar con nuevos paragolpes, faros LED y flamantes ópticas traseras, mientras que en el interior dispone del tablero digital Active Info Display y del nuevo sistema de infotainment Discover Pro con pantalla táctil de 9,2", con la función exclusiva de esta versión Sport-HMI, que incluye un acelerómetro para medir las fuerzas G, entre otros datos. Todo de alta calidad y muy deportivo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?