0

Lanzamientos

0
23 de marzo de 2018  

Editors

Violence: "Cold", "Hallelujah (So Low)", "Violence", "Darkness at the Door", "Nothingness", "Magazine", "No Sound But the Wind", "Counting Spooks", "Belong" y otros.

¿Por qué suele relacionarse a Editors con Joy Division? ¿Es algo que dijo alguna vez alguien y quedó? Lo correcto sería mencionar como referencia actual a Coldplay sin que ello signifique desmerecer a esta banda inglesa. Hay decisiones artísticas que deben tomarse y, evidentemente, los comandados por Tom Smith estaban un poco agobiados del peso estético "banda de rock-oscura-joydivisionesca" y se abrieron hacia un camino menos sinuoso. El problema con Violence, su sexto disco, es que queda a medio camino entre lo artificioso de letras pobladas de lugares comunes y un tono musical sin la crudeza de antes ni la épica grandilocuente que les permitiría cruzar fronteras estéticas sin ruborizarse. El disco empieza fuerte con la pegadiza "Cold", para continuar con una "Hallelujah (So Low)" que remite a los Depeche Mode más industriales, y una "Violence" que en su parte instrumental recrea algunos guiños de New Order. Justo después llega el turno de las cándidas "Darkness At The Door" y "Nothingness", dos canciones que le dan el tono final a la obra y la llevan al nivel de intrascendencia.

Coro Chelaalapi

Remixes: "Carapí" -Lagartijeando-, "Caya" -King Koya-, "Niocolca" -Frikstailers-, "Regreso a casa" -Ciudad Satélite-, "Zorro Zagas" -Chancha Vía Circuito- (C. del Disco).

"Nuestros abuelos fueron los testimonios vivientes de las culturas, dueños de la prudencia y del tiempo". A más de medio siglo de la creación del Coro Chelaalapi, el primer coro de voces qom del Chaco, una serie de jóvenes artistas vinculados a la escena electrónica latinoamericana rescata su voz ancestral en un EP editado en vinilo y en formato digital, con el horizonte puesto en el mercado internacional. Un viaje psicodélico por el patrimonio cultural toba a cargo de músicos y productores como los locales Chancha Vía Circuito, Frikstailers (México), King Coya (alias del argentino Gaby Kerpel), Lagartijeando y Ciudad Satélite (Bolivia).

Una combinación de sonoridades que mezcla el canto original del coro y los instrumentos autóctonos como el n'viké (violín de lata), con la intensidad de los sintetizadores de última generación. Remixes tanto para la pista de baile folctrónica como para la contemplación colgada de la madre tierra. Aquí, allá y en todas partes. El álbum contó con la curaduría y producción artística de Sebastián Fernández y Matías Zundel (Lagartijeando).

Black Sabbath

The end: "Black Sabbath", "Fairies Wear Boots", "Under The Sun", "After Forever", "Into The Void", "Snowblind", "War Pigs", "NIB", "Hando of Doom" y otros (Universal).

La extensa despedida de Black Sabbath de los escenarios ya tiene su registro audiovisual con este The End, recientemente editado en CD y DVD. Grabado en su ciudad natal, Birmingham, en febrero del año pasado -apenas dos meses después de haberse despedido de su público argentino, en el estadio de Vélez Sarsfield-, el álbum es un fiel registro del gran poderío escénico de la banda de Ozzy Osbourne, Tony Iommi y Geezer Butler, a medio siglo de haberse formado. Y también, claro, un repaso por las canciones más emblemáticas de su carrera, de "War Pigs" y "Paranoid" a "Iron Man", Children of the Grave", "Into the Void" y "NIB", entre otras. "Si este es el final, Black Sabbath se fue en lo más alto", afirma el periodista Kory Grow en el librito interno, y nadie que haya asistido a alguno de los shows de esta gira del adiós podrá contradecirlo. A manera de bonus track, la edición incluye el audio de cinco temas que la banda no incluyó en el tour, grabados en vivo en un estudio, entre los que se encuentran dos clásicos como "The Wizard" y "Wicked Wrold".

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.