0

Un país en el que se instala el clima de "que se vayan todos"

Carlos E. Cué
Carlos E. Cué MEDIO: El País
0
23 de marzo de 2018  

LIMA.- Perú se ha instalado en una profunda crisis de credibilidad en la que crece el mensaje antipolítico de "que se vayan todos".

Mientras la ciudadanía muestra su indignación en Perú, la izquierda de Verónika Mendoza pide "cambiar un sistema podrido" y convocar elecciones, una exigencia a la que se suman otros grupos pequeños. Pero nadie quiere ir a las urnas en este ambiente explosivo y el escenario más probable parece el de un gobierno muy débil de Vizcarra durante los tres años de legislatura que quedan. Con un Parlamento dominado por los fujimoristas, Perú parece condenado a la inestabilidad permanente.

Perú no se está hundiendo. La economía marca un crecimiento algo más suave que en los últimos años, 2,5% anual, pero las cifras son positivas de forma ininterrumpida desde hace 19 años, hasta el punto de que se hablaba del milagro peruano. Y sin embargo la política peruana es una de las peor valoradas de la región; en las calles de Lima la gente reclama que dimitan todos y el título principal de La República, de centroizquierda, evidencia el ambiente irrespirable que se vive en el poder: "Medio país pide que se vayan todos". La encuesta que lo sostiene señala que el 49% de los peruanos respaldan que ambos vicepresidentes renuncien y que se convoquen elecciones.

Entre carteles de "que se vayan todos los corruptos", Mendoza, líder de la izquierda cuyos votos fueron claves en 2016 para que ganara Kuczynski , mostró la gravedad del momento. "Nuestra clase política tradicional ha hecho de nuestro Estado un botín. PPK no es una víctima, se va por corrupto e inmoral. Necesitamos una transición democrática, la de 2000 [tras la caída de Fujimori] fue incompleta. Llamamos a todos a recuperar nuestra patria". La calle no ha estallado, el ambiente parece tranquilo, pero había manifestaciones importantes convocadas en Lima a la espera de Vizcarra, quien llega hoy desde Ottawa.

"Perú no se ha recuperado de la destrucción del sistema de partidos que hizo Fujimori en los 90. Antes de que llegara había tres grupos, izquierda, centro y derecha. Ahora solo hay organizaciones personalistas, pragmáticas, sin ideología, muy débiles. Hay mucho aventurerismo. Y por eso cuando alguien pierde el poder puede acabar en la cárcel, como Ollanta Humala, porque no tiene un partido para defenderlo. Ahora vamos a tener un presidente como Vizcarra completamente solo, va a tener que hacer milagros", explica el analista Martín Tanaka.

Todos asumen que hay que cambiar el sistema, aunque nadie sabe bien cómo hacerlo con un Parlamento desacreditado y dominado por un fujimorismo dividido y con ganas de venganza por su derrota en 2016 por solo 40.000 votos. "Pensando en el 2021 en adelante, queremos presentar una propuesta como bancada: una asamblea constituyente en paralelo, sin desactivar el Congreso actual. Hemos tenido una discusión para reformas políticas y un proyecto de ley multipartidario, con miembros del propio fujimorismo, y el fujimorismo las bloqueó", sentencia Gilbert Violeta, congresista de Peruanos por el Kambio, el partido que seguirá de momento en el poder aunque nadie sabe por cuánto tiempo, porque Perú devora a toda velocidad a sus políticos y ahora le toca sufrir ese trágico destino al nuevo e inesperado presidente.

© El País, SL

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.