0

Los otros rivales de la selección Argentina: Islandia choca con México, y también juegan Croacia y Nigeria

Aron Gunnarsson encabeza el festejo de Islandia, que este viernes afrontará un examen en California contra México
Aron Gunnarsson encabeza el festejo de Islandia, que este viernes afrontará un examen en California contra México Fuente: Archivo
Ariel Ruya
0
22 de marzo de 2018  • 23:59

Islandia es un hermoso misterio. Geográfico y futbolero: de la impactante era de hielo a una formación sólida, estructurada y valiente. El país, una isla diminuta, podría rubricar bibliotecas enteras de historia, ciencias naturales y geografía. Lo tiene todo: volcanes, glaciares, icebergs. Historietas de vikingos y piratas. Una pequeña nación de casi 340.000 habitantes, en la que pocos dominan el balón. Tanto es así, que el presidente Gudni Johannesson (un político independiente y agnóstico, profesor de historia y amante de los deportes, de 49 años), pide a gritos un poco de aliento. Hinchas de Islandia, hacen falta. Cientos, en lo posible.

Días atrás, el Gobierno creó un spot con su imagen y la de su mujer, Eliza Jean Reid. La imagen es surrealista: hacen lo imposible por mantener una pelota en movimiento, en un salón oficial. "Ganemos o perdamos, siempre existe la emoción de ser parte de algo grande. Incluso, si somos pequeños", avisan. Y empezó a jugarse una campaña para atraer turistas. Primero, para Islandia. Después, para Rusia. El primer adversario de la Argentina -todo un rompecabezas para estudiar por largos días-, previsto para el 16 de junio, por el Grupo D, también busca el apoyo de. los brasileños.

"Yo entiendo que las buenas personas de Brasil irán al Mundial a apoyar por su país cuando la selección esté jugando. Pero piensen en esta aventura: una nación de 340 mil personas. Precisamos apoyos de todos, que nos unamos en amor por este deporte", sostuvo, días atrás. El calor de las tribunas puede extenderse: Islandia quiere que todos sean. de Islandia. Aunque sea, en los ratos libres. Mientras, el seleccionado se prepara para un desafío estelar: jugará hoy, a las 23, contra México, en California. Los 19 grados de la ciudad norteamericana se contraponen con los -1 que por estas horas hielan Reikiavic.

Aron Gunnarsson, el capitán de los vikingos, intuye que el estilo del seleccionado tricolor se asemeja al de la Argentina, más allá de Leo Messi. "Nos estamos preparando para jugar contra la Argentina en la Copa del Mundo y creo que hay algunas similitudes con México, con algunas fortalezas que tienen y nosotros nos estamos preparando para eso. Así que seguramente verán algunas variaciones desde el punto de vista defensivo, es algo que el entrenador va a decidir y en este momento se trata de intentar cosas nuevas y prepararnos para el Mundial", fue el mensaje. Un cerrojo defensivo, rústico y consistente: de eso se trata.

"Es un equipo que está bien organizado, que sabe cómo marcar goles, les gusta crear y tiene muy buenos futbolistas que son capaces de cambiar el partido por sí mismos, así que debemos estar atentos para minimizar su amenaza. Y mostrar qué tan organizados somos, cómo es nuestro esquema en defensa", fue su argumento. Esa síntesis la refleja en el espejo, de México a la Argentina.

Un rato antes, a las 21.30, en Miami, Perú, dirigido por Ricardo Gareca -una suerte de héroe nacional desde que consiguió el pase al Mundial-, chocará contra Croacia , el segundo adversario argentino. La zona media de la formación europea es atrapante: jugarán Ivan Rakitic (Barcelona), Milan Badelj (Fiorentina), Luka Modric (Real Madrid), Ivan Perisic (Inter) y el respaldo, siempre solícito, de Mario Mandzukic (Juventus), que suele bajar unos metros. Representa el mayor desafío argentino, en la teoría, durante la primera rueda: cómo quitar el balón al universo croata. "Es un gran equipo, con una gran posesión. Trataremos de neutralizarlo. Para nosotros es muy importante la pelota. Vamos a pelear por esa posesión", exigió Gareca.

Nigeria es un conjunto contracultural. Libre, impredecible, puede golear y, también, sufrir una lección. Polonia, una posible revelación en el Mundial, lo invita en su casa, desde las 16.45 de nuestro país. De ganarle 4-2 a la Argentina, en noviembre pasado, a perder 4-0 con Marruecos, en febrero, por la Copa África, representa una advertencia. El equipo africano suele ir al ataque con las medias bajas; también, contra el conjunto en el que suele brillar Robert Lewandowski, hoy eclipsado por el interés de Real Madrid.

Por: Ariel Ruya
0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.