La pura alegría

Diana Fernández Irusta
(0)
23 de marzo de 2018  

Fuente: LA NACION

La felicidad, a veces, es apenas eso: una corriente de agua quizás fría, el chapuzón despreocupado, la mejor hora del día (ese momento de la tarde en que la luz, de tan suave, es dorada; y el calor no aprieta, pero acaricia). Entonces sí: la piel erizada, toda la fuerza de una vida hecha risa, juego, grito repentino.Y, sin embargo, el canal donde este niño de Bangkok, Tailandia, le saca lustre a lo que queda de la jornada tiene algo de trampa escondida. Sus aguas, a simple vista tan tentadoras, están en realidad contaminadas. No sabemos -la foto no lo muestra- si el chico se salteó algún cartel de alerta o, simplemente, no tiene idea de lo que significa bañarse allí. Sospechamos -ahora es fácil- que la suya es vida de pobre. Y que poco tienen que ver con ella ciertos cuidados del propio cuerpo y del de los otros. Solo su alegría, ese disfrute sin matices, lo vuelve luminosamente único, finalmente universal.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.