El dulce amargo, canciones de Safo: el deseo y el sufrimiento, según su poesía

Gran trabajo de composición de Daniela Horovitz
Gran trabajo de composición de Daniela Horovitz
Leni González
(0)
23 de marzo de 2018  

El dulce amargo, canciones de Safo / Textos de canciones y poemas: Safo de Lesbos / Idea, música original e interpretación: Daniela Horovitz / Realización de objetos: Gustavo Di Sarro / Iluminación: Agnese Lozupone / Vestuario: Belén Parra / Producción: Florencia Siaba / Fotografía: Leandro Bauducco / Dirección: Juan Parodi / Sala: El Extranjero Valentín Gómez 3378 / Funciones: sábados, a las 22.30 / Duración: 50 minutos / Nuestra opinión: muy buena

"Yo te buscaba y llegaste y has refrescado mi alma que ardía de ausencia": un verso de Safo de Lesbos que enciende hace 2600 años y ahora. A Daniela Horovitz le pasó cuando los poemas de "la décima Musa", como la llamó Platón, cayeron en sus manos para hacerlos propios en forma de canciones con ritmos contemporáneos. No hacía falta jugar a los antiguos griegos para acercarse a la voz de una poeta que hizo lo que han hecho siempre las mujeres en la historia: visibilizar el mundo privado al poner en la superficie los sentimientos más íntimos.

Solo partes sueltas de sus nueve libros sobrevivieron a los traumas del tiempo y sus "agentes destructivos". A partir de este material fragmentado, la excantante de Los Amados compuso el aire de huayno "Al Olimpo", con el que abre el espectáculo; la milonga campera "Oda a Afrodita" (solo esta composición llegó completa a la actualidad); el valsecito "De verdad morir yo quiero"; "El tango de la ira", desmelenada al piano; el bolero "Y voy a acostarme sola", primero a cappella y luego con maracas; y la ranchera "Epitalamio", entre once temas, acompañados por guitarra, piano, maracas o lira, la única marca de época.

Como "Afrodita de la espuma del mar", la Safo de Horovitz emerge entre brumas del subsuelo con su lira, cabello salvaje y vestuario atemporal y a la vez reconocible. En escena hay dos atriles o soportes de maracas y lira (obra de Gustavo Di Sarro), un piano, un banco con la guitarra. Por cada una de estas estaciones, Horovitz va enredando canciones y breves relatos de contexto necesarios por la excepcionalidad del personaje. No es un recital ni tampoco una biopic. El dulce amargo -gluku-pikron en griego, el oxímoron de Safo para captar la dual esencia amorosa- es un espectáculo acerca del deseo, la alegría y el sufrimiento entre enamorados sin importar el género. Ambigüedad del amor y también de una vida de la que poco se sabe pero mucho se ha especulado, según quién cuente la historia. ¿Quién fue Safo? ¿La primera poeta griega, una sacerdotisa, una maestra y amante de jóvenes esposas? ¿Una vampiresa como la mujer fatal que interpretó Mecha Ortiz en la película de Carlos Hugo Christensen en 1943? ¿Una feminista acusada de ser fea, pequeña y oscura? Horovitz, que investigó sobre el collage de identidades, tiene una respuesta en la tarjeta impresa que Safo entrega al público. Ante el silencio, la censura, la incomprensión, nunca falta el humor: donde la letra desapareció, la cantante pide a la platea entonar los puntos suspensivos con un "mmm"; donde había demasiadas versiones de un mismo verso, enumera las traducciones y deja a cada uno optar por la que prefiera.

"Te aseguro que alguien se acordará de nosotras", vaticina Safo torciéndole el brazo al olvido. Ganadora el año pasado de premios Teatro del Mundo, esta pieza teatral musical tiene en Juan Parodi al director ideal, como ya lo había mostrado en Rosa brillando, realizado junto con Vanesa Maja sobre textos de Marosa di Giorgio. Sin solemnidad, consigue cruzar poesía y actuación en un diálogo armónico donde cada elemento confluye para componer un cuadro en equilibrio, bajo el liderazgo de la voz y el cuerpo de Horovitz: un conjunto de pura belleza en carne viva que resuena por estos días más actual que nunca.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.