0

Canelo vs. Golovkin II, un desprolijo cambio de horizonte

Osvaldo Príncipi
Osvaldo Príncipi PARA LA NACION
Canelo Álvarez y Gennady Golovkin, envueltos en otra polémica
Canelo Álvarez y Gennady Golovkin, envueltos en otra polémica Fuente: AFP
0
23 de marzo de 2018  

Cuando el mexicano Saúl "Canelo" Álvarez y el kazako Gennady "G.G.G" Golovkin se estrecharon en un emocionante abrazo, tras empatar el gran combate que sostuvieron el 13 de septiembre pasado, en el T-Mobile Stadium, de Las Vegas, empezamos a desear que volvieran a pelear cuanto antes, para saber quién -definitivamente- será el mejor mediano del mundo. Hubo un factor que alimentó la inmensa expectativa desatada por aquel cotejo y estuvo dado en el buen gusto que ambos púgiles tuvieron para todo: declarar, prepararse y enaltecer al propio adversario por lo hecho en el ring.

El gran desquite será el 5 de mayo próximo en el mismo escenario, pero todo lo destacable de la tan elogiada primera contienda se hundió -ahora- en un resumidero de especulación, sombras, agravio y desprecio generalizado. Del día a la noche, los protagonistas cambiaron sus libretos de atletas puros para convertirse en villanos despreciables. Ocurrió algo inusual que nadie esperaba.

Según los registros de VADA (ente legislador de los controles antidoping voluntarios de los deportistas de elite), restos de clembuterol -anabólico prohibido y vedado en esta actividad- surgieron en los análisis efectuados a "Canelo" Álvarez en la última quincena. En los mismos hubo desfases mínimos a los requeridos y atribuibles a la contaminación con tal sustancia de ciertas razas de ganado vacuno en territorio mexicano. Algo reiterado, últimamente, en deportistas aztecas. "Estos márgenes no ameritan ningún tipo de sanción, pero sí obligan a "Canelo" a repetirlos en cualquier momento", indicaron los voceros de VADA.

Mientras Mauricio Sulaimán, presidente del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), intentaba clarificar el confuso episodio con su característica retórica diplomática, Golovkin, de 35 años y titular mediano de los cetros AMB, CMB y FIB, por primera vez en su carrera alzó la voz sin freno y sentenció: "Todos están sucios. Álvarez entrena mal y usa estas drogas, y su promotor Oscar de la Hoya no debería defenderlo. Hiere al boxeo y a su integridad. Están haciendo terrorismo deportivo, a "Canelo" en Las Vegas le toleran todo". Su entrenador Abel Sánchez sumó su ira contra todo el equipo del boxeador mexicano, al exclamar: "Ir a Las Vegas a pelear con él significa subir al ring con dos puntos menos".

Álvarez, de 27 años, exbicampeón mundial, tampoco sale de su asombro. Se somete a estos requisitos desde que batió a Shane Mosley en 2012. Y nunca exhibió falencias. Sus representes expresaron: "G.G.G está sintiendo miedo y lo evidencia".

El clembuterol fue el fármaco causante de la destitución de la corona mundial mediano (AMB) del bonaerense Mariano Carrera en 2006, tras batir al español Javier Castillejo. El púgil argentino jamás recobró sus aptitudes tras aquella sanción.

La Comisión Atlética de Nevada - tan sospechosa como estos resultados bioquímicos- mantiene su alerta. Golovkin eleva su rabia. Y Canelo, en silencio, aguarda los próximos exámenes.

Es una pena que toda esta bajeza mediática - justificada o no- postergue los pronósticos, las tácticas y las estrategias. Anteriormente, "Canelo" hizo a medias lo aconsejable para ganar y Golovkin no pudo vencer porque pocas veces encontró su ritmo y su distancia. ¿Que pasará esta vez? Nos tienta mucho más develar este acertijo que los corrillos y el conventillo causados por unas probetas de un laboratorio poco claro.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.